Después de 3 años de la muerte de su hermano, lo vuelve a ver en el cuerpo de alguien más

Después de 3 años de la muerte de su hermano, lo vuelve a ver en el cuerpo de alguien más0shares

Afortunadamente vivimos en una era en la que los avances de la ciencia medica permiten darle esperanza a personas que hace pocos años atrás no hubieran tenido ninguna. Los doctores de hoy en día logran practicar procedimientos que parecen sacados de un relato de ciencia ficción dándole una luz de esperanza a quienes atraviesan un momento difícil.

Hoy te presentaremos una de esas historias en la que un chico completamente desfigurado para quienes la vida había perdido todo sentido obtuvo una nueva oportunidad de llevar una vida normal gracias a una familia que decidió permitir que recibiera un trasplanten de rostro donado por su hijo quien se encontraba en estado vegetal sin ninguna esperanza de volver a despertar.

Esta anécdota muestra la importancia de la donación de órganos, como una manera de dar un último y muy valioso regalo a quienes se quedan en este mundo cuando nosotros partamos al más allá.

En 1997 Richard Norris quedó completamente desfigurado

El joven tenía 22 años cuando ocurrió la desgracia, mientras jugaba con un arma se disparó a sí mismo por accidente destrozando su mandíbula, dientes, labios y mejillas. Cuando su madre lo encontró su rostro literalmente se caía a pedazos.

Evidentemente esto cambió la vida de Richard por completo

Su rostro quedó totalmente deshecho, en consecuencia se aisló en su casa pues no quería que nadie lo viera, sólo salia a caminar de noche y no podía soportar verse a sí mismo en un espejo, en varias ocaciones incluso consideró quitarse la vida.

Un médico llamado Eduardo Rodrigues se enteró del caso y quiso ofrecerles una esperanza

El doctor estaba decidido a que Richard tuviera un rostro normal, para comenzar recontruyó su nariz y parde de la cara con piel de otras partes de su cuerpo, pero aún no era suficiente.

La parte más importante del procedimiento era un trasplante de rostro

El doctor Rodrigues ya había realizado experimentos que mostraban que podía ser una terapia efectiva, sólo hacia falta encontrar un donante que fuera compatible con Richard

El candidato ideal resultó ser un chico de 21 años llamado Joshua Aversano

Un chico de 21 años que recién había ingresado a la marina de los Estados Unidos cuando sufrió un terrible accidenté automovilístico que lo dejó con muerte cerebral.

Joshua jamás despertaría y la familia estaba considerando que lo mejor sería desconectarlo para que pudiera descansar

El Dr. Rodríguez les comentó el caso de Richard y les pidió que consideraran donar el rostro de Joshua quien era completamente compatible.

Finalmente Rebekah la hermana de Joshua dio el visto bueno para la operación

El procedimiento es tan nuevo que sólo tenía 50% de posibilidades de ser exitoso.

Pero Richard estaba tan desesperado que poco le importó retar a la muerte

Luego de 36 horas en el quirófano y el trabajo de un equipo de más de 100 médicos el procedimiento se completó con éxito

3 años después de la operación Rebekah decidió que quería conocer a Richard

Arreglaron un encuentro y al conocerlo Rebekah no pudo evitar contener las lágrimas al reencontrarse con el rostro de su fallecido hermano.

Fue en ese momento que Rebekah supo que había tomado la decisión correcta

Aunque nada podría borrar la tristeza que le dejo la muerte de Joshua ahora sentía que no había sido completamente en vano y que al menos había servido para devolverle la alegría de vivir a otra persona

Hoy en día Richard es un hombre feliz, tiene una vida social , trabajo y hasta ha encontrado el amor

¿Qué hubieras hecho tú en su lugar? 

Déjanos un comentario diciéndonos qué te pareció esta emotiva historia

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR