Gabriel el niño asesinado por su madrastra que ha conmovido a España y el mundo.

Gabriel el niño asesinado por su madrastra que ha conmovido a España y el mundo.4shares
Nada justifica un asesinato y mucho menos si el afectado se trata de alguien que apenas empieza a vivir. Cuando nos enteramos de este tipo de casos la rabia y la impotencia nos inundan y no podemos evitar llenarnos de un gran odio hacia quien hizo tal daño. Y, por supuesto, ante quienes tienen el poder de juzgar a través de las leyes y no lo hacen. Es por eso que muchas personas en el mundo protestan y luchan en apoyo a penas verdaderamente justas, para muchos, como lo es la pena de muerte. Y este es precisamente el castigo que los españoles piden a gritos para la autora de este terrible delito. 

Se trata de Gabriel Cruz, un pequeño niño de 8 años de edad, quien disfrutaba de sus vacaciones y un día de tantos estando en casa de su abuela, en el pequeño poblado de Las Hortichuelas -una zona del Parque Natural del Cabo de Gata- decidió pasar el día en casa de otros familiares para jugar con sus primos. Nadie habría imaginado que este sería el fin de sus días, pues esa fue la última vez que sus familiares pudieron ver su gran sonrisa. Y así fue como esta tranquila localidad al sur de España, se convirtió en el escenario de un monstruoso hecho que tiene al mundo entero llorando por la dolorosa perdida de este pequeño inocente.

Todo ocurrió el 27 de febrero a las 3:30 de la tarde...

Cuando el pequeño Gabriel dejó la casa de su abuela paterna y se fue caminando a 100 metros hasta llegar a la casa de sus primos en Las Hortichuelas, Níjar, en Almería, al sureste de la península ibérica. 

¡Esa fue la última vez que lo vieron sonreír!

Su familia no notó su desaparición hasta 3 horas después...

Después de largas horas, fue a las 20:00 horas del día 27 de febrero, que la familia puso la denuncia debido a la ya confirmada desaparición del Gabriel. Fue entonces cuando la Guardia Civil española inició una exhaustiva búsqueda por la zona para encontrar rastros del pequeño niño.

Los españoles unieron fuerzas para pedir por el regreso de Gabriel a casa. 

Sus padres, Patricia Ramirez y Ángel Cruz, en compañía del resto de sus familiares, y de la esposa de su progenitor, Ana Julia Quezada, se pronunciaron a través de principales medios del mundo para suplicar el regreso del pequeño desaparecido. Incluso ofrecieron una recompensa de 10.000 euros, para las personas que ofrecieran información sobre el paradero de “el Pescaíto”, como solían llamarlo en casa.

Fueron 12 días de mucha desesperación...

Pero, finalmente el pasado domingo 11 de marzo, se encontraron los restos del menor en el maletero del coche de Ana Julia Quezada, su madrastra .

La sospecha...

Las autoridades sospecharon de la posible implicación de Quezada en el caso, desde el día 03 de marzo, cuando la mujer entregó a la policía una camiseta de Gabriel asegurando que la había hallado en una zona que ya había sido rastreada varias veces por los encargados de la búsqueda.

La prenda estaba en el Barranco de las Águilas, en Las Negras (Almería). Agentes de la Guardia Civil, perros, helicópteros, voluntarios, bomberos y buzos, buscaron nuevamente en el lugar, pero no dieron con otra pista.

Sus primeras declaraciones también encendieron las señales de sospecha: 

La sospechosa aseguró haber perdido su teléfono justo cuando la policía se lo pidió para realizarle las pericias pertinentes. Luego dijo haberlo encontrado, pero cuando la Guardia Civil volvió a solicitarlo declaró haberlo perdido nuevamente. La policía se dedicó a vigilarla durante semanas, hasta descubrir una dolorosa verdad.

Luego de entregar la camiseta a la policía, Quezada se mantuvo cerca de su pareja y hablaba de cómo era el pequeño Gabriel y se mostraba muy dolida por la desaparición de su hijastro.

Estas fueron sus palabras a través de una cadena de la televisión española:

“Justamente ese día (el 27 de febrero) le habíamos dicho a Gabriel, a la hora del desayuno, que si veía a algún extraño corriera y, mira tú por dónde, justo hoy ha desaparecido (…) Él no se va con nadie que no conozca”, afirmó.

Sin embargo, sus palabras quedaron en el olvido una vez que la Guardia Civil observó cómo sacaba un bulto de un pozo. La siguieron hasta una finca propiedad de la familia, y en el lugar fue vista mientras sacaba de un pozo el cuerpo del niño de 8 años, envuelto en una manta, el mismo que luego colocó en el maletero de sul auto.

Fue entonces cuando la policía confirmó sus sospechas y siguió su rastro...

La Guardia Civil procedió a interceptar el vehículo de color gris en el que transportaba el cuerpo sin vida del menor, justo en la localidad de La Puebla de Vícar, a 43 kilómetros de Níjar, lugar en el que Gabriel fue visto por última vez.

Quienes pudieron presenciar la detención, revelaron que cuando la policía levantó la manta que se encontraba en el maletero y dijeron “afirmativo”, ya la mujer estaba detenida. Los agentes no pudieron evitar sentir dolor, por lo que se abrazaron y rompieron en llanto.

“¡No he sido yo! Yo he cogido el coche esta mañana.”

Esto fue lo que se le escuchó decir a Quezada en el momento en que fue detenida por la policía.

Durante la autopsia del pequeño Gabriel, se descubrió que éste había sido estrangulado el mismo día de su desaparición y Ana Julia Quezada es la principal sospechosa de este abominable hecho.

¿Qué la llevaría a cometer semejante monstruosidad? 

El Periódico, reportó que las investigaciones sospechan de que la causa estaría relacionada a “problemas emocionales vinculados a los sentimientos de celos con su pareja”.

Otra razón por la que fue considerada sospechosa fue que pidió en varias ocasiones que subieran el monto de la recompensa que ofrecían a cambio de dar información que ayudara a encontrar al menor.

Quezada es oriunda de la República Dominicana, y tenía 20 años viviendo en España.

Durante la investigación la policía confirmó que en 1996, la hija de la sospechosa de 7 años de edad había muerto a causa de una caída desde un balcón. La Guardia pidió reabrir este caso para analizar los datos de la muerte de la niña. Por otro lado, la otra hija de la detenida, de 24 años de edad, ingresó en horas de la noche del domingo a un hospital de Burgos sufriendo una terrible crisis de ansiedad.

Otros datos recaudados de la investigación revelaron que la mujer no se la llevaba bien con los familiares de su pareja. “Carmen (la madre de su novio) no la tragaba, no le gustaba nada, y es una mujer de armas tomar, a ella no le gustaba que tuviera tanto control sobre su hijo”, aseguró a El País, una persona cercana a ambas.

La madre de Gabriel dio declaraciones...

Patricia Ramírez, se dirigió al país a través de la cadena radial 'Onda Cero' luego de que se diera a conocer el resultado de la investigación. Y después de agradecer a todos los que la apoyaron en la búsqueda, dijo:

“No quiero que todo termine con la rabia que esta mujer ha sembrado. Me gustaría que terminara en ese mar de gente que se ha movido: todos por Gabriel”.

Además dijo que desea que “en memoria de “Pescaíto” , que “no se extienda la rabia."

Pidió que "no se hable más de esta mujer y que queden las buenas personas”, refiriéndose a Ana Julia Quezada, pareja del padre de su hijo.

Los medios españoles aseguran que la investigación seguirá, pues hasta le momento se cree que la mujer actuó sola, pero no descartan la posibilidad de que hayan otros implicados en el hecho..

Por ahora nos quedamos con la frase de su madre:

“Aunque no haya habido final feliz; el pescaíto se nos va nadando hacia el cielo.”

¿Cuál crees que sería el mejor castigo para este tipo de hechos? COMENTA y no olvides COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR