Azafata notó a niña sucia en el avión. Al ver quién se sienta junto a ella, tuvo que pedir ayuda

Azafata notó a niña sucia en el avión. Al ver quién se sienta junto a ella, tuvo que pedir ayuda5shares

La trata de personas es un problema mundial y uno de los delitos más vergonzosos que existen, ya que priva de su dignidad a millones de personas en todo el mundo. Los tratantes engañan a mujeres, hombres y niños de todos los rincones del planeta y los someten diariamente a situaciones de explotación. Si bien la forma más conocida de trata de personas es la explotación sexual, cientos de miles de víctimas también son objeto de trata con fines de trabajo forzoso, servidumbre doméstica, mendicidad infantil o extracción de órganos.

De manera global, una de cada cinco víctimas son niños, aunque en las regiones y subregiones más pobres, como en África y el Gran Mekong, conforman la mayoría de las personas traficadas. Por su parte, las mujeres equivalen a dos tercios de las víctimas de la trata de personas en el mundo.

Cuando Shelia Fedrick notó a una adolescente de aspecto desaliñado sentada junto a un hombre mayor y bien vestido en el vuelo que atendía, se preocupó

La aeromoza de Alaska Airlines, de 49 años de edad, atendía un vuelo de Seattle a San Francisco en 2011 cuando se fijó en la chica, de unos 14 o 15 años de edad. Lo más notorio era que la jovencita no hablaba ni hacía contacto visual, todo lo cual le pareció muy extraño a Fedrick.

Shelia Fedrick ha sido aeromoza por más de 10 años, en los que ha tenido que enfrentar diversas situaciones

En esta oportunidad pudo rescatar a esa niña de su secuestrador. Al notar que eran una extraña pareja, Fedrick intentó hablar con ambos, pero en seguida fue evidente que la chica no tenía permitido hablar, mientras que su acompañante estaba a la defensiva y respondía por ella.

La aeromoza dijo en una entrevista con NBC que la chica "se veía como si hubiese atravesado el mismo infierno"

Era rubia y tenía el cabello grasiento, todo lo opuesto a su acompañante, que lucía impecable y que no permitía que Fedrick conversara con la menor de edad.

En susurros, Fedrick le dijo a la chica que fuera a uno de los baños del avión, en el cual le había dejado una nota en el espejo

La chica dejó una respuesta en el mismo lugar, confirmando que necesitaba ayuda.

Fedrick le informó al piloto, quien alertó a la policía

Había oficiales esperando en la terminal cuando el avión aterrizó en San Francisco y posteriormente se descubrió que la chica era víctima de trata de personas.

Fedrick aún se mantiene en contacto con la chica que rescató, quien actualmente acude a la universidad

"Puse mi número telefónico en la nota que le dejé y supongo que se lo aprendió de memoria, ya que unas semanas después, ella me llamó", dijo.

Luego de este suceso, se envió a 100 sobrecargos a Houston para que se entrenaran en cómo reconocer a las víctimas de trata de personas

Entre otras cosas, les recomendaron fijarse en las señales de alerta que Shelia vio…

La más resaltante, personas que insisten en hablar por sus acompañantes, impidiéndoles comunicarse o personas que parezcan estar bajo el efecto de alguna droga, entre otras.

Shelia no sólo es azafata y heroína sin capa en su tiempo libre, también es modelo y actriz

Se ha desempeñado como extra en programas de HBO y ha aparecido en la revista Ebony. 

En el perfil que mantiene en la red social Star Now, dice de sí misma que le gusta sonreír y estar rodeada de gente

Precisamente por eso fue que decidió desempeñarse como sobrecargo.

La trata de personas es un flagelo que azota la humanidad, esperemos que cada vez haya más personas como Sheila, ¡dispuestas a luchar para ayudar a las víctimas!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR