Esta Madre Adicta al Chocolate Baja 40 Kilos Usando A Sus Hijos Como PESAS

Esta Madre Adicta al Chocolate Baja 40 Kilos Usando A Sus Hijos Como PESAS299shares

Mareike Lott, de 31 años, de Fort Irwin en California, se comía diariamente bolsas de chocolate, pasteles y donuts hasta que su peso se elevó a 105 kilos. 

"Lloraba todos los días cuando me vestía porque nada me quedaba bien, me ponía ropa de maternidad tres años después de tener a mi último bebé".

Estaba muy pesada, Mareike tenía un índice de masa corporal de 38, lo que significa que era clínicamente obesa de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud que establece un IMC saludable oscila entre 18,5 y 25.

"También sufría de dolor debido a mi peso, Hacía sonidos de agotamiento realizando las actividades diarias como subir las escaleras".

Ella cree que sufría de dismorfia corporal, sólo se dió cuenta de que su peso se había salido de control cuando vió una fotografía de ella y sus hijos de 2014.

Mareike dijo: "Sabía que tenía sobrepeso, pero no me di cuenta de que era obesa mórbida hasta que tuve una visión de mí jugando con mis hijos, donde me sentaba porque estaba demasiado agotado para continuar".

Ella luchaba para mantenerse al día con sus enérgicos niños y con sus problemas de imagen que la hundían en un mar de lágrimas cuando se miraba en el espejo o cuando la ropa no le quedaba.

"Estaba tan avergonzada de mi cuerpo que no quería que mi marido me viera sin ropa, lo que hacía difícil para nosotros llegar a tener íntimidad"
"Fue uno de los muchos puntos de inflexión para mí, me di cuenta de que no podía seguir viviendo como estaba, así que empecé a comer más sano y hacer ejercicio". Mareike, quien ahora es entrenadora de salud y fitness, dijo: "Antes, mi dieta era mala. Comía un montón de chocolate, pasteles, media docena de donuts en una sentada y siempre necesitaba mezclar dulce con salado." 

En un intento por cambiar, ella reemplazó sus bocadillos azucarados por verduras sazonadas y un entrenamiento diario de 30 minutos en el que se involucran sus hijos Mia y León, de seis y cuatro respectivamente. 

"Antes siempre estaba cerca de donde mis hijos estaban jugando, pero luego, estaba demasiado cansada, así que en vez de interactuar con ellos en el suelo, estaba en el sofá alejándome de todo."

¿Cómo lo hizo? 

"Todos los días hacía un video de entrenamiento de 30 minutos con mis hijos, ya que no los tenía en la guardería, así que tuvieron que hacer todo conmigo", explica Mareike.

En todos los ejercicios los incluía como peso adicional para así trabajar más el músculo:  en cuclillas con ellos en su espalda, poses de yoga... lo que le ayudó a perder más de 40 kilos.

"Los usé como "bebés pesas" sosteniéndolos mientras yo ejercitaba, mientras me ponía en cuclillas, los usaba en mis diferentes ejercicios. No tenía otra opción, era incorporarlos en mis ejercicio o no hacer ejercicio en absoluto"
"A mis hijas les encanta. Le pregunté a la mayor si ella quiere hacer yoga y ella grita, ¡no!, yo quiero hacer este ejercicio entonces comienza a hacer jumping jacks o burpees". "El ejercicio nos está dando a mí y a mis hijas una vida mejor, ya que pueden ver a su madre feliz y enérgica en lugar de deprimida en el sofá".
"Los 30 minutos que tomo para hacer ejercicio multiplican fácilmente la cantidad de diversión, tiempo y energía que puedo dedicar a mis hijos".

Mareike comenzó su aventura, al cambiar su excesivo consumo de chocolate por un sustituto con sabor a cacao, ayudándola a perder casi 3 kilos en su primera semana. También comenzó a "comer sano", para acelerar su pérdida de peso y realiza un entrenamiento de media hora seis días a la semana.

Mareike, que escribe en noexcusefitmom.com, dijo: "Al principio me pareció increíblemente difícil completar los vídeos de ejercicio, me esforcé sin modificar los movimientos, pero lo importante era que siempre los terminaba."
"Ahora me gusta verme en el espejo porque sé que me veo bien y no tengo miedo de estar desnuda frente a mi esposo. Tengo estrías y algo de piel flácida, pero eso no me quita la manera en que me siento conmigo o con la situación, he trabajado duro para lograrlo. Otra pequeña cosa que hice, que la gente olvida, es sazonar las verduras, por ejemplo, una noche las cocinaba al vapor, otra noche las hacía con mezclas de especias italianas, o mexicanas".

La ahora en forma Mareike cree que sus rutinas de ejercicios madre e hijos, junto con una gama de otros consejos son de vital importancia para su éxito y ahora tiene la esperanza de inspirar a otros.

Ahora pesa menos de 63 kgs (10 piedras), Mareike ha aprendido a amar su cuerpo y está más cerca de lograr su sueño adolescente de tener un "six pack" (Abdomen definido). 

"Siempre he querido un abdomen definido desde que tenía 14 años, ahora estoy más cerca que nunca de hacer que esto suceda".

Mareike dijo: 'Lo más importante que me llevo de este proceso es asegurarme de que absolutamente nunca olvide por qué perdí peso. Solía llorar cada vez que pensaba en ello. Enfocarse en el motivo por lo que se quiere perder peso es realmente importante, ya sea que ponga un recordatorio en la pared, lo tengas en tu poderosa memoria o alguna otra forma, es muy motivador".

Mareike ahora se ha convertido en una entrenadora de salud y fitness y espera inspirar a otros en su viaje de pérdida de peso con su historia. ¡Mira el video que así lo muestra! 

"He sido la mamá ocupada, trabajadora y la estudiante universitaria, pero encontré una manera de hacer ejercicio y perder peso, ahora espero que esos consejos puedan ayudar a otros."

COMÉNTANOS tus impresiones sobre esta maravillosa madre deportista. COMPARTE para que otras mujeres se inspiren a seguir este ejemplo.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR