21 Maneras en las que, sin darte cuenta, sacamos de quicio a los meseros...

21 Maneras en las que, sin darte cuenta, sacamos de quicio a los meseros...0shares

Trabajar en atención al cliente, en cualquiera de sus modalidades, es un asunto delicado, más aún sabiendo lo delicadas, molestas, irritables, despistadas o confusas que pueden llegar a ser algunas personas. De manera especial, los camareros se llevan la peor parte de esta situación, por cuanto no sólo deben cargar con las responsabilidades de sus asignaciones, sino que a veces terminan pagando los plato rotos por las equivocaciones de los cocineros, empacadores o hasta los proveedores de alimentos.

Obviamente, la mayoría de la gente espera recibir el mejor servicio cuando sale a comer en cualquier restaurante o a tomarse unos tragos en algún bar; lo que implica contar con un camarero atento, que la comida sea servida prontamente y, por supuesto, esté deliciosa. Sin embargo, nadie se preocupa por ser un "buen cliente", sino que a veces exageran en sus malos tratos, generando incomodidades en quiénes los atienden y por eso terminan todos sintiendo que fue la peor de las experiencias.

Si alguna vez te has sentido así, puede que haya sido por tu propio comportamiento. ¿Acaso alguna vez has sido demasiado quisquilloso con tus órdenes innecesariamente?, ¿te has molestado por un error del chef y le reclamaste acaloradamente al mesero? o ¿eres tacaño con las propinas? Para que te sea más fácil hacer memoria al respecto, a continuación te presentamos una lista con las 21 cosas que más les molestan a estas serviles personas... 

1. Quejarte de algo después de que ya lo comiste.

Si hay un error, deja que el mesero lo solucione. No te lo comas y esperes que te lo quite de la cuenta.

2. Hacer la broma del "¡Lo odié!" mientras limpia tu plato vacío.

Solo para tu información, escuchan esta broma al menos tres veces al día.

3. Sentarte cuando no se supone que debes hacerlo.

Esa mesa que elegiste podría estar reservada para otros. O tal vez ni siquiera haya un mesero asignado a esa sección en este momento.

"Si tú te vas a comportar como un idiota,
yo te voy a tratar como un idiota".

4. Dejar malas propinas debido a un problema con la comida.

Si la comida es incorrecta, pregúntale a tu mesero para arreglarla. Pero no bases su paga sobre algo que no pueda controlar.

5. Quejarte de que los botes de salsa ranch no están disponibles.

¿Crees que el aderezo ranch crece en los árboles?

6. Hacer toneladas de solicitudes especiales con tus pedidos.

A menos que tengas una alergia, mantén las adiciones y sustracciones al mínimo.

"Tocino, super crujiente, casi quedado, cremado".

7. ...Y luego devolver la comida después de haberle hecho todas esas alteraciones.

Si vas a reinventar todo el plato, es posible que no tenga tan buen sabor como creías. ¡Eso no es culpa del chef!

8. Decir que estás listo para ordenar cuando claramente no lo estás.

Si necesitas unos minutos más, ¡pídelos! Es preferible no quedarse allí torpemente mientras tú decides lo que quieres.

9. Decir que tu comida DEBE estar absolutamente libre de gluten, y luego pedir una cerveza.

La intolerancia al gluten es real, y cualquier buen mesero lo tomará en serio. Dicho esto, no mientas sobre tener una alergia porque no quieres pan. ¡Solo di que no quieres pan!

10. Hacer esta atrocidad con tus servilletas y portavasos.

Pero si no puedes evitarlo, límpialo después por ti mismo.

11. Pasar el rato en tu mesa mucho después de que terminas la comida.

Especialmente cuando hay una cola en la puerta.

12. Decir qué tan buena propina vas a dar al final de la comida.

Consejos prácticos sobre propinas: las personas que dicen ser las más generosas suelen ser las peores.

13. Pedir sentarte diez minutos antes de cerrar.

¿Está técnicamente permitido hacer esto? Sí. ¿Te hace un idiota? SÍ.

"Cerrado"

14. Sentarte en el mismo lado de la mesa que tu cita, en lugar de estar frente a ella.

¿Por qué las parejas hacen esto?

15. No dar propina en las órdenes para llevar.

Alguien todavía tiene que tomar el pedido, asegurarse de que todo se vea bien y empaquetarlo. No tienes que dar propina como si estuvieras recibiendo un servicio de mesa, pero un par de dólares servirán mucho.

16. Decir que "solo tendrás agua", pero luego pedir un montón de limones y paquetes de azúcar.

Si quieres limonada, ¡pídela!

17. Colocar tus platos en una mesa vacía cercana.

¡Podríamos estar a punto de sentar a alguien más allí!

18. Pedir que una bebida se haga "fuerte".

No pueden darte bebidas extras gratis. Si quieres un doble, ¡ordénalo!

19. Ordenar por ti y por la persona con la que estás.

¿Por qué no dejar que todos ordenen por sí mismos?

20. Intentar conversar cuando están claramente ocupados.

Muchos meseros entran en este negocio porque realmente aman a las personas, pero si están en medio del trajín del almuerzo, es mejor que se concentren en sus trabajos.

21. Y finalmente, chasquear los dedos para llamar su atención.

Son personas, ¡no perros!

¿Cuál de ellas te suena familiar? Déjanos saberlo en los COMENTARIOS y no te olvides de COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR