Conoce 11 Maneras Totalmente Erróneas De Ser Ecológico Y Cómo Solucionarlas

Conoce 11 Maneras Totalmente Erróneas De Ser Ecológico Y Cómo Solucionarlas14shares

Las elecciones que hacemos cada día afectan al mundo entero. Incluso los actos más pequeños pueden tener un gran impacto, porque son repetidos millones de veces a lo largo del país y establece el modelo a seguir para las próximas generaciones. Tener buenas intenciones es solo el primer paso; el siguiente paso es hacer que esas intenciones se vuelvan acciones de la forma correcta.

Averiguar qué es lo correcto de hacer es crítico. Creer que estás ayudando cuando realmente estás estorbando no da una buena perspectiva. Claro que no es tan malo como no hacer nada en absoluto, pero si te estás engañando a ti mismo, es poco probable que cambies tu forma de hacer las cosas.

Además hay tanta información por todos lados, que es casi imposible separar los mitos de la realidad. Nosotros hemos buscado por ti y te contamos lo que mucha gente está tratando para ser ecológico, pero de la manera incorrecta - ¡y que es lo que deberían hacer en su lugar!

COMPARTE con todos tus amigos que estén en la ¡onda verde!

1. Bolsas, ¿papel o plástico?

Si crees que usar bolsas de papel en lugar de bolsas plásticas en el supermercado fue la elección más responsable, piénsalo de nuevo. Aunque la bolsas plásticas crean cuatro veces la cantidad de desperdicios sólidos que el papel, la producción de bolsas de papel genera hasta 70% más contaminación ambiental. Es decir, ninguna de las dos es buena opción.

2. Lavar los platos a mano, en lugar de usar una máquina lavaplatos

Las lavadoras automáticas usan la mitad de electricidad, una sexta parte del agua y además menos jabón que lavar una cantidad equivalente de platos a mano, de acuerdo a los investigadores de la Universidad de Bonn.

3. Conducir en lugar de volar

Puede sonar sorprendente, pero las aerolíneas están tan determinadas a disminuir los costos de gasolina que, en promedio, para un viaje largo te sale mejor volar que conducir. A menos que manejes un carro que rinda más de 45 millas por galón, un avión es una forma mucho más eficiente de viajar, de acuerdo a un estudio del Instituto de Investigación de Medios de Transporte de la Universidad de Michigan.

4. Dejar el auto en marcha para no prenderlo de nuevo

Si, en el norte es tentador dejar el carro encendido en una fría mañana de invierno, antes de subirse. Algunas veces en una parada rápida, mientras esperas que un tren pase, te parece más amigable con el medio ambiente mantener el carro con el motor encendido, en lugar de apagarlo y volver a encenderlo. Pero en este estado, el vehículo malgasta gasolina y emite monóxido de carbono en exceso, aunque estés detenido.

5. Dejar el termostato fijo, en lugar de bajarlo

La calefacción no consume mucha energía para ajustar la temperatura de tu casa y ponerla en un nivel agradable. Bajar el termostato durante la noche y cuando no estás en casa, puede aportar ahorros notables en la cuenta de electricidad y además es amigable con el medio ambiente 

6. Dejar los aparatos conectados, incluso cuando están apagados

Cualquier cosa que tenga una pantalla o un indicador, como un microondas, una cafetera, un cargador o las cajas de cable de televisión drenan energía constantemente, estén encendidos o apagados. Se estima que una caja de cable con DVR conectada todo el año agrega aproximadamente $50 a tu cuenta anual de electricidad.

7. Pintar el techo de blanco

Puedes haber escuchado que pintar el techo de blanco ayuda a bajar las temperaturas, porque refleja la luz del sol - lo cual de hecho si hace. Pero esa no es toda la historia. Ocurre que las zonas donde se refleja más luz solar, tienen un nivel más bajo de formación de nubes, lo que provoca a su vez que el sol sea más intenso en el área. La mejor opción es un techo con árboles, que no absorberá el calor del sol como un techo negro tradicional y además ayudará a direccionar mejor las aguas pluviales.

8. Apegarse a un carro viejo o a un refrigerador, en lugar de reemplazarlo

Parece irresponsable enviar ese carro viejo o ese refrigerador a un depósito de desechos. Pero las nuevas tecnologías han hecho tanto para lograr productos que sean energéticamente eficientes y que no sean contaminantes, que los beneficios de botar ese pedazo de chatarra son mucho mayores que tratar de salvarlo. 

9. Tirar frutas y vegetales a la calle

Esta realmente va contra las expectativas. Puede parecer que estás lanzando algo perfectamente biodegradable de regreso la naturaleza, pero las cáscaras de banana y las conchas de naranja no se degradan tan fácil como tú esperarías. Además nadie quiere ver la zanja de la carretera llena de comida podrida.

10. Comprar un carro eléctrico (según donde vivas)

Si vives en área que depende de plantas eléctricas que operan a base de carbón o petróleo, un vehículo eléctrico sólo está contribuyendo al problema, cuando lo conectas a cargar. Pero si tu región obtiene su energía eléctrica de plantas de energías verdes como celdas solares o granjas eólicas, manejar un vehículo eléctrico si ayudará a reducir las emisiones.

11. Jardín Frondoso

A menos que donde vivas sea un clima templado, donde llueve constantemente, mantener un jardín de grama ¡no vale la pena!. Los gastos de agua, fertilizante, pesticidas - sin mencionar las emisiones de los sopladores de hoja y las podadoras de césped - hacen de los jardines una pesadilla ambiental. Es mejor reemplazar la grama con plantas autóctonas que no requieran mucho mantenimiento, pero que aun así ayuden a retener el agua de la lluvia.

COMPARTE esto con todos tus amigos que estén en la ¡onda verde!

Imágenes desde SpudMud.com

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR