Esta Ciudad se Sitúa al Borde de uno de los Hoyos Más Grandes que se Hayan Cavado y Esconde un Misterio

Esta Ciudad se Sitúa al Borde de uno de los Hoyos Más Grandes que se Hayan Cavado y Esconde un Misterio1.8kshares

Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética no solamente era el Imperio del Mal; era el Imperio del Enigma. Es difícil imaginar cómo una nación tan inmensa pudo estar tan rodeada de misterio, pero poco sabíamos sobre lo que sucedía detrás de la Cortina de Hierro. Veíamos a sus atletas cada cuatro años, y podíamos contar con Rocky para que venciera a Ivan Drago, pero aparte de eso, construimos una desconfianza sana y un miedo a los soviéticos, que cuando piensas al respecto, solo era miedo a lo desconocido. Por supuesto, tampoco ayudaba que los soviéticos no querían que supiéramos nada sobre ellos.

Dicho legado soviético sobrevive hasta bien entrado el siglo XXI, aún después del colapso de la URSS y todo lo que ha salido a la luz desde ese momento. Sin embargo, el legado de la Unión Soviética aparece en más de una ofuscación intencionada. Está marcado en toda la tierra, en su arquitectura y en sus monumentos e incluso en la manera en que fueron diseñadas las ciudades. Y para los ciudadanos de Mirny, hay un gran recordatorio del impulso firme de la Unión Soviética del que jamás se librarán.

Como si los ciudadanos de Mirny, Rusia no lo pasaran lo suficientemente mal atravesando los inviernos siberianos, además tienen un hoyo increíblemente enorme justo en su patio trasero

Ese agujero es la mina de diamantes Mir abandonada, el segundo agujero artificial más grande del planeta, y fue una potencia en la antigua URSS.

¿Qué tan grande es la Mina de Diamantes Mir? Bien, el espacio aéreo sobre el hoyo ha sido cerrado debido a que la fuerza descendente arrastra lo helicópteros desde el cielo

Es tan grande, que puede ser vista desde el espacio.

Si consideras que Siberia es un lugar inusual para una mina de diamantes tan enorme, no estás solo. En su apogeo, atrajo la atención del gigante de diamantes De Beers, quien no creía que sería posible producir tantos diamantes de calidad gema como sí se hizo.

Pero tenía que ser productiva para hacer que valiera la pena explotar una mina de diamantes tan cerca del Círculo Ártico. Durante muchos meses del año, es imposible excavar. Hace tanto frío que el caucho y el acero se congelan y se rompen. Incluso el aceite en las máquinas se congela. Los ingenieros tuvieron que usar motores de reacción para derretir el permafrost y así poder llegar al suelo. Cuando hacía demasiado frío para los motores a reacción, recurrían a la dinamita.

La mina Mir es una prueba de la desesperación y determinación de la Unión Soviética, así como de su abrumador halo de misterio

En los años 40, los soviéticos necesitaban diamantes tanto para el efectivo como para usos industriales tales como brocas. Por lo que Stalin despachó equipos de geólogos, quienes obtuvieron resultados sorprendentes en Siberia; resultados que no coincidían con las encuestas de De Beers.

La Mina de Diamantes Mir abrió en 1957 y a principios de los 60s, los diamantes se habían convertido en la mayor exportación de efectivo en el mundo occidental de la Unión Soviética

Mir rompió todas las reglas, hasta el punto de rivalizar incluso la producción de diamantes de Sudáfrica, presentando diamantes de gema de un tamaño y forma uniforme que llegaron a ser llamados "Osos de Plata". Y la forma en que los soviéticos lograron hacerlo, sin una reducción en la calidad a través de los años, dejó a De Beers perplejo.

En 1976, De Beers organizó un recorrido por la instalación de Mir. No obstante, de manera típicamente soviética, las autoridades se detuvieron en repetidas ocasiones, hasta que a la gente de De Beers le quedó tan poco tiempo en sus visas que sólo fueron capaces de hacer un recorrido de 20 minutos

Claramente el recorrido no arrojó luz sobre el misterio. Peor aún, De Beers se vio obligado a comprar los diamantes soviéticos por miedo a que inundaran el mercado y redujeran el precio.

Mir cerró sus puertas oficialmente en 2004 y el misterio nunca fue resuelto. Pero la cicatriz de la mina sobre la tierra permanece, al igual que los 37.00 residentes de Mirny, el pueblo que floreció alrededor de la mina

Y la gente sigue cavando diamantes del permafrost de Mir, al impresionante ritmo de más de 1 tonelada al año.

Aún es difícil imaginar cómo alguien puede vivir cerca de un hoyo tan grande y tan profundo

¿Será "normal" alguna vez? Parece serlo en Mirny, o quizás solo es normal en Siberia.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR