12 cosas que todo ginecólogo odia que le hagan mientras se encuentran en su consulta

12 cosas que todo ginecólogo odia que le hagan mientras se encuentran en su consulta1shares

La mayoría de los ginecólogos están acostumbrados a escuchar y ver muchísimas cosas inusuales en sus consultorios. A veces incluso es más de lo que cualquiera podría soportar o tolerar.

Sin embargo, la realidad es que una gran cantidad de mujeres aún le da pena y sienten mucho pudor al solo pensar que alguien más le vera sus partes íntimas. Es tanta incomodidad la que podemos llegar a sentir, que muchas de nosotras optamos por suspender nuestras citas o aplazarla para no tener que enfrentarnos a ello.

Pero hay un punto de vista que nunca había sido tomado en cuenta y es la opinión del ginecólogo en sí. ¿Quién iba a pensar que ellos mismos tendrían miedos y repelerían ciertas cosas? Pues, ¡es la realidad! Y a continuación les contaremos todos los detalles sobre las cosas que molestan a los especialistas de esta área.  

1. Evitar detalles

Cuando tu ginecólogo te hace preguntas personales como por ejemplo, por tu pareja sexual, las posiciones que realizas en tu intimidad u otros detalles que el considere adecuado preguntar, simplemente lo hace porque necesita saber todos los detalles para dar un buen diagnostico sobre ti, así que trata de responder las preguntas sin tanto titubeo. 

2. Cuando te la pasas preocupada por el olor en tu vagina

La mayoría de los pacientes se preocupan demasiado por este aspecto, cuando realmente deberían estar más al pendiente por el olor de sus pies. Hay que considerar que estos los que quedan más cerca de la posición de tu ginecólogo, por lo que un mal olor en ellos podría afectarles directamente.  

3. Cuando no le haces suficientes preguntas

Para eso le tienes en frente, para aclarar todo antes de tener que esperar otro mes (u otro semestre) para verlo.

4. El evadir las preguntas sobre el sexo

No debes temerle a este tipo de preguntas, ellos están más que acostumbrados a cualquier tipo de respuesta. 

5. Cuando no prestas atención a sus consejos

Hay que prestarle mucha atención cuando te estén hablando sobre los efectos adversos de algún tratamiento, y más aún cuando se trata de anticonceptivos.  

6. Cuando evades la consulta

Tu malestar no se irá de un día para el otro. Lo mejor es hacer una cita y asistir a tu consulta. 

7. Cuando prefieres buscar por Internet algún remedio

Si tienes una infección urinaria, lo mejor es apuntarte en una cita. 

8. Cuando no te haces la citología

No importan las razones, una citología jamás se debe dejar de hacer. 

9. Si te ves incómoda en la consulta

Si no te gusta la depilarte por completo, debes saber que los ginecólogos se conforman con que solo recortes un poco tus vellos. 

10. Si es hombre...

Si te incomoda que el ginecólogo sea un hombre, tan solo pide a una mujer, y ¡listo!

11. Cuando traes a una amiga o a tu mamá a la consulta

Las amigas o las madrs deben quedarse en la sala de espera. A veces más que un apoyo, terminan siendo una molestia para el ginecólogo. 

12. Cuando entras al consultorio nerviosa

Aún cuando pueda parecer que es un proceso incómodo, debes intentar estar relajada y hacerle el trabajo más fácil a los profesionales. 

13. Cuando cancelas la cita porque estás en tu periodo

No siempre es el caso de que debas cancelar tu consulta por el período. 

Esperamos que te sean de utilidad estas advertencias. 

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR