INCREÍBLE: Esta Madre se Desmaya al Descubrir lo que Su Hija Había Traído a Casa (FOTOS)

INCREÍBLE: Esta Madre se Desmaya al Descubrir lo que Su Hija Había Traído a Casa (FOTOS)11shares

En un mundo tan lleno de crueldad animal, resulta refrescante -y casi esperanzador- escuchar historias donde personas que deciden ayudar a un animal en peligro y le brindan una segunda oportunidad de vida.

En México, específicamente en la Ciudad de Guadalajara, hay un gran número de animales callejeros, sobre todo perros y gatos. Algunos de ellos inclusive han sido abandonados por sus dueños por el simple hecho de tener una enfermedad o defecto físico.

Eso fue lo que le ocurrió a "Abi" una adorable gatita que fue abandonada en un callejón, padeciendo del hambre y frío. La gata caminaba con dificultad y estaba tan mal alimentada que se podían ver sus huesos pegado al pelaje. Ella pasó noches difíciles, huyendo de perros que intentaban alimentarse de ella.

 Esta gatita fue encontrada por una niña de 11 años que pasaba por el vecindario. 

Ella había escuchado un extraño ruido, como una explosión, así que decidió revisar una caja de fusibles que había cerca del poste de electricidad. Entonces un fuerte olor a pelo quemado llamó su atención y se dio cuenta que algo había provocado un cortocircuito.

¡Lo que encontró la sorprendió! 

Se trataba de Abi quien, tratando de huir de los depredadores, se había escondido dentro de la caja de fusibles, terminando con sus dos patitas delanteras completamente quemadas. Afortunadamente, la niña decidió ayudar al animal, tomándolo con extremo cuidado usando una bufanda.  

Así fue como decidió acudir ante su mamá

De nombre Angélica Fuentes, para ayudar a la gatita. No obstante, la madre se desmayó al ver el estado crítico de la gata: Las quemaduras de las patas y piernas estaban infectadas, haciendo que desprendiera un terrible hedor. Por fortuna, tanto la mujer como la gata, pudieron ser atendidas. Angélica pudo volver a casa en pocas horas, pero Abi tenía que ser operada para apuntarles las piernas, ya que de lo contrario la infección podría acabar con su vida.

Gracias al buen trabajo de los veterinarios, la operación resultó ser un éxito y pudieron salvar la vida de Abi.

Después de 30 días de recuperación, la niña pudo llevarse la gatita a casa.

Al principio la familia se sentía incómoda al estar con la gata "de dos patas"

Pero al pasar el tiempo se dieron cuenta de que era como cualquier otra mascota. Y con unos meses de amor y cuidado, Abi se encontró completamente sana y con su pelaje de vuelta.

Hoy por hoy, Abi tiene 3 años y hace lo que haría cualquier gato:

Se pasea por toda la casa, sube y baja de los muebles y hasta despierta a los más pequeños del hogar.

"Siento pena por la gente que no valora la vida de los animales, no saben de todo el amor que se están perdiendo, nosotros sentimos eso por Abi, es una gatita llena de amor, no importa como luzca por fuera, es una parte importante de nuestra familia", concluyó Angélica Fuentes.

¿Qué opinas sobre ésta historia tan inspiradora?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR