Deja tu horno reluciente utilizando esta maravillosa receta casera para limpiarlo.

Deja tu horno reluciente utilizando esta maravillosa receta casera para limpiarlo.0shares

No hay nada más agradable que tener una casa limpia y aseada, pero todos sabemos que, para que se mantenga así, se requiere de un esfuerzo enorme que al final nos deja exhaustos y, por qué no admitirlo, con las cuentas en cero debido a los elevados costos de los productos de limpieza que se consiguen en el mercado. Debido a esto, son muchas las alternativas caseras que se han ideado para aminorar costos que tengan la misma efectiva que ellos, como por ejemplo las gaseosas para destapar las cañerías.

Por su parte, la peor parte de la limpieza de la cocina es, sin duda alguna, el horno. La cantidad de suciedad que logra acumularse dentro es enorme, de paso que se pega con tal fuerza que parece imposible poderlo dejar lo suficientemente limpio. Para ayudarte con este serio inconveniente, aquí en Buenamente.com te traemos esta poderosa y sencilla opción con ingredientes que solemos tener en casa que te ayudará a dejarlo como nuevo en poco tiempo e invirtiendo la mínima cantidad de dinero. ¿Lo dudas? Llega al final para que aprendas lo que debes hacer...

El horno es uno de los lugares de la cocina donde se acumula mayor cantidad de suciedad.

Aunado a que, por la frecuencia con que se usa y las altas temperaturas, se incrusta con mayor fuerza en sus paredes y puerta de cristal.

Por eso, asearlo es una de las tareas menos favoritas de la limpieza doméstica.

Incluso hay quienes lo hacen esporádicamente, agravando en proporciones insospechadas su dificultad.

En los anaqueles de los supermercados podemos encontrar una amplia gama de productos para facilitar su limpieza.

Pese a ello, suelen tener unos costos bastante elevados, sin olvidar que son agresivos y con penetrante olor.

Pero dejarlo reluciente podría terminar siendo muchísimo más sencillo de lo que cualquiera supone.

Y económico también. ¿Cómo? Aquí te lo mostraremos a continuación.

Con algunos ingredientes y herramientas, que de seguro tienes en tu alacena, puedes preparar una mezcla súper efectiva.

Sólo necesitas:

  • Agua.
  • Vinagre.
  • Bicarbonato de sodio en polvo.
  • Un cuenco hondo.
  • Un estropajo.
  • Un rociador.

¿Qué procedimiento debes seguir?

Te mostraremos paso a paso cómo lo harás...

Paso 1: Quita todas las bandejas del horno.

Y cualquier otra cosa que tenga dentro. De igual manera, pásale un paño limpio para remover la suciedad que no esté adherida ni al metal ni al cristal.

Paso 2: Mezcla en el cuenco 5 cucharadas de bicarbonato de sodio y una pequeña cantidad de agua.

Agrega suficiente líquido hasta alcanzar una consistencia pastosa que facilite que pueda untarse sobre la superficie. Ve poco a poco para no excederte y, en caso de que ocurra, añade un poco más de bicarbonato.

Paso 3: Frota la pasta sobre todas las paredes del horno.

Sirve para toda la superficie de éste, tanto interna como externa, e inclusive la puerta. Cuando la prepares, adquirirá una coloración marrón, así que no te preocupes al momento que ocurra. La clave está en cubrir todas las áreas. Si ves que la mezcla no será suficiente, simplemente prepara un poco más y ya.

Paso 4: Déjalo reposar por 12 horas o más.

Se recomienda hacerlo al final del día para que se accione durante toda la noche. Sin embargo, la hora del día no es lo importante sino que sea mínimo ese tiempo. Otro dato es dejar la puerta ligeramente abierta para que el aire circule.

Paso 5: Pasa un trapo húmedo para retirar la mezcla.

No necesariamente toda, pero sí lo más que se pueda.

Paso 6: Llena el rociador con un poco de vinagre y espárcelo por toda la superficie del horno. 

De manera especial, donde aún haya residuos de bicarbonato.

Paso 7: Déjalo reposar por 2 minutos.

Verás que comienza a producirse una abundante espuma, debido a la reacción química entre el bicarbonato y el vinagre. Justamente ella es la que arrancará completamente la suciedad. 

Paso 8: Frota un paño húmedo para retirar la espuma.

En este preciso momento podrás verte maravillosamente reflejada en las relucientes paredes de tu horno ¡Genial, fácil y económico!

Si lo que necesitas es una limpieza menos profunda, con dejar actuar el bicarbonato por 30 minutos será suficiente.

En el caso de que sea únicamente la puerta del horno o si es una limpieza preventiva.

Demasiado bueno para ser verdad, ¿no lo crees?

La única forma en que podrás comprobarlo es haciendo la prueba. No esperes más y hazlo. Después no podrás creer cómo no conociste este truco antes.

¿Tienes algún otro consejo para facilitar la limpieza del hogar? COMENTA y COMPARTE con tus amigos esta ingeniosa propuesta.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR