Emotivo reencuentro de 2 niños que eran inseparables en un orfanato. Tu corazón no resistirá tanta emoción.

Emotivo reencuentro de 2 niños que eran inseparables en un orfanato. Tu corazón no resistirá tanta emoción.6shares

Las amistades verdaderas son para siempre y se vuelven más fuertes en los momentos difíciles. Aunque mis amigos están lejos, estoy segura de que nada podrá quebrantar el fuerte lazo que nos une. No hay nada mejor que contar con alguien que esté contigo en las buenas y en las malas y que además te quiera como un hermano. Hace poco, un hermoso vídeo nos mostró como dos niños, que vivieron en un mismo orfanato en China, se reencontraron en el aeropuerto de Dallas, después de haber sido adoptados.

¡Mejores amigos por siempre! Estos pequeños que fueron inseparables en un orfanato en China se reencuentran 11 meses más tarde en el aeropuerto de Dallas después de haber sido adoptados por familias diferentes en la misma ciudad.

Hace exactamente un año, Andy y su esposa Sharon Skyes, quienes viven en Plano, Texas, adoptaron a una dulce niña llamada Hanna, en un orfanato en Changsha, China.

A lo largo del proceso de adopción, la pareja recibía fotografías de su hija y del tiempo en que vivió en el orfanato. En ellas, pudieron ver que siempre estaba acompañada de su mejor amigo Dawson. Así que tomaron una maravillosa decisión.

Al notar que la separación de estos dos niños resultaría un tanto complicada y triste, decidieron publicar la foto del niño en Facebook, esperando que alguien le ofreciera un hogar en Texas.

El plan salió como esperaban, Christopher y Amy Clary de Lewisville, fueron los que acudieron al llamado y decidieron adoptar al pequeño, regalándole un hogar y la dicha de tener a su mejor amiga cerca de él.

Los Skyes se encontraron con los Clarys en el aeropuerto de Dallas y grabaron el momento más emotivo que han visto en sus vidas: Hanna y Dawson, se vieron después de estar 11 meses separados y no podían dejar de abrazarse.

Los pequeños habían vivido en el mismo orfanato desde que tenían apenas unos meses de nacidos. Y ahora, viven a unos cortos 5 minutos de distancia.

Las familias se han acoplado de maravilla, siempre se reúnen y también acuden a la misma iglesia. Todo, con tal de mantener a estos dos adorables niños juntos... ¡Una amistad, para toda la vida!

¡ME MATARON DE AMOR!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR