20 alimentos que podrían disminuir tus posibilidades de quedar embarazada

20 alimentos que podrían disminuir tus posibilidades de quedar embarazada0shares

Aunque parezca no tener ningún tipo de relación, cuando una mujer decide comenzar el proceso de concebir un bebé, debe prestarle mucha atención a su alimentación, puesto que eso podría tener efectos importantes sobre su propia salud y la de su bebé. Por si no lo sabías, algunos alimentos poseen entre sus propiedades naturales la cualidad de ser contraconceptivos, disminuyendo las posibilidades de una pareja de concebir.

Parece mentira que muchas de nuestras comidas preferidas puedan provocar infertilidad, lo que quizás te haga preguntarte: "¿entonces, qué puedo comer si estoy tratando de tener un bebé?" La buena noticia es que no debes eliminarlos por completo de tu dieta, sino moderar su consumo para que sus efectos sean más leves, al mismo tiempo que incluir aquellos que sí aumenten tus posibilidades.

De esta manera, si incluyes las naranjas, el aguacate, las nueces, las lentejas, las bayas y muchos otros alimentos, cuya contribución a la fertilidad de una persona es alta, ¡será fenomenal!. Sigue leyendo para enterarte cuáles son los que debes limitar en tu dieta.

1. Café

Todo el mundo sabe que, sin duda alguna, tomar demasiado café no es bueno para el cuerpo humano para que cumpla con sus distintas funciones. En los hombres, un consumo excesivo de café influye negativamente en la calidad del semen que produce su cuerpo y el ADN contenido en él. 

Por su parte, un consumo excesivo de productos con cafeína en las mujeres podría propiciar la infertilidad. Básicamente, la cafeína interfiere con las contracciones musculares de las trompas de Falopio y este fenómeno puede dificultar que el óvulo se ubique en el lugar correcto para que ocurra la concepción. 

Si eres de esas personas que no funciona correctamente sin tomar café por la mañana, ¡asegúrate de beber solo una taza diaria!

2. Pan blanco

El pan blanco forma parte del grupo de alimentos con alto índice glicémico que son básicamente carbohidratos que aumentan los niveles de azúcar en la sangre. Esto causa una inflamación en el cuerpo que altera las hormonas e interrumpe el proceso normal de la ovulación, lo cual en última instancia puede causar un incremento de la infertilidad. Es simple, sólo tienes que cambiarlo por pan integral.

Sólo habrá un ligero cambio de sabor, pero con una gran diferencia en nutrientes. El pan integral es mucho mejor, ya que contiene nutrientes naturales, mayor cantidad de fibra y vitaminas, que son excelentes para todo tipo de procesos internos del organismo, en especial los del sistema inmunológico.

3. Embutidos y delicateces

Cualquier de ellas, como la mortadela, el jamón serrano, el salami, el pavo o el jamón; al igual que las salchichas y el pescado ahumado (por ejemplo, el salmón) podrían aumentar la vulnerabilidad de tu cuerpo a la contaminación por listeria, que es una enfermedad causada por bacterias y que provoca muchos síntomas molestos.

Cuando el cuerpo se contamina con esta bacteria, también podría aumentar la cantidad de abortos involuntarios que tiene una mujer. Si tienes un antojo de carnes frías, lo recomendable es calentarlas preferiblemente hasta que estén humeantes, para matar todas las bacterias o, al menos, la mayor parte. Sin embargo, para complacer a algunas personas, podrías esperar que se enfríen para comerlas.

4. Refrescos y jugos envasados

Los refrescos pueden ser mucho peores que los jugos de frutas, pero se incluyen en la misma categoría considerando la cantidad de azúcar que poseen ambos líquidos. Estos causan inflamación en el cuerpo, produciendo distintos cambios metabólicos que resultan poco beneficiosos para el cuerpo. 

Dichos cambios podrían afectar negativamente la tasa de fertilidad de una mujer debido a la alteración inmediata de las funciones corporales. Sin mencionar que los recipientes de plástico en los que se encuentran los jugos de fruta y los refrescos podrían contener una sustancia química llamada BPA, que definitivamente debe evitarse ya que son responsables de enfermedades graves, como la disfunción eréctil, patologías cardíacas y cáncer de mama o próstata. 

5. Pizzas, golosinas y pasteles

Las grasas trans se encuentran en muchos alimentos que las personas consumen todos los días, como la margarina, presente en tortas, pasteles, galletas, dulces rellenos de crema, glaseados, comida frita, y una larga lista de comidas. 

En general, son malas para todos, ya que están relacionadas con la obesidad y la diabetes. Sin embargo, son peores cuando tratas de concebir un bebé. Los alimentos con esta sustancia producen también resistencia a la insulina, que el es paso previo a la diabetes. Para quienes no sepan lo que es la insulina, es la hormona que evita que el nivel de azúcar en la sangre en el organismo aumente o disminuya demasiado, asegurándose de mantenerlo normalizado. 

Entretanto, las grasas trans también pueden dañar los vasos sanguíneos, creando una interrupción del flujo de nutrientes beneficiosos hacia el sistema reproductivo. Por su parte, En los hombres pueden disminuir el conteo de espermatozoides y la calidad de los mismos.

6. Todo tipo de productos lácteos

La leche, el yogur y otros productos lácteos que son bajos en grasa podrían contener hormonas andrógenas; puesto que la grasa se elimina y la hormona masculina se reproduce en ellos, causando un desbalance en su composición. 

Así, las hormonas andrógenas se producen en los ovarios, las glándulas suprarrenales y las células grasas en el cuerpo femenino, para luego transformarse en la hormona femenina. Cuando una mujer consume productos lácteos bajos en grasa, está suministrando a su cuerpo más hormonas andrógenas y, al final, tiene tantas que el cuerpo no las transforma en estrógeno lo suficientemente rápido. 

Por esta razón, la ingesta exagerada de estas hormonas masculinas podrían interferir negativamente con el ciclo menstrual.

7. Guisantes

Este alimento está colmado de múltiples beneficios para la salud, sin embargo, poseen una sustancia química natural llamada m-xilohidroquinona que actúa como un anticonceptivo natural. 

La única parte dañina del consumo de guisantes es ese extraño químico, del resto son muy buenos para la salud. Si te preocupa su efecto para concebir un bebé, asegúrate de comerlos con moderación o elimínalos por completo de tu dieta.

8. Huevos crudos

Comer cualquier alimento crudo es muy malo para el organismo, ya que contiene muchas bacterias que no deberían ser consumidas. En los huevos crudos se puede encontrar una bacteria llamada salmonela, que produce síntomas muy molestos, como fiebre, dolores abdominales, vómitos y náuseas. 

Cuando el sistema inmunológico de una persona está débil, puede afectar negativamente al feto, al mismo tiempo que podría disminuir su tasa de fertilidad (mientras se encuentre en esta condición, por supuesto). 

Si compras huevos orgánicos podrás minimizar las posibilidades de que haya bacterias dañinas en ellos. Además, asegúrate siempre de que queden bien cocidos antes de consumirlos para eliminar las bacterias.

9. Maíz (y cualquier cosa que lo contenga)

En la actualidad es común que las mazorcas de maíz sean modificadas genéticamente usando diferentes sustancias químicas para que duren por más tiempo. Sin embargo, dichas sustancias no son 100% naturales, con algunas implicaciones negativas en el cuerpo.

La ingesta en exceso de maíz de este tipo podría aumentar la infertilidad y provocar un parto prematuro. En los hombres, altera su función hormonal y el ADN de los espermatozoides, lo que también podría causar infertilidad. En general, es muy importante evitar el maíz y otros alimentos genéticamente modificados, más aún si estás buscando quedar embarazada.

10. Quesos no pasteurizados

Cuando el queso es pasteurizado, dicho proceso mata las bacterias patógenas responsables de muchas enfermedades. Evidentemente, en los quesos no pasteurizados las bacterias permanecen vivas, resultando muy perjudiciales para el desarrollo de un bebé. 

Los principales quesos no pasteurizados son el de cabra, el feta, el camembert, el brie, el queso azul, el roquefort y el gorgonzola. Ninguno de ellos pasan por un arduo proceso de eliminación de bacterias, aparte que pueden contener listeria, lo que podría provocar pérdida de equilibrio, dolores de cabeza, confusión, convulsiones, o cambios en el estado de rigidez del cuello. Por si fuera poco, también aumentan el riesgo de sufrir abortos espontáneos.

11. Pescados con alta concentración de mercurio

Cuando una persona está tratando de concebir un bebé debe mantenerse alejada de ciertas comidas del mar. Por ejemplo, el carite lucio, el marlin, el tiburón, el pez espada, el blanquillo, el atún de aleta amarilla y el patudo son peces que contienen altos niveles de mercurio. 

En resumen, el mercurio contamina los riñones y el sistema nervioso del cuerpo de quien lo consume. Este efecto es extremadamente tóxico; por lo tanto, cuando una madre está expuesta a esta situación, los riesgos de que su hijo nazca con discapacidades de aprendizaje aumentan exponencialmente. 

Por otro lado, el mercurio también puede encontrarse en ciertos medicamentos y cosméticos, así que asegúrate de revisar los ingredientes antes de comprar cualquiera de estos productos.

12. Arroz blanco

Forma parte de los alimentos con alto índice glicémico; por esta razón debería evitarse o reducirse al mínimo. Asimismo, posee ciertos químicos y sustancias en su interior que pueden elevar los valores de diferentes parámetros del organismo, causando inflamación y  diabetes (en el peor de los casos), lo que no sería bueno para una mujer embarazada, ni mucho menos para su futuro hijo. 

Este tipo de carbohidratos también puede causar obesidad junto a todas sus implicaciones negativas. Si tienes un antojo de arroz blanco, sustitúyelo por arroz integral, ya que es mucho más beneficioso. Este también posee mucha fibra y diferentes nutrientes que actúan positivamente en el cuerpo.

13. Palomitas de maíz

Es probable que te sorprenda su inclusión en esta lista. ¿Quién hubiera pensado que tendrían este efecto? Aun así, en su recubrimiento está presente un químico sintético llamado ácido perfluorooctanoico (también conocido como PFOA). Este aumenta el riesgo de infertilidad un 70 por ciento en las mujeres que se exponen a él.

Por otro lado, el PFOA también ha sido relacionado con el cáncer de mama y próstata, al igual que con ciclos menstruales irregulares, exponiendo a la mujer a períodos de infertilidad. 

Asegúrate de dejar las bolsas de palomitas de maíz en los anaqueles de las tiendas de víveres, buscando una alternativa distinta, como las nueces, para satisfacer algún antojo.

14. Brotes crudos

Cualquier germinado como el frijol mungo, el trébol, la alfalfa y el rábano han sido relacionados con la salmonella, poniendo a cualquier futura madre en riesgo de sufrir un aborto espontáneo. 

Para evitar consumir productos químicos innecesarios en tu dieta regular, asegúrate de hacer tus compras en tiendas de productos orgánicos y naturales o directamente de la granja. Es raro que ese tipo de alimentos contengan sustancias desagradables que puedan afectar el desarrollo del feto. 

15. Alimentos de alto índice glicémico

Básicamente, además de arroz blanco y pan blanco que ya vimos antes, se incluyen todo tipo de alimentos azucarados como caramelos, galletas, pasteles y bebidas dulces, además de la papa. 

Los carbohidratos son alimentos de alto índice glicémico, el cual es una medida que los clasifica de acuerdo con el efecto que tienen sobre los niveles de azúcar en la sangre del organismo. Los que aumentan demasiado los niveles de azúcar en la sangre podrían poner a una persona en riesgo de sufrir diabetes, ataques cardíacos y, claro está, obesidad. Entretanto, también podrían alterar el comportamiento hormonal y la ovulación, bien sea retrasándola o adelantándola.

16. Bebidas alcohólicas

Todos saben cómo el alcohol afecta el cuerpo humano negativamente, volviéndose aún peor cuando alguien está tratando de concebir un bebé o ya está embarazada. 

Está claro que una copa de champaña una vez al mes si estás en estado podría no tener un impacto negativo en tu cuerpo o el bebé. Sin embargo, lo aconsejable es no tomar nada. Al igual que el mercurio, el alcohol puede contribuir a la infertilidad al detener el efecto de los nutrientes positivos en el cuerpo. 

Como dato adicional, el alcohol absorbe toda la vitamina B que circula por el torrente sanguíneo, lo cual es terrible, ya que ésta aumenta las posibilidades de una mujer de quedar embarazada, aparte de favorecer el crecimiento saludable del feto.

17. Soya

Algunas personas piensan que aumenta la fertilidad en las personas. Pese a ello, posee ciertas sustancias que tienen un efecto completamente contrario. 

En especial, tiene una sustancia natural, llamada ácido fítico que dificulta la absorción de hierro, zinc y calcio en el cuerpo humano. Por su parte, también aumenta la posibilidad de sufrir de deficiencias de minerales, afectando el desarrollo del feto negativamente. 

Es importante gozar de una buena salud para concebir un bebé, ya que el desarrollo del feto dependerá de la fortaleza que el cuerpo de su madre tiene para ofrecerle. Además, dependiendo de dónde se cultive la soya, a veces es modificada genéticamente, lo que a la larga tiene efectos negativos en el organismo.

18. Rosquillas

Son tan deliciosas, que es imposible resistirse a su enorme variedad de sabores. Pero estos postres celestiales no solo causan obesidad si los consumes en grandes cantidades, sino que también pueden causar diabetes debido a la cantidad de azúcar que contienen. 

La diabetes puede causar el desarrollo deficiente de un feto y, dado que estos postres están llenos de carbohidratos y grasas trans, podrían elevar la presión sanguínea, haciendo que los niveles hormonales fluctúen, lo que interrumpe el normal proceso de ovulación del cuerpo femenino, aumentando aún más la infertilidad. Comer una rosquilla de vez en cuando no tendrá este efecto, pero sí debes mantener su consumo al mínimo.

19. Carne cruda y mariscos

El riesgo de contraer salmonella es alto para quienes consumen estos productos, lo cual pudiese provocar diarrea, fiebre, dolores abdominales y vómitos. En estos alimentos también pueden estar presentes las bacterias coliformes, provocando infecciones en los intestinos de las personas, así como también toxoplasmosis, responsable de calambres y dolores musculares.

Todas estas bacterias ponen en alto riesgo al feto, pudiendo infectar el área de la placenta. Asegúrate de cocinar todos los productos de origen animal muy bien y omite ciertas comidas semicrudas, como el sushi y los carpaccios.

20. Comida rápida

¡Despídete de McDonald's! Los alimentos procesados (como ​​también se le conoce a la comida rápida) tienen muchos efectos negativos en el cuerpo. Su consumo excesivo aumentará el riesgo de obesidad, desencadenando la diabetes y muchos otros problemas de salud, pudiendo llegar incluso a provocar una muerte prematura. 

Por describir solo alguno de sus efectos negativos, la presión arterial alta interrumpirá el desarrollo del feto aparte de que podría causar infertilidad. Si una pareja está tratando de concebir un bebé pero tienen el deseo de comer una hamburguesa, es mucho mejor prepararlas en casa.

¿Cuál otro alimento crees que deba ser incluido en esta lista? COMENTA y COMPARTE con tus amigos para que tomen sus respectivas previsiones

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR