ESCÁNDALO: Monja Cubría a Niños Sordos con Pañales para Ocultar una Terrible Realidad

ESCÁNDALO: Monja Cubría a Niños Sordos con Pañales para Ocultar una Terrible Realidad166shares

Los casos de abuso sexual infantil cometidos por miembros de la Iglesia católica no es nada nuevo. Se han reportado muchísimos incidentes en diferentes partes de mundo de personas que confiando en la fe de estos miembros, dejaron a su cuidado a sus hijos los cuales fueron sometidos a toda clase de abusos.

Según los registros, estos crímenes van desde tocamientos hasta sexo oral y penetración anal no consentida, que deja traumas permanentes en los menores. Lo que hace realmente escandaloso estos casos es que se tratan de personas que son "queridas" y "respetadas" por su comunidad.

Recientemente se reportó un incidente en la Ciudad de Mendoza, Argentina, que ha sorprendido a las masas. En el caso fueron detenidas varias personas: dos sacerdotes, una monja, el monaguillo, el celador y el jardinero de un instituto. Para enterarte de la noticia, sigue leyendo.

El abuso sexual infantil es un problema que está presente en todas las culturas y sociedades.

Aunque resulte difícil de asimilar, es un problema mucho más común de lo que nos gustaría aceptar. En algunos casos son los mismos progenitores los que abusan del menor.

En la actualidad se han reportado distintos crímenes de abuso sexual infantil perpetuados por miembros del clero católico.

En argentina, desde el 2004 al 2009, fueron detenidos y enjuiciado al menos cuatro sacerdotes por abusos de menores. Entre ellos se encuentra el popular caso del sacerdote Julio César Grassi, el fundador de la Fundación Felices los Niños.

Sin embargo, un nuevo incidente ha sido denunciado y ha traído la sorpresa de la comunidad.

El tenebroso suceso ocurrió en el Instituto Provolo de la Ciudad de Mendoza, Argentina, donde se vieron involucrados al menos cinco personas, entre ellas, una monja, dos sacerdotes y un monaguillo.

La monja Kosaka Kumiko, fue detenida por encubrir y reclutar a más de 24 niños que eran entregados a dos sacerdotes para que abusaran sexualmente de ellos.

Kasoka, de origen japonés, aprovechaba su posición en el instituto para generar "conexiones" con los dos sacerdotes.

La víctimas se trataron de niños sordos, quienes necesitaron de la ayuda de intérpretes de señas y psicólogos para entregar sus testimonios.

A pesar de las terribles acusaciones, la monja Kumiko asegura no haber estado en conocimiento de lo que ocurría:

"Soy inocente. No sabía de los abusos. Soy una persona buena que ha entregado su vida a Dios", declaró Kosaka Kumiko.

Una de las primeras denuncia fue de una víctima que en la actualidad tiene 17 años.

Pero que había sido abusada cuando tenía apenas 5. Él revela que la monja lo cubría con un pañal para ocultar la hemorragia que le había causado la violación. ¡Qué horror!

Entre los otros implicados se encuentra el celador Jorge Bordón, quien cooperaba con Kumiko para forzar a las niñas a ver pornografía.

Y luego las llevaba a la recámara del sacerdote Horacio Corbacho, en donde se perpetraban los actos sexuales.

Pero los delitos sexuales no son los únicos crímenes que le acusan a la monja.

La hermana Kumiko está siento procesada también por torturar y golpear a niños sordos, a quienes forzaba a comer hasta vomitar.

Y esto ha causado tanto horror que el juez del caso acusó a Kumiko de ser "el demonio en forma de mujer".

La investigación arrojó que la monja reunía a los menores más vulnerables del recinto educacional para que fuesen sometidos a los abusos de los superiores.

Cabe mencionar, que el otro sacerdote acusado es el padre Nicolás Corradi de 82 años.

Quien tiene antecedentes por haber cometido abusos sexuales en Italia y que se había trasladado hasta la localidad para ocultar su pasado.

Por el momento, se espera otorgar una pena efectiva para todos los involucrado en el delito.

Ojala se haga justicia y se detengan estos crímenes.

Y tú, ¿qué piensas sobre lo ocurrido?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR