Esta es la “Flor del fin del mundo” de la que tanto nos había advertido la Biblia.

Esta es la “Flor del fin del mundo” de la que tanto nos había advertido la Biblia.3shares

Según la tradición budista, hay una flor que aparece y florece cada 3000 años anticipando la llegada de un salvador. ¿Su nombre? Flor de Udumbara. Udumbara significa en sánscrito (antigua lengua hindú): "Flor de buen augurio que viene del cielo". El budismo dice que el resurgimiento de esta flor es el anticipo de la llegada de un gran ser tal como el Buda Maitreya.

El Buda que conocemos, Sakyamuni, profetizó la llegada de una misteriosa flor antes del próximo Buda. Blancas como la nieve, con un suave halo alrededor y sostenidas por un tallo tan fino como un hilo de seda, estas diminutas florecitas de unos 3 mm de largo crecen en los lugares más insólitos. El misterio es que nadie sabe de dónde viene, se dice que viene del aire. Además brota en cualquier superficie: bronce, vidrio, fibra sintética, un marco de aluminio, otra flor, etc.

Esta flor misteriosa que soporta sol, tormentas, granizos, dura como 40 días y no necesita tierra ni agua.

Algunos biólogos afirman que las supuestas flores en realidad son huevos de crisopa, un frágil insecto de color verde claro con alas transparentes y ojos dorados, cuyo hábitat está en bosques y jardines. Pero, en naciones donde imperan las creencias budistas, los devotos creen que han retornado estas legendarias flores.

Existen numerosos relatos de hallazgos de estas fabulosas flores.

La primera se encontró en Corea en 1997. Más tarde apareció en China, Taiwán, Corea, Malasia, Singapur, Australia y América. Se comprobó que crecen sobre otras plantas, encima del metal, y de estatuas de Buda. 

Más adelante se hicieron otros hallazgos…

En junio de 2007, una profesora de una guardería infantil de la provincia de Shandong, China, descubrió con asombro una treintena de estas flores encima de unos claveles de la guardería. Las florecillas estaban reunidas en los pétalos, las hojas y los capullos de los claveles, lugares donde reciben la luz del sol. 

Los textos budistas describen flores en los reinos no-humanos.

Como el Kalpadruma, el árbol de los deseos de los dioses, cuyas raíces se hunden en el nivel de los asura, rango más bajo de deidades, y su tronco se eleva hasta los reinos celestiales para que los dioses puedan disfrutar sus frutos.

Hannyatara dijo: “Se abre una flor y el mundo se levanta.”

De acuerdo al volumen 8 de las escrituras de Fonética de Huilin e Interpretación:

“La flor de Udumbara es el producto de fenómenos propicios y sobrenaturales; es una flor celestial que no existe en el mundo ordinario. Si un Tathagata o el Rey de la Rueda Dorada aparece en el mundo humano, esta flor se debe a su gran virtud y sus beneficios.”

Se cree que la aparición de estas flores produce armonía y buena suerte a la Humanidad.

Según la leyenda budista esta flor nació por primera vez antes del nacimiento de Buda.

Y aparecería cada vez que la humanidad necesitase dar un rumbo diferente a sus acciones.

¿Será verdad la leyenda de esta flor legendaria y por fin sea el momento favorable para que mejore este mundo nuestro?

Alguien dijo alguna vez:

“Desplegando sus pétalos, la flor abre su corazón para escuchar el viento, para recibir el aire y la luz, para jugar con la mariposa, para darse al mundo. Es el momento favorable.”

Sea como sea hay que vivir el presente…

En cualquier caso, sea cierta o no la llegada de esta flor, siempre es aconsejable pensar que el momento presente es el único que existe y por tanto el único en que cada uno de nosotros puede poner su granito de arena para la Humanidad comience a despertarse.

Este ha sido un gran acontecimiento para la ciencia.

Pues el presidente del consejo académico del Departamento de Siberia de la Academia de Ciencias de Rusia, Nicolás Deobretsov, sugirió que el nacimiento de la flor tiene relación con el fenómeno de la inversión o cambio de los polos magnéticos en nuestro planeta.

Según expertos dicho cambio puede concluir con el fin de la civilización.

De suceder resultaría imposible generar electricidad. Así que todos los dispositivos electrónicos, entre ellos celulares y computadoras quedarían obsoletos.

Incluso la radiación cósmica podría llegar hasta la superficie de la tierra y provocar enfermedades para el hombre.

Las investigaciones sugieren que esta podría ser una señal del más allá sobre el advenimiento del fin de la humanidad.

El experto Nicolás Deobretsoven señaló su mención en las santas escrituras...

Y que de hecho existe una profecía que ya se está cumpliendo.

En el libro de Isaías, capítulo 35 encontramos:

  • En el día de la restauración, el desierto florecerá, el Señor vendrá, Israel será recogido y se establecerá Sion.
  • Se alegrarán el desierto y el erial; y el yermo se regocijará y florecerá como la rosa.
  • Florecerá profusamente y también se regocijará con alegría y cantará con júbilo; la gloria del Líbano le será dada, la hermosura del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria de Jehová, la majestad del Dios nuestro.

Ahora sabemos que estas flores de Udumbara han estado floreciendo desde hace más de 20 años.

Y en lugares completamente deshabitados.

Así que quizás debamos prepararnos para el final de nuestra era.

¿Qué opinas de esto?  COMENTA y no olvides COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR