Akiane Kramarik, la niña que vio el verdadero rostro de Jesús y lo pintó en lienzo.

Akiane Kramarik, la niña que vio el verdadero rostro de Jesús y lo pintó en lienzo.1.1kshares

Algunos dicen que es un milagro. Otros dicen que ha sido tocada por la mano de Dios. A la edad de 3 años y medio, comenzó a tener visiones. Comenzó a hacer bocetos a la edad de 4 años. A los 6 tomó en sus manos una brocha para pintar y creó una obra de arte.

Estamos hablando de Akiane Kramarik, una joven pintora y poetisa; hoy en día de 22 años, originaria de la localidad de Mount Morris, en Illinois, Estados Unidos, comenzó su carrera artística de un modo poco convencional.

A los tres años de edad comenzó a experimentar recurrentes visiones celestiales que supuestamente recibía a través de sueños. A tan temprana edad la niña les reveló a sus padres que había visitado el Cielo, un idílico lugar donde Dios le habría dicho que la ayudaría con un don para transmitir su mensaje a la humanidad. 

Su madre relataría posteriormente que:

“A esa edad Akiane comenzó a hablar sobre Dios. Yo era atea, al igual que mi marido, así que para nosotros escucharla fue muy extraño. Cuando le preguntamos cómo sabía que era Dios quien le hablaba, nos contestó: “Porque puedo oír su voz. Su voz es calmada y maravillosa. Lo primero que Dios me dijo fue “Tienes que hacer esto, y yo te ayudaré. Ahora puedes ayudar a las personas.” 

Cada uno de sus dibujos y pinturas se correspondían exactamente con sus visiones.

Las mismas que recibía a través de sueños, y que le permitieron conocer, entre otras presencias divinas y según afirma, al mismísimo Jesús de Nazaret.

Una de sus pinturas más conocidas, de hecho, fue un cuadro llamado “Príncipe de la paz”. 

Un retrato de Jesús que Akiane pintó cuando tenía 8 años de edad.

Y que, supuestamente, estaba inspirado en las verdaderas facciones del Nazareno. 

Curiosamente, esta imagen de Jesús coincidió totalmente con la visión de Jesús que tuvo Colton Burpo.

Un adolescente norteamericano de 17 años que a los cuatro años de edad estuvo al borde de la muerte durante una operación de peritonitis, ocasión en que, según él, visitó el Paraíso, lugar donde se encontró con Jesús, ángeles e incluso con dos familiares fallecidos, entre los cuales se encontraba su hermana no nata que había fallecido a los tres meses de gestación. Cuando Colton vio por primera vez la pintura de Akiane, aseguró que ese rostro de Jesús era el mismo que él había visto durante su supuesta visita al Paraíso. 

Los padres de Akiane eran ateos…

Pero a través de las pinturas y poesía confirmaron su conversión al cristianismo.

La niña vendió su primer autorretrato por 10 mil dólares.

A los 10 años apareció en “The Oprah Winfrey Show” y en CNN a los 12. 

Hoy es una reconocida artista autodidacta en Estados Unidos. 

La joven explicó que:

“Dios me ha dado este talento para compartirlo con otros. Para compartir su amor. Desde temprano en la vida Dios me habló con imágenes y yo lo que hago es sólo traspasar a mis lienzos y poesías estas visiones”. 

"Me despierto después de haber tenido muchos sueños…”

“…Me despierto y oro, después veo visiones y explico todo esto a mi mamá y le digo, "Esto es lo que deseo pintar", mi mamá me dice te voy a dar un canvas, para que puedas pintar". 

De sus sueños Akiane comenzó a componer lo que ella llama las pinturas de "Jesús".

Lo que le tomó más de 75 horas completar. 

Ha pintado dos óleos de Jesús.

Llamó al primero "El Príncipe de la paz", el segundo lleva por título, "Perdónales, Padre". 

Su mayor sueño es utilizar su don en pro de los necesitados.

"Deseo ayudar a la gente necesitada en África y en otros lugares", dice. "Deseo construir un hospital para ellos". "He sido bendecida por Dios. Y si soy bendecida, hay una razón una única razón solamente, y esa es ayudar a otros." 

Y además ver al mundo liberado del mal.

"Deseo que las personas se amen los unos a los otros y que las guerras dejen de existir". Puede ser la mano de Dios. Ella sigue su visión pura. Encuentra una alegría infinita en el acto de crear belleza. "Es algo que sale de mi", dice. 

En sus inicios en el mundo del arte Akiane dibujaba pinturas de los miembros de su familia. 

Y también de sus mascotas.

Pero sus intereses eventualmente cambiaron a la creación de caras.

Comenzó a emborronar más y más caras. 

Tiene la intención de fundar una academia de arte para niños y jóvenes. 

No dudamos que sería una maravillosa maestra. ¡Nos encanta su trabajo!

¿Qué opinas de su historia? COMENTA y no olvides COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR