Ella Ata Sus Dedos Por Una Ingeniosa Razón. ¡Cuando Sepas Cuál Es Querrás Intentarlo!

Ella Ata Sus Dedos Por Una Ingeniosa Razón. ¡Cuando Sepas Cuál Es Querrás Intentarlo!353shares

El uso de zapatos puede hacer que te duelan los pies, sobretodo si siempre estás activo. Mis pies se sienten tan adoloridos después de pasar el tiempo sentado sin hacer nada frente a un escritorio usando zapatos deportivos, así que ¡no puedo imaginar la agonía que causa pasar un día entero usando tacones! Si estás en el trabajo o en la ciudad, debes asegurarte de que tus pies estén tan cómodos como sea posible. ¡Es un objetivo de vida para cualquier chica tener zapatos con los que se sientan cómodas durante todo el día! Aquí tienes 13 ideas fenomenales que esperamos te ayuden a lograr este objetivo!

1. Agranda tus zapatos con un secador de cabello

Este truco es sensacional y la prueba de que la belleza duele. Toma dos pares de medias gruesas y póntelas en ambos pies. Luego, ponte los zapatos que quieres estirar. Enciende el secador y apuntándolo directamente a tus pies durante unos dos o tres minutos. Déjate las medias puestas hasta que tus zapatos se enfríen. Después de eso, estarán listos para que los uses.

2. Haz tus propias plantillas

Algunas veces tus zapatos pueden sentirse incómodos y resbaladizos. En este caso, ¡puedes ingeniártelas para sentirte cómoda! Encuentra una tela con una consistencia similar a la de una camisa y traza el contorno de tus pies sobre ella. Recorta la figura y ponla en tu zapato, asegurándote de cubrir cualquier exceso de material. Alinea tus plantillas perfectamente en el zapato, rocía un poco de pegamento en spray para que se adhieran con más facilidad. ¡Dales una hora para que se sequen y luego pruébatelos!

3. Pule tus zapatos

Si tus zapatos están perdiendo la tracción, puedes usar un papel de lija para restaurarlos a un nivel normal de agarre. Este un muy buen consejo en caso de que no quieras deshacerte aún de tu par de zapatos favorito. También te evitará vergonzosas caídas, dondequiera que te encuentres.

4. El desodorante sirve para mucho más que para aplicarlo en las axilas

Ponerle desodorante a tus zapatos no sólo ayudará con el mal olor, sino que además ayudará a prevenir ampollas y rozaduras. Esta técnica funciona mejor con tacones. ¡Personalmente nunca sufriría la tortura de usar tacones! Al menos tú puedes elegir cómo olerán tus zapatos.

5. Agradece a las abejas

Si pones cera de abejas en tus zapatos les darás una capa protectora para cosas como el clima y la mugre. En la foto se pone un ejemplo con unos Toms, pero nada dice que no puedes hacer lo mismo con otro tipos de zapatos. Frota un poco de cera de abejas por toda la superficie de tus zapatos y luego sécalos con un secador de cabello para ayudar a que la magia funcione. Déjalos secar por cinco minutos y entonces estarás listo para la aventura. No puedo esperar para intentarlo.

6. Ponles hielo

Si no te gusta someter tus pies a altas temperaturas, puedes poner una bolsa con agua en tus zapatos y meterlos en el refrigerador durante la noche. Esto ayudará a estirar tus zapatos para que no te causen ningún dolor. Esto también dará al término "calzado fresco" un nuevo significado!

7. Amárralos en los lugares correctos

He experimentado este dolor en mis pie por atar demasiado fuerte mis zapatos y no es en absoluto una buena sensación. Sin embargo, debajo aparece un excelente diagrama dónde podrás ver cómo atar tus zapatos de la manera que mejor se adapte a tus pies. ¡Ahora, definitivamente estarás caminando sobre las nubes!

Arcos altos - Solución: Aflójalos en el medio.
Zapatos demasiado apretados - Solución: Confía en el estilo horizontal
Suela resbaladiza - Solución:  Asegura la parte superior y deja sin atar el resto
Uñas moradas/ Dedo adolorido - Solución: Separa el zapato de tu dedo.
Pie ancho - Solución: Deja un poco de espacio

8.  Puntas prácticas para tus tacones

Todos tenemos un par de zapatos favorito que usamos para ir a todos lados. Si en tu caso esos zapatos son tacones, estos casquillos deben ayudarte a darles una nueva vida. Esperemos que te ayuden a pararte un poco más erguido y también a evitar vergonzosas caídas.

9. Las botas se hicieron para caminar

La paso muy mal cuando uso botas altas, porque me aprietan mucho las piernas, especialmente cuando son nuevas. Si quieres ahorrarte la agonía que produce el uso de botas nuevas, puedes estirarlas colocando revistas dentro de ellas. Necesitarás un poco de spray especial para cuero para ayudar en el proceso. Asegúrate que los rollos de revistas sean lo suficientemente grandes para ayudar a que las botas de estiren. Deja que tus botas se sequen por un par de días, pruébatelas y repita estos pasos hasta que obtengas el nivel de comodidad que deseas.

10. No botes tus sandalias

Las correas de plástico de las sandalias pueden ser bastante incómodas. Se adhieren y frotan la piel de tus pies en los lugares equivocados y pueden causarte una gran molestia. Deshazte del plástico y utiliza una tela de tu preferencia para darle a tus sandalias más comodidad y a la vez más estilo. Corta las correas de plástico y entrelaza la tela que elegiste a través de los agujeros que tiene el zapato en su parte inferior. Para obtener más información, visita Simple Serendipities.

11. Ata tus dedos

Se requiere de mucho coraje para utilizar tacones. Pones mucha tensión sobre tus pies al usar tacones todos los días. Lo creas o no, ¡el problema puede tener solución con cinta adhesiva! Atando tu segundo y tercer dedo, ayudará a aliviar el dolor que te provocan los tacones. ¡Algo muy bueno sale de que estos dos pequeños dedos trabajen juntos!

12. No dejes ir la pelota

Al masajear tus pies puede conseguir que usar cualquier tipo de zapato sea menos difícil. ¡Hay algunos estiramientos muy sencillos que puedes hacer, con sólo balancear tu pie sobre una pelota de tenis! Este útil video de Rick Poley te ayudará a hacer los ejercicios correctamente.

13. Remoja tus adoloridos pies

Aceptémoslo, todos los zapatos son rudos con nuestros pies. Después de un buen masaje, ¿por qué no poner tus pies en remojo? La única manera de seguir apostando por los zapatos es cuidando nuestros pies. Mezcla un poco de sal de Epsom con sal marina, bicarbonato y unas gotas de aceite de lavanda, para obtener una estupenda receta. Para la información de las medidas, visita 'One Good Thing' por Jillee.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR