El Carnicero de Kansas: un asesino serial que sometía a sus víctimas a las peores torturas

El Carnicero de Kansas: un asesino serial que sometía a sus víctimas a las peores torturas3shares

Según el FBI, un asesino en serie es quien comete tres asesinatos o más, en un período extenso, con un intervalo entre cada crimen y cabe mencionar que no son un fenómeno de las últimas décadas. Estos criminales vienen actuando desde hace siglos y lo siguen haciendo hoy en día en todo el mundo.

Cuando se trata de los asesinos seriales más despiadados, no podemos dejar por fuera a “El carnicero de Kansas”, pues es uno de los más conocidos y sangrientos. El individuo llamado Robert “Bob” Berdella, fue apodado de esa manera debido a que diseccionaba a todas sus víctimas en trozos pequeños que más adelante echaba a la basura poco a poco para evitar ser descubierto. Provocó el terror de la comunidad durante los años 1894 y 1897, pesadilla que llegó a su fin cuando su séptima víctima logró salir huyendo y dar a aviso a la policía.

Durante su adolescencia Bob trabajó en un restaurante…

Pues después de perder a su padre cuando apenas era un niño, se vio forzado a buscar cómo mantenerse y sobrevivir y durante su tiempo como empleado en ese lugar, fue abusado sexualmente por uno de sus compañeros de trabajo.

Después de tal acontecimiento en su vida decidió apartarse del catolicismo.

Además salió del closet y se convirtió en un persistente amante del cine y la fotografía. Tanto fue su fanatismo, que podía pasar largas horas en las salas de cine y allí fue donde por primera vez sintió una gran inspiración para realizar todos sus crímenes.

La película “El coleccionista”, fue una de sus principales motivaciones.

En la cinta se muestra a un chico tímido que colecciona mariposas y que se encuentra fascinado por una hermosa chica que luego secuestra y mantiene cautiva dentro de un sótano.

A la edad de 33 años tuvo una de sus primeras relaciones de pareja.

Fue con un veterano de la guerra de Vietnam, sin embargo, dicha relación no dio resultado, Bob quedó destrozado cuando terminó la relación y empezó a verse con prostitutos, con algunos de los que llegó a involucrarse sentimentalmente y a los que incluso les ofrecía mudarse a vivir con él.

Hasta entonces, todo parecía normal.

Pero un día uno de sus amigos no quiso devolverle una considerable cantidad de dinero, lo que hizo enfurecer a Berdella e iniciar con su masacre. Su amigo, Jerry Howell, fue la primera víctima. Primero, procedió a sedarlo con calmantes, después lo sodomizó varias veces, le introdujo un pepino por el ano, y para rematar, lo cortó con una cierra eléctrica. Y a partir de entonces no pudo detenerse.

Este era su amigo Jerry...

Su amor por la fotografía, lo indujo a llevar un registro fotográfico de todas sus víctimas. 

Este era otro amigo de Bob, Todd Stoops.

Sus víctimas siempre fueron personas muy cercanas a él, como amigos y prostitutos, todos a quienes drogó, violó, maniató y finalmente asesino de la forma más cruel posible.

Este fue su ex amante, Robert Sheldon.

Esta es la fotografía de un prostituto llamado Larry Pearson.

El despiadado hombre gozaba torturando a sus víctimas.

Normalmente les arrancaba trozos de piel, les inyectaba un líquido para limpiar cañerías en los ojos, los golpeaba y casi la mayoría de ellos sufrió un desgarro anal.

Finalmente el 4 de abril de 1988 fue capturado.

Esto sucedió luego de que Chris Bryson, gracias a su astucia, lograra hacer que Berdella le atara las manos por delante y no sobre los barrotes de la cama, lo que le permitió salir huyendo al saltar desde el segundo piso de la casa y llegar hasta la casa de un vecino para dar aviso a la policía.

Fue condenado a cadena perpetua y falleció en 1992 por un ataque cardíaco.

Luego de denunciar que los guardias de la penitenciaria no le daban su medicina para el corazón.

¿Qué opinas de esta historia? COMENTA y no olvides COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR