A los 12 Años, Le Prohibieron Usar la Máquina de Coser Pero cuando Sus Padres Supieron Para qué La Quería, Todo Cambió.

A los 12 Años, Le Prohibieron Usar la Máquina de Coser Pero cuando Sus Padres Supieron Para qué La Quería, Todo Cambió.906shares

Con apenas 12 años, prefiere pasar su tiempo libre en su habitación usando la máquina de coser de su madre.

Para nosotros es normal que nuestros hijos siempre tengan algún dispositivo electrónico y acceso a la red. Es raro un niño corriendo o incluso leyendo un libro de papel. Existen algunos, sin embargo, que tienen otras formas de distraerse. Usar una máquina de coser, por extraño que parezca, es una de ellas.

Campbell Remess se divierte en su cuarto la mayor parte del tiempo, pero no con videojuegos, sino con la máquina de coser de su mamá. A ella le gustaría que se distrajera con otras cosas pero su hijo piensa que es el mejor tiempo que puede emplear. 

Cuando tenía 9, tuvo una inquietud muy poco típica de esa edad, Quería comprar un presente para Navidad a los niños que estaban en el hospital. El pequeño Campbell tiene 8 hermanos y ello dificulta que se le cumpla el deseo, debido a la economía tan ajustada de la familia. Campbell no se conformó con esa respuesta y se puso a pensar alternativas, hasta que tuvo una genial idea. No tenía que comprar presente, pudiendo fabricarlos él mismo, así que decidió aprender a usar la máquina de coser.

El primer regalo le tomó a Campbell más de cinco horas para dejarlo terminado. Esto no le amilanó, pues su visión era dar un poco de alegría a los niños enfermos en los hospitales y con sus regalos iba a visitarlos cada semana. Tiempo después, el padre de Campbell empezó a padecer cáncer, y el pequeño le creó un oso de peluche muy especial para devolverle la felicidad… y ¡lo logró!.

Su proyecto le llevó a confeccionar algo más de 800 osos de peluche, para dárselo a los niños enfermos y llevarles un poquito de felicidad. Sus padres no caben de la emoción y el orgullo.

“Literalmente me sacudo de la emoción. Es algo increíble de ver. Una idea pequeña, un gesto pequeño pueden hacer grandes cambios”-Sonya Whitaker a The Feed
"Ten cuidado y no te cosas los dedos" le dijo su madre a Campbell cuando empezó con su proyecto. Hoy tiene un lugar muy especial en el corazón de los cientos de niños que recibieron un peluche de las manos del joven Remess.

¡Un pequeño Gran Ser Humano!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR