Fue Horrible Descubrir Qué Hizo Este Hombre Con Su Hija Después de Encerrarla 24 Años

Fue Horrible Descubrir Qué Hizo Este Hombre Con Su Hija Después de Encerrarla 24 Años1.3kshares

Nadie sospechaba lo que pasaba en el sótano, pero ella tuvo 7 nietos con su propia hija.

Esta historia es algo horrible y tan real que desearíamos con todas nuestras fuerzas que fuera algo salido de una película de terror. Incluso así, desearíamos que fueran hechos suscitados en épocas antiguas, pero es una historia contemporánea. Lo único que nos queda de consuelo es que el padre estará encerrado de por vida. 

Este señor encerró a su hija de 18 años en el sótano en seguida de su casa, donde no vería el exterior nunca más. Fue entonces que fue violada más de 3 mil veces, durante 24 años, y ahí tuvo a los hijos-hermanos de su padre. Este caso lo conoció el mundo entero, donde todos quedaron horrorizados.

Lo más impactante de el "caso Fritzl" es que no fue algo que pasó en la antigüedad. Todo esto empezó en 1984.

La familia de Josef Fritzl siempre tuvo problemas familiares, ya sea por dinero, o infidelidad de su padre a su madre. Cuanto Josef tenía 4 años, su padre huyó, y fue hasta años después que supieron que murió en combate junto a los alemanes en la segunda guerra mundial.

Estos problemas tuvieron sus efectos en Josef. 

Su madre lo mordía y pateaba hasta que él quedaba en el suelo sangrando. Adelheid Kastner, su psiquiatra nos reveló eso.

No sólo su hija fue la única que sufrió bajo el encierro de este monstruo, también supimos después que su madre fue encerrada en el ático por 20 años. 

El cuarto fue tapiado con ladrillos para no dejar entrar la luz. Después de un tiempo sucumbió a la muerte.

La esposa de Fritzl nunca pensó nada malo de lo que pasó con su suegra.

Cuando Josef se graduó, consiguió trabajo de ingeniero. Se casó con una chica llamada Rosemarie, muy tímida.

Josef fue condenado a 18 meses en prisión por violar a una mujer local. Todo parecía normal antes de esto. Pero intentó violar a otra mujer después de salir.

Esto no fue suficiente para que Rosemarie se separara de Josef. No sólo lo perdonó múltiples veces, sino que lo llevó de regreso a casa. Él no apreciaba estos gestos.

Josef maltrataba a su mujer de manera física y psicológica. Le decía que tenía sobrepeso en todo momento, a veces no le daba de comer, e incluso la amenazó de correrla de la casa.

Cuando arrestaron a Fritzl en el 2008, Rosemarie siguió recibiendo cartas que suplicaban perdón. "Sé que aún me ama, porque ella siempre ha tenido fe en mi," dijo Josef.

Elizabeth Fritzl, una chica tímida y tranquila, nació en 1966. Esto sirvió a su padre Josef para que abusara de ella desde que tenía 11 años.

Por estos abusos ella huyó a Viena con un amigo en 1983. Sin embargo, fue regresada a casa de sus padres con ayuda de la policía.

Josef mintió para que la regresaran, mencionando que tomaba drogas y alcohol, y que no confiaba en sus amigos.

El verdadero abuso comenzó, y no pararía por 24 años.

Un 29 de agosto de 1984, el padre de Elizabeth le pidió ayuda para mover una puerta al sótano.

Lo que ella no sabía es que ahí se escondía su cárcel por un tiempo muy largo. Cuando llegaron, Josef la dejó inconsciente usando un trapo con cloroformo, y la metió en el lugar. 

Ella no sabía que no volvería a ver la luz del sol por 24 años.

Su madre estaba preocupada, e intentó buscarla con una denuncia policíaca. Pero Josef se aseguró de crear un rumor de que un culto se la había llevado de su casa.

Una carta misteriosa llegó después de un mes de desaparecer. 

Decía que Elizabeth estaba bien, y que no la siguieran buscando. La realidad es que ella estaba en el sótano, siendo violada todos los días.

En este período de 24 años, su hija Elizabeth dio a luz a siete hijos-nietos. En 1996 confesó que hubo un par de gemelos, pero uno de ellos tuvo problemas para respirar, y Josef no lo llevó al hospital. Murió a los pocos días, pero el padre se encargó de cremar el cuerpo.

Menos de la mitad de los niños lograron salir de ahí. Josef Fritzl los dejó con una carta falsa firmada a nombre de Elizabeth, pidiendo que los cuidaran.

Josef y Rosemarie pudieron cuidar a los niños, pero eran visitados por asistentes sociales constantemente. Por alguna razón logró mantener este oscuro secreto. 

Aquí hay un diagrama del cuarto que fue transformando por 10 años para Elizabeth.

El sótano estaba asegurado mediante un código que sólo Josef conocía, por lo que Elizabeth no tenía oportunidad de huir. Cuando ella se negaba a tener sexo con su padre, castigaba a los niños sin comida ni luz.

Entre otras amenazas, Josef decía que iba a abrir el gas para que se asfixiaran. La policía nunca encontró ninguna línea de gas.

La chica vio una oportunidad después de 24 años y ser violada más de 3,000 veces. Este día tendrían libertad.

Kerstin, su hija-nieta mayor tuvo que ingresar al hospital porque tenía una enfermedad grave. Elizabeth aprovechó esta oportunidad para dejar una nota en el bolsillo de su hija pidiendo rescate. Esto logró que la policía fuera alertada, y la buscaron.

Fritzl se vió en un apuro, y dejó salir a su hija Elizabeth por primera vez en 24 años.

Ella fue interrogada, pero Elizabeth no quiso hablar hasta que le aseguraran que su padre sería encarcelado. Ahí fue cuando dejó todo salir, y todo el mundo supo sobre el caso.

Josef Fritzl fue encarcelado en el 2008 por asesinato, violación, incesto y esclavización. No sólo recibió cadena perpetua, sino que también entró a terapia psiquiátrica.

Elizabeth también tuvo que recibir terapia, junto a sus 7 hijos. Rosemarie los acompañó al ser alojados en una clínica donde recibieron tratamiento médico y psicológico, aislados de los peligros del exterior.

Les permitieron comenzar su vida desde cero con nuevas identidades.

No sólo necesitaron terapia psicológica, sino que Berthold Kepplinger, jefa de la clínica donde estaban internados, dijo que los niños necesitarían terapia para adaptarse a la luz después de vivir sus vidas encerrados por completo.

Poco a poco, después de ataques de ansiedad, pánico y peleas, han podido salir adelante.

En el 2009 un paparazzi británico entró a la cocina de Elizabeth, lo que causó que tuviera un colapso nervioso.

Después de esto, Elizabeth y sus 6 hijos han vivido en soledad en una aldea sin nombre al norte de Austria.

Christine, cuñada de Elizabeth, nos contó en 2010 que ella y sus hijos se han recuperado bastante bien. Puede hacer compras en el exterior, y hasta conduce. Tiene una relación con su guardaespaldas.

En el 2013, el sótano donde vivió Elizabeth por 24 años fue lleno de concreto para que nadie entrara nunca más.

En el 2016 la casa fue vendida por 160,000 euros. Se convertirá en apartamentos, pero nada podrá borrar las monstruosidades que se suscitaron en esos muros

¿Qué te parece esta horrible historia?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR