Cuando su padre vio su rostro decidió abandonarla. Pero 21 años más tarde ella le dio una inigualable lección de vida.

Cuando su padre vio su rostro decidió abandonarla. Pero 21 años más tarde ella le dio una inigualable lección de vida.202shares

Durante toda nuestra vida se nos pone a prueba muchas veces y en ninguna ocasión encontramos explicaciones, pero el ser humano ha sido bendecido con la fortaleza necesaria para superar todos las dificultades que traten de impedirnos seguir adelante. Hoy hablaremos del caso de Irina Nezhentseva, quien hace 21 años trajo al mundo en la ciudad de Novyj Urengoj, Rusia, a Katja, una hermosa niña, aunque algunas cosas no salieron como ella lo esperaba, a la pequeña bebé le empezaron a salir arrugas y comenzó a lucir como un anciano.

A los días, el padre de Katja, se dejó llevar por la desesperación y cegado por el miedo decidió empacar sus cosas y dejar a su familia abandonada y sumida en una terrible crisis; lo único que dijo fue ¨no puedo soportar a la niña¨ y se fue como todo un cobarde.

A través de diferentes estudios, los médicos le diagnosticaron progeria a la niña, una de las enfermedades más extrañas del mundo que produce un envejecimiento del cuerpo que es 8 veces más rápido de lo normal y sólo ataca a 1 de cada 8 millones de personas, un hecho increíble y al mismo tiempo penoso. Las personas que nacen con esta extraña condición viven alrededor de 13 años y medio, y los más afortunados llegan a tan solo 16 años de edad; el Síndrome de Progeria le impediría llevar una vida normal, o eso pensaban todos.

Una de las características más raras de esta enfermedad es que los niños al nacer lucen aparentemente sanos, pero alrededor de los 18 a 24 meses empiezan a aparecer los evidentes signos de vejez, y aunque hoy en día no existe cura para esta atroz condición, Katja enfrentó todos los pronósticos y gracias a su determinación y amor a la vida salió adelante contando con el incondicional apoyo de su madre, Irina, teniendo presente cada día que podrá perder a su única hija pronto y ella lentamente se hacía a la idea de que vivir sin tenerla a su lado. Sin embargo, las cosas no fueron así, y Katja tuvo que luchar contra un mundo lleno de crueldad, un mundo en el que los niños se burlaban de ella y debía soportar los terribles comentarios que hacían sobre su aspecto físico.

Su madre Irina se sintió totalmente desolada cuando escuchó cómo los niños trataban a su hija haciéndole comentarios como "Abuela ¿por qué llevas una minifalda? ¿por qué juegas con los niños?", no tenía duda de que esas palabras afectarían a Katja, pero ella seguía adelante con determinación y más fuerte que nunca.

Cuando por fin inició la escuela, Katja inmediatamente comprendió que era una persona diferente, sin embargo puso todo de si para salir adelante.

¨Entonces me di cuenta de que no le gustaba a nadie. Cuando aparecía y la gente veía mi cara se asustaban. Yo me preguntaba ¿qué he hecho para merecer esto? Pero nunca encontraba la respuesta¨, expresó Katja en una conmovedora historia de vida narrada en web Hefty.
¨Pensé mucho en eso, pero no podía aceptar mi apariencia, así que intenté cambiar mi propia imagen para mostrar mi interior. Yo quería mostrar que era una chica con encanto y con un montón de cualidades. Yo estoy segura de que lo importante es el interior de las personas¨.

Sintiéndose más fuerte e inspirada que nunca, decidió hacerlo así y empezó a ganarse el cariño de todas las personas, quienes empezaron a ver más allá de su enfermedad, veían su interior y al cabo de un corto tiempo ya era la favorita del colegio. Si a alguien se le ocurría burlarse de ella debía enfrentarse a toda la escuela, donde estaban todos sus amigos.

Fue entonces cuando ella empezó a verle el lado positivo a su enfermedad, se sentía especial saber que únicamente existían otras 20 personas con esta condición en el mundo… ¡sólo 20 personas!, algo realmente increíble, y esto la motivó para perseguir con más fuerza su sueño más anhelado: ser feliz.

A la edad de 21 años, Katja conoció a una de las personas más importantes de su vida, Denis, el hombre que luego se convertiría en su esposo poco después de haberse conocido gracias a una llamada que fue hecha por error a Katja; en ese instante supo lo que era el amor, y no un amor cualquiera, sino al amor de su vida, el que estará junto a ella hasta el último de sus días.

Tiempo después, la feliz pareja sorprendió a todos con una gran noticia, estaban esperando a su primer hijo... algunos estuvieron en desacuerdo, pero otros se alegraron por ellos, lo importante es que Katja y su marido estaban muy ilusionados con la idea de traer al mundo a un nuevo ser, y así fue, 9 meses después llegó a sus vidas un hermoso y sano bebé.

El hermoso y emotivo relato de Katja termina de esta manera: "Estoy muy bien y muy contenta de haber tenido la confianza que me dio las fuerzas para pasar por todas las dificultades con las que me encontré. Ahora tengo un marido y un hijo, ¿qué podría ser mejor?"

La historia de Katja a servido de inspiración para muchos, es un ejemplo de que ningún diagnóstico médico debería ser capaz de arrebatarle las esperanzas a una persona y aún más, que la fortaleza y la voluntad para vivir pueden hacer verdaderos milagros. Nada ni nadie tiene derecho a impedirte hacer realidad tus sueños. La historia de esta fantástica chica ganó tanta popularidad, que llegó hasta los ojos de su padre, quien mostrando arrepentimiento por su error, decidió buscarla para pedirle perdón, y lo que consiguió fue esta simple respuesta "Ahora que soy madre no puedo entender como un padre es capaz de abandonar a su hijo, pero no te juzgo, libera tu corazón de rencores y culpas, en el mío solo hay amor, no cabe nada más"... 

Así fue como Katja le dio a su padre una inigualable lección de vida y nos muestra a todos que con amor, no hay nada que no podamos lograr.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR