Si Quieres Sentirte Realizado, No Hagas lo que te Hace Feliz

Si Quieres Sentirte Realizado, No Hagas lo que te Hace Feliz89shares

Hay un conocido escritor de cómics en internet llamado Matthew Inman. Si has pasado bastante tiempo navegando por la web, podrías conocerlo por su creación, The Oatmeal.

Desde 2009, ha estado creando cómics locos y estrambóticos en su propio estilo. Aquí tienes algunos de los más populares:

Este artista dedica su tiempo a crear cómics, recauda dinero para causas benéficas y vive la vida en sus propios términos. Por muchos puntos, dirías que él "lo logró" y que es feliz.

No mucho…

En uno de sus cómics más recientes, dice justo al principio:

“No soy una persona feliz.”

A su manera única, aborda el problema con la idea de la felicidad. Vamos a revisar los puntos principales aquí, pero echa un vistazo a su cómic para escucharlo directamente de su boca.

1. La felicidad no es binaria

La gente piensa que la felicidad es algo que tú sientes o no sientes. Es lo que enseñamos a nuestros niños desde el primer día.

Nos sentimos:

  • felices,
  • tristes,
  • molestos,
  • atemorizados,
  • preocupados, etc

Es más fácil de esa manera.

La felicidad se vuelve mucho más importante cuando nos hacemos adultos.

La felicidad se convierte en el objetivo final. Estamos incompletos si no somos felices. ¿Por qué cambia? ¿Por qué se vuelve tan importante? Aún no lo sé.

Pero he aquí el secreto:

La felicidad no es binaria, es temporal. Es un estado. La entendemos bien cuando somos niños y la entendemos completamente mal como adultos.

La felicidad es efímera. Está destinada a ir y venir. Estamos destinados a estar felices, tristes, molestos, asustados y preocupados. Es lo que nos hace dolorosamente humanos.

La felicidad no es la imagen completa, pero completa la imagen.

Deja de buscar la felicidad tanto. Eso simplemente le suma más a las cosas pesadas y negativas.

2. No todo se trata del viaje

El viaje es otro cliché cansado que a menudo se combina con la felicidad.

En la felicidad, la gente se divide en dos campos:

  • Es el destino, o
  • Es el viaje.

La gente viaja a través de la vida, tratando de alcanzar un destino. Se trata o de lo que se siente al hacer el viaje, o del santo grial al final del mismo.

Pero no es ninguno de los dos.

Nos venden esta idea porque es lo que queremos creer sobre el mundo.

Pero sabemos lo contrario.Sabemos que el viaje es más accidentado de lo que debería ser. Seremos rechazados más veces de lo que podemos imaginar. Vamos a renunciar y comenzar de nuevo más veces de lo que importa para seguir la cuenta.

Todo sea por la felicidad.Nos decimos, sólo un intento más. Sólo una llamada más. Sólo un paso más.Todo el tiempo podríamos estar caminando a través de carbones ardientes, a través de nuestro propio infierno personal.Es completamente infeliz, pero seguimos haciéndolo. Seguimos sometiéndonos a esta locura. No tiene sentido.

¿Por qué hacemos cosas que nos hacen infelices?

Eso me lleva al siguiente punto.

3.  La plenitud no viene de la felicidad, viene de...

El sufrimiento. Sí, ya sabes, ese estado realmente doloroso.

Para responder a tu pregunta, considera lo siguiente:

  • Si la ignorancia es dicha (felicidad), la iluminación es sufrimiento.

Hay un montón de cosas malas que suceden en el mundo en este momento. Somos alimentados con una dieta de miseria a través de los medios de comunicación. A veces, tenemos que retirarnos de esta dieta y consumir algo saludable de nuevo.

Pasamos tiempo con la familia. Reflexionamos. Pero no crecemos. Sin estímulos externos, no tenemos ninguna razón para adaptarnos. Si no nos adaptamos, no encontramos nuevas formas de mejorar.

Tarde o temprano, tenemos que volver al mundo real y reanudar nuestra dieta de sufrimiento.

Pero no todo es malo. El sufrimiento no significa necesariamente titulares de noticias deprimentes. Puedes elegir tu propio sufrimiento. Haz tu vida un 1% más difícil y crecerás.

  • Cuando cometemos errores, sufrimos.

El sufrimiento se trata de aprender. Se trata de experimentar. Se trata de sangrar y rechinar los dientes.

Se trata de cometer errores.

La felicidad a menudo es satisfacción. Es difícil cometer errores cuando estás feliz. Cuando estás contento con la vida, estás feliz con ella "tal cual".
No te preguntas, "¿qué pasa si?"

Tu apetito por el riesgo crece. Tu apetito por el sufrimiento crece. Te vuelves más infeliz pero te sientes más satisfecho.

Es el punto de vista del logro. Escoges el uno o el otro.

Pero debes elegir uno Y el otro, aunque no los dos al mismo tiempo.

En la vida nos toca tomar decisiones y aún así no es binaria. ¿Recuerdas lo que dijimos al principio?

Algunos días, querrás sufrir. Querrás pasar todo el día trabajando profundamente en tu novela, tu libro, tu escritura, tu música, tu arte.Otros, quieres caminar sin rumbo por el parque y olvidarte de los problemas del mundo.

Eso está bien. Mientras todos buscamos la plenitud, también queremos ser felices. Podemos tener ambos, sólo que no al mismo tiempo.Es tu vida. Depende de ti cómo quieres dividirla. Cuánto quieres pasarla felizmente inconsciente y cuánto quieres pasarla sufriendo en el nombre de tu trabajo.Mereces ser feliz, pero también mereces saber cómo sentirte pleno.

¿Qué elección tomarás hoy?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR