Escándalo en Hospital de México tras intercambiar bebés entre madres luego de dar a luz

Escándalo en Hospital de México tras intercambiar bebés entre madres luego de dar a luz0shares

Por allí dicen que el ser madre implica que siempre vivirás con el corazón fuera de tu pecho. Sin embargo, las protagonistas de esta triste historia jamás se imaginaron que estaban a punto de vivir la peor de sus pesadillas y que tomarían una de las decisiones más difíciles de toda su vida. 

La historia comienza en octubre del 2015, cuando Ana y Luz María se encontraban a punto de tener a sus bebés en la ciudad de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca. Ana iba a ser madre primeriza, por lo que estaba sumamente feliz ya que desde hacía mucho tiempo estaba ansiosa por ser madre, y obviamente su esposo compartía su mismo pensar. 

Por otro lado, Luz María estaba por tener a su tercer hijo, y a pesar de ya saber cómo sería todo el procedimiento, ella estaba más que feliz de repetirlo para poder ser madre nuevamente. Sin embargo, todo da un giro de 180 grados para ambas mujeres, descubre de qué se trata.

Ambas mujeres llegaron al IMSS, ya que estaban teniendo contracciones frecuentes y sus caminos se cruzaron mientras ingresaban. 

Claro que ellas jamás se imaginaron que sus caminos volverían a cruzarse y de la peor manera posible: ¡Para vivir la peor pesadilla de sus vidas! 

Ana y Luz María tuvieron varones, uno de ellos había pesado 3 kilos 800 gramos, mientras que el otro pesó 3 kilos y 850 gramos. 

Ambas mujeres escucharon a sus bebés llorar luego del parto, y se dispusieron a descansar tras la extenuante labor del parto. Los esposos de estas mujeres se encontraban en la sala de espera, y una que otra vez iban a ver a sus hijos en los cuneros. ¡Todo estaba normal!

No te pierdas el resto del artículo y ve a la siguiente página

Luego de dos años, el bebé de Luz María se enfermó y necesitaba con urgencia hacerse una transfusión de sangre. 

Para sorpresa de la madre, ninguno de sus parientes era compatible con el tipo de sangre del bebé. Los médicos estaban sumamente extrañados del caso porque lo que tenía el bebé era una enfermedad hereditaria pero nadie en su familia la tenía. Y al seguir investigando, se dieron cuenta que ambos padres no poseían el mismo tipo de ADN que el bebé. ¡El bebé no era de ellos, su hijo era de alguien más!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR