Aprende cómo debes poner una inyección correctamente, en caso de emergencia

Aprende cómo debes poner una inyección correctamente, en caso de emergencia4shares

Cuando nos enfrentamos a una emergencia, existen algunos conocimientos que pueden cambiar el curso del desenlace de la situación e incluso llegar a salvar vidas. La mayoría de los mismos se encuentran en los cursos primeros auxilios, tanto básicos como avanzados. 

Es por ello que siempre es recomendable que una o más personas del núcleo familiar hayan recibido este tipo de entrenamiento y estén capacitados para manejar ciertas situaciones, hasta que la ayuda llegue al lugar o puedan trasladar a los afectados al centro médico más cercano. 

Uno de los conocimientos fundamentales contenido en estos cursos es, precisamente, cómo colocar correctamente una inyección, especialmente considerando que en la zona de los glúteos se encuentra el nervio ciático, el cual de ser maltratado, puede traer severas consecuencias, entre las cuales podemos mencionar la pérdida de movilidad de las piernas. 

Lo primero es preparar el espacio

Debes disponer de una mesa limpia donde colocarás los utensilios que necesitarás, del mismo modo, debes contar con un plato grande o bandeja, la cual debe haber sido minuciosamente desinfectada con agua caliente y alcohol.  

Dispón los utensilios en el plato

Unos cuantos algodones mojados en alcohol o unas toallas desinfectantes, el medicamento (recetado por el doctor) y una jeringa, la cual debes asegurarte que es la adecuada para dicho medicamento, y una aguja de repuesto. 

Ahora debes prepararte tú

Lava muy bien tus manos, preferiblemente con un jabón desinfectante y alcohol. Seca con toallas de papel. 

Protege tus manos y a tu paciente

Ponte un par de guantes quirúrgicos (deben estar nuevos y en su empaque) y rocíalos con alcohol antes de continuar. 

Ayuda a tu paciente a relajarse

Mientras continúas preparándote, pídele a tu paciente que se acueste boca abajo, o se recueste de una mesa. 

Habla con el paciente de temas triviales

Aunque no lo consideres importante, esto ayuda a la persona a relajarse y al mismo tiempo a destensar los músculos. 

Desinfecta el empaque del medicamento y dale un poco de calor, en caso de que esté frío

Saca la jeringa del empaque, cuidando que la aguja no toque ninguna superficie

Ahora saca el medicamento del frasco o ampolla directamente usando la jeringa

Si fuera necesario romper la ampolla usando la aguja, debes reemplazarla por la de repuesto

Ahora debes sacar el aire de la jeringa. Para ello colócala hacia arriba y presiona hasta que salga algo del medicamento (sólo un poco)

Llegó el momento de inyectar. Primero, imagina una cruz que divide el glúteo del paciente en 4 

El lugar donde pondrás la inyección es el cuadrante superior de la cara externa del glúteo

Antes de colocar la aguja, pasa un algodón con alcohol para desinfectar la zona

Posiciona la aguja en un ángulo de 90° y con un movimiento certero introduce la aguja, dejando un tercio de la misma fuera del glúteo

Inyecta todo el medicamento en forma constante, usando el impulso del paso anterior

Retira la aguja e inmediatamente presiona la zona con un algodón impregnado en alcohol

Recuerda tapar las agujas y desechar todo debidamente

En caso de que debas inyectarte tú mismo, debes comenzar por los mismos pasos de preparación

Siéntate y relájate, dejando al descubierto y a tu alcance la zona lateral superior de tu glúteo 

En este caso, la inyección deberá colocarse de forma perpendicular

¡Nunca uses la misma jeringa dos veces!

Y recuerda que esto es sólo en caso de emergencia. Siempre es preferible intentar obtener ayuda médica profesional

Ahora ayuda a que este útil conocimiento llegue a más personas compartiendo este artículo 

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR