Ex-Chef de la Reina Isabel II revela qué es lo que ella come... por eso ha vivido tanto

Ex-Chef de la Reina Isabel II revela qué es lo que ella come... por eso ha vivido tanto30shares

La Reina Isabel II es una de las monarcas regentes más longevas de la historia del Reino Unido y del mundo, ahora que cumplirá 92 años en el 2018. Si bien ella ha hecho grandes cambios durante su reinado, hay una cosa que la ha mantenido durante décadas: ¡sus preferencias alimenticias! O, al menos, eso declaró su ex Chef Real.

De acuerdo con lo reportado al Daily Mail, la Reina recibe una lista de sugerencias de menú dos veces a la semana y ella marca las que más le apetecen.  ¿Y cuáles son? Descuida, aquí en Buenamente.com estamos más que contentos de compartir con nuestro lectores todo aquello que se conoce sobre la gobernante más famosa del mundo.

Intenta tomar consejo de este increíble menú ya que, después de todo, es esto lo que ha hecho que Isabell II sea la reina más saludable y longeva del mundo. Si realmente te gustó esta dieta, entonces COMPÁRTELA con tus amigos. Tampoco olvides dejarnos tu opinión en los COMENTARIOS.

1. Antes del desayuno: un té y una galleta

Como buena inglesa, la reina  Isabel comienza su día por la mañana con una taza de té "Earl Grey", recién hecho, sin añadirle azúcar. Ella también suele acompañar su té con algunos bizcochos y galletas.

2. Desayuno: cereal y pan tostado

El desayuno típico de la reina incluye fruta de la temporada y cereales frescos. A veces, come tostadas untadas con mermelada y, en ocasiones muy especiales, se sirve huevos revueltos con salmón ahumado y trufas.

Según su ex chef, solo disfruta de trufas frescas en Navidad, cuando son enviadas como regalo

No todo el tiempo consume exquisiteces, no en vano tiene fama de ser muy austera y ahorrativa.

3. Antes del almuerzo: un vaso de ginebra

Aparentemente, a Su Majestad le gusta tomar un cóctel antes del almuerzo: un ginebra y un dubonnet con mucho hielo y una rodaja de limón.

4. Su almuerzo (y cena) es sin almidón

La Reina tiene su almuerzo servido a la 1:00 p.m. Por lo general, consiste en pescado, como una suela de Dover a la parrilla, en una cama de espinacas o con calabacines, o un simple pollo a la parrilla con una ensalada.

La Reina tiende a evitar los alimentos con almidón la mayoría de los días

Por lo que no aparecen las pastas, el arroz o las papas en el menú...

5. En la tarde: Té con tortas y sándwiches

El té de la tarde a menudo viene con un bizcocho de miel y crema, así como pastel de galletas de chocolate, el cual adora Su Majestad.

Según el ex chef McGrady, hay dos tipos de sándwiches que son obligatorios para la tarde: el de pepino con salmón ahumado y el de huevo con mayonesa o el de jamón y mostaza, sin corteza. 

Además, la Reina disfruta de su "centavo de mermelada": pan con mantequilla y mermelada cortada en pequeños círculos del tamaño de un centavo.

6. Cena: Bistec bien hecho

La reina Isabel II prefiere la carne de las granjas locales para la cena. Su favorito es un bistec gaélico, servido con una salsa de champiñones, crema y whisky.

También ama los asados ​​los domingos y, de vez en cuando, come cordero, rosbif y urogallo

Cualquiera sea el tipo de carne que consuma, debe servirse bien cocida. El plato principal es seguido por fresas o duraznos, cultivados en sus invernaderos en el Castillo de Windsor.

7. Después de la cena: una copa de champán

Algunas fuentes afirman que la reina Isabel II termina su día con una copa de champán.

Esta champaña es probablemente elegida entre las ocho marcas (por ejemplo, Bollinger, Lanson y Krug), que han recibido garantías reales

Las garantías reales indican que los productos son proporcionados especialmente a un miembro de la familia real.

8. El chocolate como placer culpable

McGrady, el ex chef real, menciona que a la Reina le encanta el chocolate e incluso la llama "adicta al chocolate". Su tipo de chocolate favorito es el chocolate negro, "cuanto más oscuro, mejor".

Como ves, la dieta de la Reina no es tan estricta

¿No te gustaría probarla alguna vez?

¿Pero qué tal si vemos qué comen los otros miembros de la realeza inglesa?

Según se dice, el príncipe Felipe es un amante del buen comer

El ex chef real Darren McGrady afirma que uno de los platos preferidos del duque de Edimburgo son los filetes gaélicos y el bistec Diane. Ahora en sus 90, se dice que el príncipe sigue una dieta baja en carbohidratos, aunque todavía disfruta ocasionalmente del alcohol.

Uno de los platos favoritos del príncipe Guillermo es la lasaña

Al parecer, la lasaña y el pollo asado son la debilidad del futuro rey de Inglaterra. No le gusta demasiado el picante, a diferencia de su esposa. Tanto él, como Kate, son fanáticos de las palomitas de maíz.

La duquesa de Cambridge es una comensal muy saludable, aunque siente debilidad por la comida hindú y picante

Sin embargo, es muy disciplinada, y ha renunciado a las golosinas en favor de saludable batidos de bayas. Es conocida por hacer su propia mermelada y conservas.

Cuando Enrique era un niño, él y su hermano mayor, Guillermo, eran fanáticos de los pudines

Les encantaba el roly-poly, un postre de bizcocho esponjoso relleno de mermelada y el pudín de verano, un plato de bayas introducidas en una masa de pan.

Meghan Markle no solo es una excelente cocinera, sino que también crea sus propias recetas y le encanta probar cosas nuevas

A Meghan le encanta la pasta, los desayunos de frutas, las papas fritas, el pollo rostizado al limón y el sushi. Y, por supuesto, una buena copa de vino.

La difunta princesa Diana era conocida por ser muy saludable, evitaba los carbohidratos y la carne roja, y prefería el pollo escalfado y los pimientos rellenos

Pero también se afirmaba, por otro lado, que era bastante golosa, de allí sus episodios de bulimia. La amada princesa gozaba de un postre británico muy popular, el budín de pan con mantequilla y también era adicta a la crème brûlée.

El Príncipe de Gales es famoso por su amor por los productos orgánicos y sostenibles

 Come pescado y frutas y verduras de cosecha propia de las haciendas reales, pero evita los calabacines y el ajo. También se sabe que Carlos disfruta de un whisky o dos.

Camilla, su mujer, prefiere platos sencillos y elaborados con ingredientes frescos, a menudo de su propio jardín

La pareja real prefiere comida clásica inglesa y carne de origen local. Su idea de una golosina son los bizcochos de lavanda. A diferencia de Diana, no le gustan los pimientos.

Ana es muy moderada y, como muchos miembros de la realeza, sale a cenar con cierta regularidad

La princesa Ana tiene una afición por los arenques, a juzgar por una carta que envió a Fortune Kippers, una compañía de 140 años de Whitby, Yorkshire, Inglaterra, en la que elogiaba sus productos.

Entre los antepasados de Isabel II, la reina Victoria (regente desde 1837 a 1901) era conocida por amar la comida y comer muy rápido

Consumía cuatro comidas al día (desayuno, almuerzo, té y cena) con una dieta abundante en carne, que era común entre los ricos en la época victoriana. Victoria se decantaba por los postres, como el bizcocho de Victoria, el chocolate y el helado, y su bebida favorita era un vaso de clarete y whisky.

Por su parte, Enrique VIII (regente desde 1509 a 1547) era famoso por ser extremadamente goloso...

Sus banquetes reales eran abundantes y con mucha carne, sin embargo, el Rey también amaba la fruta, especialmente los albaricoques, la mermelada de membrillo y los pasteles de naranja, y los vegetales como las alcachofas. Sentía predilección por las lampreas cocidas (un tipo de pescado) y la crema de almendras.

Y tú, ¿qué opinas al respecto? ¿Será que ese el secreto de la longevidad en esta casa real?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR