Él viajó más de 6000 km para conocer a su amor de Internet y fue rechazado por "ser pobre

Él viajó más de 6000 km para conocer a su amor de Internet y fue rechazado por "ser pobre0shares

En estos tiempos modernos resulta común escuchar historias de personas que intentan encontrar al amor de su vida en Internet. Y es que existen miles de páginas y aplicaciones que se encargan de emparejarte con algún desconocido de cualquier parte del mundo con el que compartas algunos intereses.

A pesar de que algunas parejas han tenido su final feliz tras haberse conocido en la web, la mayoría de los casos terminan en complicados desenlaces. Por supuesto, todo es cuestión de suerte, sin embargo, lo más recomendable es encontrar el amor a la vieja usanza o, al menos, eso dice la chica de la que te hablaremos a continuación.

Hace unos días, la Internet explotó al escuchar la historia de un hombre que viajó 6888 kilómetros, desde Gran Bretaña hasta República Dominicana, para conocer a su "novia" de Internet y terminó siendo rechazado por ser demasiado pobre. ¡¿Pueden creerlo?! ¡Sigue leyendo para enterarte de los detalles!

Con tantas aplicaciones como Tinder, Meetic, Badoo y Happn, resulta fácil creer que el amor de tu vida se encuentra detrás de unos cuantos clics

Sin embargo, han sido tantos los casos de fracasos amorosos reportados a través de estos medios, que lo más recomendable es buscar el amor a la manera antigua, es decir, en una relación personal, cara a cara.

Uno de esos fracasos es el del galés Glyn Thomas Bailey

Quien hace unos 6 meses conoció a la sensual Wilfa Soto Peguero, quien vive en República Dominicana, ellos sostuvieron una relación a distancia por un tiempo y el llegó a considerar que podría haber encontrado al amor de su vida.

Lo más impresionante de todo es que se trataba de personas de países sumamente diferentes y que hablan idiomas distintos

Sin embargo, el traductor de Google resultó ser una herramienta maravillosa para que ambos hicieran crecer su amor.

Y su amor se intensificó de tal manera, que un día Glyn decidió visitar y conocer a su amada

Algo que Wilfa aceptó porque "él había prometido ayudarla a criar a sus 4 hijos", confiesa la mujer.

Todo parecía marchar bien, hasta que Glyn llegó al aeropuerto de Punta Cana y Wilfa descubrió algo inesperado

Su amado galés no tenía boleto de retorno, ni dinero en sus bolsillos. ¡Fue ahí cuando todo se fue a pique!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR