Estas 10 personas juraban que odiaban a los gatos hasta que vivieron con uno.

Estas 10 personas juraban que odiaban a los gatos hasta que vivieron con uno.16shares

Tener una mascota es una decisión muy personal, la cual debe tomarse con la plena conciencia de que el animal que escojamos será nuestro compañero de vida por algún tiempo y que, no sólo merece, sino que necesita de cuidados y atenciones especiales, tal cual como cualquier otro miembro de la familia. Entre las especies que son más populares para cohabitar en los hogares están los tiernos gatitos. Para muchos, son los acompañantes perfectos. Pocas personas pueden resistirse ante sus expresivas caras y cuerpos afelpados.

A pesar de eso, hay quienes pregonan a viva voz que jamás en su vida, bajo ninguna circunstancia, tendrían uno en su casa. Los más extremistas incluso critican a quienes los tienen, afirmando que no caerán en eso. Esta es una divertida selección de 10 imágenes donde se muestra cómo actúan esos quienes afirmaron odiar a los gatos; una vez que, por cualquier causa, comparten con uno. Son la prueba fehaciente de que del amor al odio hay un solo paso. Si tienes algún amigo que decía eso, de seguro lo habrás visto comportarse igual. Y si eras tú pues, ni hablar.

1. “Mi papá decía que detestaba a los gatos desde niño. Ahora le cede hasta su puesto en el sofá”.

Esta es una frase clásica entre aquellos que dicen odiar a estos lindos animales. No cabe duda que cuando llegan a la casa saben como ganarse el afecto de todos los que viven en ella.

2. “Él estaba renuente en tener un gato en la casa. Luego de llevarlo, ya ni siquiera salgo en las fotos”.

Así es como un lindo gatito desplaza a la novia de cualquier chico. ¡Mira cómo se divierten juntos!  

3. “Yo quería un gato pero mi novio no. Accedió adoptar uno a regañadientes para complacerme".

Y la historia volvió a repetirse. 

4. “Decía que no podíamos tener uno porque era alérgico”.

Se curó "milagrosamente" después de que este bello amigo llegó.

5. “Mi papá nos dejó tener uno con la condición de que no durmiéramos con él”.

6. “Mi hermano decía que los gatos eran peligrosos porque atacan mientras duermes”.

¿Ahora a quién se le olvido ese detalle?

7. “El sofá de mi papá es intocable. Ninguno puede sentarse sobre él”.

Obviamente, su consentida es la única que tiene acceso libre sin problema.

8. “Ella vociferaba que odiaba a los gatos con todas sus fuerzas”.

No pudo resistirse a estas hermosas manchas.

9. “Esta litera la construyó mi papá para los gatos de la casa. No se confundan, él los odia”.

10. “Te advierto que no quiero que ese gato se pose sobre mí”.

¡Es que nadie puede resistirse a sus encantos!

¿Y tú qué opinas de tener un gato como mascota? COMENTA y COMPARTE con tus amigos a ver si ellos también piensan lo mismo.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR