Estas trillizas no nacieron con la mejor de las suertes; pero al ver cómo están ahora no podrás ocultar tus lágrimas.

Estas trillizas no nacieron con la mejor de las suertes; pero al ver cómo están ahora no podrás ocultar tus lágrimas.260shares

Con la llegada de trillizos a una familia todo se vuelve más emocionante y especial. Pero el caso de las hermanas Mackenzie, Macy y Madeline Garrison era aún más único.

De todos los nacimientos de trillizos que se conocen, el de ellas es el segundo en el que dos de los niños eran gemelos siameses; para ser exactos, estaban unidos al nacer. A pesar de las adversidades, Macy y Mackenzie sobrevivieron luego de vivir unos muy difíciles primeros días después de nacer.

Lamentablemente, su madre biológica no podía cuidar de ellas, por lo que fueron adoptadas por Darla y Jeff Garrison. Esta pareja ya tenía tres hijos pero estaban muy emocionados con la idea de que su familia se agrandara.

Decidieron separar a Mackenzie y a Macy para que ellas pudieran gozar de una vida independiente.

Para que su operación fuera menos complicada, decidieron estirarles la piel con expansores de piel. El peligroso procedimiento, tuvo una duración de 24 horas. Las niñas de tan solo 9 meses fueron separadas con muchísimo cuidado y precisión. Pero afortunadamente, la operación tuvo un éxito rotundo. Mackenzie y Macy se quedaron con solo una pierna cada una; pero obtuvieron una prótesis personalizada, por lo que esto no significa un inconveniente para ellas. Las sesiones de fisioterapia ayudarán a que las niñas sean capaces de valerse por sí mismas. Y lo más importante es que, ¡ambas están vivas!

Al pasar dos años después de la operación, Darla y Jeff adoptaron a las tres hermanas. Ahora la familia tiene ocho miembros, y viven juntos en una granja de Iowa, Estados Unidos. ¡Las niñas ya tienen hasta caballo propio! Están saludables y felices y les encanta jugar por los alrededores de la granja.

Es muy placentero saber que todo les ha salido bien, ¿no crees? Ambas niñas podrán tener una vida independiente, pero mientras crecen pueden disfrutar de sus hermanas estando juntas. ¡Este es lo que yo llamo un final feliz!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR