12 cosas que hace una mujer para excitar a un chico sin necesidad de llevarlo a la cama.

12 cosas que hace una mujer para excitar a un chico sin necesidad de llevarlo a la cama.556shares

Cuando estás en una relación de pareja, uno de los aspectos que más nos preocupa tanto a hombres como mujeres es el de la intimidad. Principalmente a las chicas debido a que se tiene la preconcepción de que para los caballeros es sumamente importante, tanto así que de hacer una consulta entre ellos, estaría ubicado en el número 1 de su lista de prioridades. A pesar de eso, los tiempos han cambiado y aparentemente también lo ha hecho esta situación.

Quizás te preguntarás, ¿cómo así? Sencillamente aquellas cosas que excitan a los hombres ya no exclusivamente se relacionan con llevarlos a la cama, sino que (muy por el contrario) se alejan lo más posible de la habitación... ¿Imaginaste alguna vez que, por ejemplo, verte pintar un cuadro podría incrementar su líbido? o ¿podría tu timidez resultarte excitante? La realidad indica que ¡si es así! Para que puedas comprobarlo por ti misma, acá te presentamos una lista con 12 de las cosas más curiosas que a los chicos los "encienden", citando la opinión real de algunos de ellos. Luego de esto, serás una experta en el arte de la atracción sexual. ¡No te lo puedes perder!

1. Mostrarte ligeramente vulnerable.

Hoy día está más que comprobado que la mujer no es en lo absoluto el "sexo débil". Por el contrario, son capaces de hacer muchas cosas inclusive más eficientemente que los hombres y sin ayuda. Aún así, a su pareja les encanta sentir que, al menos en algunos momentos, ella lo necesita. Eso eleva un poco su ego y aumenta su libido.

Uno de los chicos expresó claramente la emoción que experimenta cuando ella solicita su apoyo.

“Sé a la perfección que es fuerte. De hecho, más que yo. Pero cuando me pide ayuda para realizar algo y me dirige esa mirada infantil, como si no supiera de qué va el mundo, el tiempo se detiene por completo”. – Ernesto (27 años)

2. Tener una personalidad única y extrovertida.

Hay mujeres demasiados rígidas de carácter hacen que se apague progresivamente la llama de la pasión, por ser exageradamente meticulosas y perfeccionistas. En cambio, una chica espontánea y un poco irreverente hará que cada momento sea especial y con un mínimo gesto puede convertir el momento más serio en uno lujurioso.

Esto fue lo que comentó uno de los jóvenes sobre este aspecto.

“Su espontaneidad. Esa capacidad por darle la vuelta a todo, incluso mi mente, hace que todo me dé vueltas y recuerde aquella primera ocasión en que salimos. Cuando se vuelve irreverente, se burla de cualquier cosa, es el momento exacto para abrazarla fuertemente y sentirnos estúpidos”. – Gustavo (29 años)

3. Un pícaro guiño de ojo.

Sencillo, corto pero ¡poderoso! La chispa de energía que es capaz de generar un guiño en el organismo masculino es impresionante. A partir de allí, cualquier cosa puede pasar...

Hay que aclarar que no es cuando lo dirige a cualquiera, sino específicamente a su chico.

“Sus guiños. Eso y nada más. Aunque a veces los he malinterpretado poniéndonos en situaciones embarazosas, no hay nada que me levante más el ánimo que verla haciendo ese gesto. Sólo a mí, obvio”. – David (26 años)

4. Acompañarlo en casa, sin hacer nada en particular.

Lo más probable es que la serenidad que inspira estar juntos en el mismo sitio hace que la imaginación masculina vuele a niveles insospechados. 

Es casi inexplicable pero cierto.

“Al principio, es decir, la primera vez que nos sucedió, fue tan irritante que no supe lo que estaba sucediendo. Pero con el tiempo me di cuenta que en realidad me excita demasiado estar en casa junto a ella sin hacer nada. Sólo en cama y con la seguridad de que va a estar allí”. – Héctor (32 años)

5. Hacer lo que más te gusta.

Una mujer cuando hace lo que más le apasiona se ve radiante, al punto de contagiar su energía a todos a su alrededor, incluyendo a su pareja. Debe ser eso lo que la hace ver más ardiente y atractiva, despertando los deseos de cualquier chico.

Aunque suene algo extraño, así lo manifiestan algunos caballeros.

“Desde el día uno se lo dejé muy en claro, y es que así fue como nos conocimos, me encanta verla haciendo lo que más le apasiona. Ayudando a otros y dando lo mejor de sí para conseguir buenos resultados en comunidad. Mirarla de ese humor sólo resalta su sensualidad”. – Sergio (30 años)

6. Andar vestida sólo con ropa interior.

Es una costumbre que cada vez se vuelve más popular. Quizás sea porque muchos han caído en cuenta de esta situación. Lo cierto es que a los hombres les fascina verlas caminando por toda la casa con poca ropa, haciendo que su deseo sexual aumente progresivamente.

Esta fue una de las opiniones más claras sobre este particular.

“Ver cómo se arregla después de tomar una ducha lo es todo. Sobre todo porque después de un tiempo, bastante para mi pesar, noté que tiene un gusto impecable en lencería. Aunque no vayamos a la cama después, me excita mucho verla en ropa interior”. – Gerardo (29 años)

7. Cocinar.

Muchos desestiman el poder de una rica comida. Sin embargo, más allá de eso, el proceso durante la preparación de la receta, ver cómo escoge cada uno de los elementos que constituirán el plato final, a muchos les despierta un gran deseo sexual.

Es una mezcla de sentimientos bastante peculiar.

“Juro que no es nada sexista lo que voy a decir a continuación. Sólo que verla cocinando, sobre todo algo que es nada más para mí, es bastante estimulante. Una mezcla entre deseo y cariño que no puedo explicar del todo”. – Jorge (27 años)

8. Bailar apasionadamente.

Son pocas las chicas a las cuales no les gusta bailar. Y si supieran cuanto excita a los hombres, serían todavía menos... Un caballero no puede resistirse a los movimientos del cuerpo femenino mientras baila. Cuando la ve de lejos lo enloquece, y ¡ni hablar si él es su pareja!

Los hombres se fijan en cada detalle sobre la pista.

“La manera en que baila. La forma en que me sostiene al girar, al mover su cabellera, al dar un paso dramático intentando impresionar a los demás. Siempre ha bailado mejor que yo y no tengo la menor intención de mejorar, en realidad. Me gusta verla sexy contoneándose durante la fiesta”. – Darío (27 años)

9. Usar un perfume agradable.

Muchos hombres afirman que el aroma de su compañera hace que pierda completamente la razón y despierta el deseo por poseerla una vez que llega a su nariz su olor particular. Si eres una chica conocedora de este detalle, optarás por elegir una fragancia ligera pero fácil de percibir, que tampoco sea tan común. Así, cada vez que te acerques lo volverás loco de ardiente pasión.

La opinión de uno de los chicos fue bastante explícita al respecto.

“Por supuesto, el sólo verla hace que mis días tomen sentido. Que me sienta acompañado y siempre motivado a tocarla. Pero justo esas mañanas en que utiliza el perfume que mejor le sienta, que sabe me hace sonreír sin importar nada, me siento especialmente atraído por ella. Inmediatamente unas ganas inmensas por besarla me invaden y ella se aprovecha de la situación”. – Carlos (31 años)

10. Usar las prendas de tu guardarropa que más le llamen la atención.

Si logras que tu vista se mantenga sobre ti, ya su imaginación hará el resto...

No hay forma más fácil de despertar su deseo que ésta.

“Su vestido favorito. Así de sencillo, así de efectivo”. – Octavio (29 años)

11. Usar un lápiz labial de color fuerte.

Rojo, morado, naranja, fucsia, vino... cualquier color que haga un fuerte contraste con tu tono de piel será perfecto para tentarlo a besarte. Y ya después de eso, ¡lo tendrás en tus manos!

Ellos se confiesan abiertamente como fanáticos de esto.

“Los gestos que hace al hablar. Sobre todo porque sus labios siempre me han fascinado. Y cuando utiliza un lápiz labial rojo, no hay nada que pueda detenerme; busco la manera de robarle un beso”. – Israel (29 años)

12. Hacer ejercicios.

¡Increíble! Cuando una muchacha decide ponerse en forma, lo hace seriamente y se dedica a lograrlo con un total compromiso. Verla así de enfocada para algunos resulta atractivo.

Un chico lo suficientemente sincero, así lo dejó claro.

“Desde hace algunos meses comencé a salir con ella. Nos conocimos en el gimnasio, justo cuando decidí que necesitaba hacer un cambio. Ahora el problema es que me excito demasiado cuando la veo durante sus rutinas”. – Gabriel (30 años)

¿Cuál de ellas te sorprendió más? COMENTA y COMPARTE estos secretos con todas tus amigas para que aprendan de qué otras maneras pueden despertar el deseo sexual de sus compañeros.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR