Mujer invirtió más de $76000 USD para verse "perfecta". Pero ve las fotos de su antes...

Mujer invirtió más de $76000 USD para verse "perfecta". Pero ve las fotos de su antes...896shares

En la actualidad hay muchas mujeres, y también hombres, que día a día buscan a través de las cirugías plásticas llegar a ser seres bonitos y perfectos. Sin embargo, en este afán de conquistar sus sueños, la realidad se les escapa de las manos. 

La historia que te traemos a continuación nos habla de un joven que, a temprana edad, supo que quería cambiar su vida radicalmente y transformar su cuerpo. Recurrió a varias cirugías en las cuales invirtió mucho dinero para poder ser esa persona que "siempre soñó". O, más bien dicho, la persona que creía que era. Sin embargo, estos procedimientos no son sencillos e involucran una carga emocional y física muy dolorosas durante el proceso.

Se dice que el cielo es el límite, pero ¿hasta dónde seremos capaces de llegar para estar feliz con nuestros cuerpos? ¿Quién decide cómo luce la perfección? 

En su búsqueda de la perfección, Fulvia Pellegrino ha invertido más de $76-000 USD en cirugías plásticas

Pero esto le ha costado más que solo dinero. Ella ha perdido a muchas de sus amistades y también familiares. Ella y su esposa, Marisa, viven como marginadas en el pequeño pueblo italiano de Peveragno.

Ella se ha hecho varios procedimientos quirúrgicos en búsqueda de su apariencia ideal

Entre los procedimientos están aumentar su pecho cuatro veces, dos rondas de liposucción, una rinoplastia y más de 150 inyecciones en los labios y mejillas. Fulvia recalca que quiere verse como Alannah Starr, la estrella americana transgénero de cine para adultos. 

Fulvia supo, a la edad de 15 años, que era transgénero, pero ocultó su verdad de su familia

Su padre no lo habría aprobado. "Él tuvo tres hijos y solamente quería tener tres", dijo Fulvia al Daily Mail.

Ella creció como Fulvio y aprendió a compensarlo con un estilo de vida típicamente masculino

"Intentas enmascararlo cada día, jugando fútbol, tomando cerveza, comprando 4x4 americanos y yendo a cazar para sentirte como hombre". 

Pero, obviamente, eso no duró mucho tiempo.

Dieciséis años atrás, reconoció su encubrimiento y le admitió a Marisa, su esposa, su deseo de hacer la transición

Naturalmente, para Marisa fue muy difícil al principio, pero ella apoyó a Fulvia y siguieron viviendo juntas, ahora más como hermanas, que como una pareja casada.

Su familia pasó por momentos difíciles debido a esto. Incluso su padre intentó recluirla en un pabellón psiquiátrico

Cuando el padre de Fulvia falleció, a ella se le prohibió ir al funeral.

Los vecinos del vecindario de Fulvia también le dieron la espalda, llamándola "el payaso de Peveragno"

"Ellos me señalan, hablan sobre mí, inventan historias sobre mí, diciendo que soy una prostituta". 

Por el momento, Fulvia y Marisa se enfrentan a problemas financieros

Ambas viven únicamente con el sueldo que Marisa gana como terapista holística.

Fulvia vendió las armas y los autos costosos que poseía, al igual que su casa, para pagar sus cirugías

Ella no posee bienes ni dinero en la actualidad, sin embargo, quiere continuar con más cirugías... 

Al respecto, ha dicho: "No estoy contenta con mi cuerpo porque no es perfecto. La perfección es otra cosa"

También ha afirmado que no se detendrá y seguirá adelante hasta alcanzar la perfección

Y quizás en ese momento se detenga...

Ella quiere hacerse una nueva rinoplastia y aumentar sus pómulos

Cuando Fulvia inició su transición, Marisa visitó a un psicólogo para que la ayudara a aceptar su nueva vida

Ella ha sido su gran apoyo en todo este proceso 

Es su amiga y su apoyo y quien más la ha entendido y ayudado en todo este tiempo.

Pero mientras Marisa se complace en apoyar la búsqueda de Fulvia para lograr su aspecto deseado, los habitantes de Peveragno han hecho todo lo posible por excluirlas de todo

Fulvia dijo: "Mis amigos se han desvanecido, no me aceptaron"

"No podría estar sin Marisa y hacer lo que hago sin ella. Ella siempre está aquí conmigo"

Además de Marisa, las únicas personas con las que mantiene contacto son sus hermanos

A pesar de todas las críticas y obstáculos, es admirable su perseverancia, ella no está dispuesta a rendirse

Declaró lo siguiente: la cirugía plástica no es una droga, pero es algo que la gente como yo necesita...


"Sé que me critican por mi estilo de vida y mi aspecto, pero es algo que necesito hacer"

"No estoy contenta con mi cara y otras partes de mi cuerpo...

"Y por eso seguiré adelante, para ello sé que cuento con el apoyo de Marisa"

"Continuaré mientras los médicos estén dispuestos a hacerme más cirugías"

"Seguiré adelante, no sólo por mi, sino también por otros transgéneros que, al igual que yo, sueñan con el cuerpo con el que debieron nacer"

Para muchos, ese es su derecho y creen que debe seguir adelante, otros critican su decisión y el que viva del dinero de Marisa

Y tú ¿qué opinas? ¿Está bien que siga adelante con sus cirugías a pesar de su situación? Queremos conocer tu opinión y la de tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR