Con estas 10 posiciones de yoga podrás conseguir un vientre de acero.

Con estas 10 posiciones de yoga podrás conseguir un vientre de acero.956shares

La grasa del vientre es un problema con el que casi todo el mundo tiene que luchar por eliminar en algún momento de su vida. Incluso si llevas una dieta equilibrada y te ejercitas regularmente, conseguir un abdomen plano puede tomarte algo de tiempo. Sin embargo, no es para desalentarse porque con algunos fáciles movimientos de yoga podrás conseguir maravillas en esta sensible zona de tu cuerpo.

El yoga es una disciplina de ejercicio bastante eficaz que se remonta a más de 5.000 años atrás. Se considera un entrenamiento de cuerpo completo que no sólo tonifica y aprieta los músculos, sino que relaja y calma la mente. Con más de 100 posiciones que van de las más simple hsta las muy complejas, cualquiera puede incorporar este programa en su rutina diaria y obtener resultados formidables. Dale un vistazo a estas 10 posturas de yoga que son ideales para combatir la molesta grasa abdominal.

El yoga es una disciplina milenaria que tonifica conjuntamente el cuerpo y la mente.

Su práctica regular tonifica cada parte del cuerpo, aunado a que ayuda a desarrollar la capacidad de resistencia y flexibilidad, permitiéndonos una conducción adecuada de la energía corporal, multiplicando el poder de concentración y relajación de cada persona.

Practicando las posiciciones adecuadas, podrás aplanar tu vientre en poco tiempo.

Conseguir un vientre plano a través de las diferentes posiciones de yoga es una técnica efectiva usada por muchas mujeres. Aquí te mostramos algunas posturas para lograrlo.

1. Posición de plancha: Kumbhakasana.

Esta posisicón resulta ser un entrenamiento bastante completo no sólo para el vientre, sino para todo el cuerpo. Se centra en los muslos, las nalgas, los hombros, la espalda y, por supuesto, el área del abdomen.

Cómo hacerla:

  1. Empieza con una postura similar a una flexión (o plancha) tradicional con los brazos extendidos hacia el piso, con las rodillas y las manos colocadas al mismo nivel de los hombros y los brazos.
  2. Respira mientras miras hacia delante de tus manos. Ten cuidado de mantener la espalda y la columna rectas.
  3. Mantén las manos planas y extiende los dedos para contraer los músculos abdominales.
  4. Permanece en esta posición entre 15 a 30 segundos antes de soltar las rodillas.
  5. Repite esta postura 5 veces con una pausa de 15 segundos entre cada repetición.

2. Postura de liberación del viento: Pavanamukthasan.

Es una gran postura para aliviar el dolor de la espalda baja, fortalece tu núcleo, caderas y muslos. Incluso se ha utilizado para promover niveles de pH saludables y acelerar el metabolismo.

Cómo hacerla:

  1. Acuéstate sobre la espalda con las piernas estiradas y los talones tocándose el uno al otro con los brazos a su lado.
  2. Exhala al doblar las rodillas mientras las mueve hacia tu pecho.
  3. Sostén tus rodillas mientras las jalas más cerca de tu cuerpo.
  4. Aprieta los muslos y aplica presión a tus músculos abdominales mientras mantienes la posición.
  5. Mantén la posición durante 60 o 90 segundos mientras respiras profunda y deliberadamente.
  6. Exhala y libera las rodillas mientras dejas que tus brazos descansen sobre tu costado
  7. Repite 5 veces con un intérvalo de descanso de 15 segundos entre cada posición.

3. Postura del bote: Naukasana.

Se centra en los músculos de la espalda y las piernas, ayudando a reducir la grasa almacenada en la cintura.

Cómo hacerla:

  1. Comienza en una posición acostada sobre su espalda con las piernas estiradas y los brazos hacia abajo a su lado.
  2. Inhala mientras levantas las piernas, estirando los pies y dedos. Tus piernas deben permanecer rectas.
  3. Forma un ángulo de 45 grados con tu cuerpo, estirando tus brazos hacia tus piernas extendidas.
  4. Respira normalmente mientras sostienes la posición durante 15 segundos.
  5. Libere la posición y permite que su cuerpo descanse durante 15 segundos.
  6. Repite la posción 5 veces con un descanso entre cada uno.

4. Postura del arco: Dhanurasana.

Es ideal para fortalecer los músculos abdominales. Ofrece un estiramiento completo del cuerpo que aumenta la energía y promueve una más fácil digestión.

Cómo hacerla:

  1. Coloca el estómago boca abajo sobre el piso, con las piernas estiradas y los brazos a su lado.
  2. Dobla las rodillas hacia arriba mientras estiras los brazos hacia atrás para sostener los tobillos o los pies.
  3. Mantén la posición entre 15 o 30 segundos mientras respiras normalmente
  4. Exhala y vuelve a la posición de reposo permitiendo que tu cuerpo descanse durante 15 segundos.
  5. Repite 5 veces con el tiempo de descanso entre cada posición.

5. Postura de cobra: Bhujang asana.

La posición de la cobra fortalece la columna vertebral y la parte superior del cuerpo, resultando un entrenamiento multi-muscular. Esta postura no se recomienda para las personas que sufren de hernia o lesión en la espalda ni tampoco para las mujeres que están embarazadas.

Cómo hacerla:

  1. Comienza con el estómago apoyado en el piso.
  2. Estira tus piernas lejos del cuerpo mientras estiras tus brazos por debajo de tus hombros.
  3. Haz que los dedos de los pies y la barbilla toquen el piso.
  4. Respira profundo y lento mientras llevas el pecho hacia arriba.
  5. Mantén la postura durante 15 o 30 segundos y luego exhala lentamente.
  6. Descansa durante 15 segundos.
  7. Repite 5 veces con una pausa entre cada posición.

6. Posición del bote modificada: Navasana.

Similar a la pose del bote, ésta ofrece un fortalecimiento la parte posterior del vientre, los brazos y las piernas.

Cómo hacerla:

  1. Acuéstate sobre tu espalda con las piernas estiradas y los brazos a tu lado.
  2. Respira profundamente mientras levantas tu pecho y subes los pies del piso.
  3. Mantén tu mirada hacia adelante para propiciar la alineación de tu cuerpo.
  4. Mantén la postura mientras inhalas y exhalas 10 veces.
  5. Repite esta postura 5 veces con 15 segundos de descanso entre una y otra repetición.

7. Posición de la silla: Uthkatasana.

Es una posición enfocada en fortalecer la columna vertebral, los abdominales, las caderas y los muslos. Debes evitar hacer esta postura si tienes una lesión en la espalda, la rodilla o si sufres de dolores de cabeza crónicos o insomnio.

Cómo hacerla:

  1. Levántate derecho con las manos en la posición de Namaste delante de ti.
  2. Dobla las rodillas como si estuvieras sentado en una silla.
  3. Levanta tus manos sobre tu cabeza.
  4. Dobla tu torso hacia adentro a medida que avanzas en la posición.
  5. Respira normalmente mientras mantienes la posición durante el tiempo que puedas.

8. Posición del puente: Setu bandhasana.

Tiene una serie de beneficios, incluyendo la relajación de los músculos rígidos, el fortalecimiento tanto de las caderas como de la columna vertebral, mientras que también se extiende los músculos abdominales para promover el ejercicio útil. Incluso se ha demostrado para ayudar con la presión arterial alta, mejorar la digestión y frenar los síntomas de la menopausia.

Cómo hacerla:

  1. Acuéstae en el piso sobre tu espalda.
  2. Exhala mientras empujas el suelo con los pies.
  3. Levanta tu cuerpo para que tus nalgas y espalda queden fuera del piso, pero tu cuello permanecerá abajo.
  4. Empuja tus manos hacia abajo en el suelo para apoyo adicional.
  5. Mantén la posición durante el mayor tiempo posible.

9. Posición del guerrero 1: Virabhadrasana 1.

Es una de las posiciones naturales que dan a tu parte posterior del cuerpo un estiramiento satisfactorio mientras que consolida tus muslos y nalgas. No sólo te ayuda a reducir la grasa del vientre, sino que también es una posición relajante que promueve la claridad y la paz.

Cómo hacerla:

  1. Comienza con los pies unidos y las manos a tu lado.
  2. Extiende la pierna derecha hacia adelante mientras extiendes tu pierna izquierda hacia atrás similar a un movimiento de zancada.
  3. Gira ligeramente la sección media de tu cuerpo de modo que le des el frente a tu rodilla derecha doblada.
  4. Da a tu cuerpo apoyo añadido girando ligeramente la pierna izquierda.
  5. Exhala y levanta el cuerpo de las rodillas.
  6. Estira lentamente los brazos hacia arriba mientras doblas su espalda para crear un ligero arco.
  7. Permanece en esta posición durante 15 a 30 segundos mientras respiras normalmente.
  8. Abandona lentamente la posición, exhalando y enderezando la rodilla derecha. Empuja hacia fuera tu pierna derecha y vuélvete suavemente hcia la postura original.
  9. Repite con la pierna contraria.

10. Posición del guerrero 2: Virabhadrasana 2.

Ofrece los mismos beneficios que la posición del guerrero 1 y es mejor hacerla en conjunto con la pose descrita anteriormente.

Cómo hacerla:

  1. Sigue los mismos pasos que la posición anterior, pero en lugar de levantar las manos por encima de tu cabeza, extiéndelos hacia fuera desde tu torso.
  2. Gira la cabeza para que quede hacia el frente de tu pierna derecha.
  3. Repite para la pierna izquierda.

¡Al poco tiempo verás los magníficos resultados!

¿Te animas a probarlas? Deja tus COMENTARIOS y no olvides COMPARTIR esta fortificante nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR