Este secreto japonés hará que tu hijo sea tan obediente y respetuoso como siempre quisiste

Este secreto japonés hará que tu hijo sea tan obediente y respetuoso como siempre quisiste7shares

La paternidad y la crianza son cosas realmente difíciles, si bien todo padre desea lo mejor para sus hijos y hace su mayor esfuerzo para formarlos como buenos ciudadanos, no siempre los hijos parecen ser receptivos ante todo ese trabajo duro. De hecho, hay niños que constantemente desafían a sus padres.

Por eso, es importante que todo padre conozca los distintos métodos de crianzas para que los pueda poner a prueba y así consiga que mejor se adapte a su pequeño. Hoy queremos hablarte de un antiguo método japonés que ha hecho que todos los niños en Japón sean obedientes y respetuosos con sus padres.

Si realmente te gustó esta técnica, entonces COMPÁRTELA con tus amigos, puede que ellos la necesiten poner en práctica. Tampoco olvides dejarnos tu opinión en los COMENTARIOS, aquí en Buenamente.com nos encantaría saber lo que piensas al respecto.

Cuando eres padre, los berrinches, los gritos y el llanto desesperado en público parecen estar a la orden del día.

Si bien, siempre se nos ha dicho que el trabajo de un padre requiere de mucha paciencia y constancia, eso no significa que debas aguantarte la mala conducta de tu hijo... ¡Debes corregirla lo antes posible!

En el pasado, se creía que la mejor manera de enseñarle disciplina a los niños era a través de gritos, golpes, insultos o amenazas.

No obstante, distintos estudios han comprobado que las técnicas violentas de disciplina solo agravan la situación, perjudica la relación padre-hijo e incluso puede traer más violencia.

De acuerdo a distintos expertos, el mejor método se encuentra en Japón y consiste en criar a tus hijos con base al apego.

En la actualidad, Japón es una de las mayores potencias mundiales y eso se debe precisamente a la disciplinas de sus ciudadanos, quienes están orientados a la excelente, no tolerancia al fracaso ni a la desobediencia. 

Lo más sorprendente de todo, es que este método no quiere de mayores esfuerzos.

Tan solo basta con hacer que tu hijo crezca en un hogar amoroso, donde se siente acompañado, apreciado y querido. ¡Sigue leyendo para enterarte de los detalles!

Aquí te enseñamos este método en 5 etapas:

Etapa #1: Compañía del niño.

En Japón, los primero 3 meses de crianza son de suma importancia. Durante ese tiempo, la madre pasa el mayor tiempo posible con su hijo: duerme con él, lo acompaña a todas partes y lo carga constantemente.

En todo momento, la madre debe tratarlo con muchísimo amor, cariño y paciencia.

No debe haber gritos, regaños, ni presión, esto con el fin de que el niño crezca con la idea de "soy bueno y querido". De acuerdo a los experto, esta actitud positiva reduce los berrinches en gran medida.

Etapa #2: Enseñar a los niños a valorar las cosas.

Con el fin de que sus hijos aprendan a valorar y cuidar las cosas, las madres japonesas les enseñan que está mal cuando dañan algo. En lugar de reprenderlos, ellas le dicen "lo lastimaste", de esa manera el niño no se siente agredido, sino que le da valor a su acto y empezará a ser más cuidadoso.

Según los japoneses, abordar situaciones como esas a través del apego emocional tiene un gran efecto positivo en la crianza.

Ya en esta etapa el niño debe aprender a vivir bajo las normas de la sociedad y tratará de comportarse adecuadamente para no herir a nadie.

Etapa #3: Valores familiares.

Para los japoneses la convivencia familiar es muy importante, por lo que valoran muchísimo las opiniones de los abuelos ya que son considerados la mejor fuente de sabiduría.

En Japón, la relación entre cada generación se basa en el cariño, atención y respeto.

Etapa #4: Ejemplo personal.

Los expertos han reconocido que la mejor manera de educar a los hijos es dando el ejemplo y es eso precisamente lo que hacen los padres japoneses, quienes invitan a sus hijos a actuar como ellos.

Ya para este momento, el apego que tiene el niño con su padre y madre es tanto, que buscará actuar como ellos sin necesidad de obligarlos.

Etapa #5: Respeto.

Esta etapa consiste en respetar la opinión y los sentimientos del niño. A diferencia de lo que se cree, en esta cultura los pequeños no son presionados ni avergonzados.


Toda la educación está basada en la paciencia, la tranquilidad y, sobre todo, en la actitud amorosa.

Y tú, ¿qué piensas sobre este método de crianza? ¿Conoces alguno mejor?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR