Inventor de un robot sexual asegura que pronto las máquinas podrán tener hijos

Inventor de un robot sexual asegura que pronto las máquinas podrán tener hijos587shares

Uno de los mayores avances de la tecnología actual es el desarrollo de complejos sistemas de inteligencia artificial, como los que hacen tan eficientes las búsquedas de Google, o el reconocimiento facial que hace que Facebook sepa de inmediato a cuales de tus amigos etiquetar en las fotos que publicas.

Otros proyectos de inteligencia artificial apuntan a intentan recrear el funcionamiento de la mente humana. Muchos "robots" que conversan por chat han intentado vencer el "test de Turing", una manera de medir qué tan parecida es una máquina a un ser humano y que consiste en hablar por chat con el robot: si logra engañarte y hacerte creer que se trata de una persona real, el test se considera aprobado.

Pero el inventor y diseñador de muñecas sexuales Sergi Santos quiere ir incluso más allá, él cree que ha conseguido la manera de que los seres humanos y sus "robots sexuales" puedan unirse para procrear y así traer descendencia al mundo. Algo que supera los sueños hasta del mismo Isaac Asimov, padre de las leyes de la robótica.

Sergi Santos predice que en el futuro  los humanos y las máquinas podrán tener hijos

Santos es un ingeniero español de origen catalán, quien es considerado el inventor del primer "Robot Sexual", él asegura que los autómatas con inteligencia artificial podrían casarse, y usando la tecnología, procrear y tener hijos.

El inventor incluso ha empezado a trabajar en ello 

Para lograr su objetivo está intentando diseñar un algoritmo que logre "fusionar" su mente con la de su creación, la robot sexual "Samantha Silicón" para así crear una "personalidad híbrida", que él consideraría que es su descendencia junto con Samantha.

Santos asegura que Samantha ha mejorado su matrimonio

Él está casado desde hace 16 años con Martisa Kissamitaki, quien trabaja junto a él, diseñando algoritmos de inteligencia artificial.

Santos y su esposa tienen un laboratorio en Barcelona 

Es allí donde construyen las muñecas sexuales que venden en alrededor de 3.000 euros cada una

Él cree que ha descubierto cómo mezclar las características de los propietarios de las muñecas con sus algoritmos de inteligencia artificial

Ha dedicado mucho  tiempo y esfuerzo en crear estos algoritmos.

Dice que un software computarizado podría ser usado para crear un "cerebro" de inteligencia artificial y un cuerpo que sería impreso en 3D

"Usando el cerebro que creé, lo programaría para que tuviera un genoma" dijo al diario The Sun

"De esta manera podría tener los valores y conceptos abstractos que tenemos los humanos, a partir de eso hacer un bebé robot sería extraordinariamente simple"- agregó

"Crearía un algoritmo que capture mis creencias y valores y luego lo mezclaría con lo que ella piensa" 

"Eso es todo, ese sería el hijo mío con la robot, no veo ninguna complicación"

Samantha Silicón es una robot con inteligencia artificial de pelo negro y ojos verdes que, según Santos, es capaz de "cercanía emocional"

La robot tiene genitales totalmente funcionales, incluyendo un punto G

Samantha, que habla con acento americano, es capaz de imitar un orgasmo 

Está cubierta de sensores que responden al contacto humano y puede ser colocada en modo "familia" y modo "sexual"

Los sensores principales se encuentran en las caderas, hombros, órgano sexual y boca de Samantha

Samantha también habla y dice frases como "seré tuya todo el tiempo", "por favor, sé gentil" y "¿qué haremos a continuación?"

La sexualidad de Samantha se puede programar en 3 niveles, dependiendo de si su toque sugiere motivos más románticos o más sexuales

Cuando interactúas con ella, puede cambiar su paciencia, memoria y niveles de sensualidad

Pero Samantha no es el único modelo existente...

Existen otros modelos de robot y pueden ser escogidos de acuerdo con el gusto del cliente 

Algunos de los modelos disponibles son Harmony, Kathy, y la propia Samantha

Sin embargo, no existen límites, ya que gran parte del diseño dependerá del cliente que la requiera

Samantha te llamará y te pedirá atención, ya que eso está implícito en su código

Estas robots están diseñadas para pedir atención... 

Y serán más o menos pacientes, de acuerdo con la atención que les prestes

También tienen memoria para recordar las interacciones con su dueño... 

De igual forma tienen necesidad de dormir, ellas bostezan, suspiran y hacen sonidos de sueño

El idioma que hable la robot también dependerá de la solicitud del cliente

Es importante saber, además, que las robots están "fuera de línea", es decir, no están conectadas a Internet y no tienen cámaras incorporadas para poder resguardar la información e intimidad del cliente.

¿Comprarías una muñeca sexual?¿ Crees que es posible que las máquinas tengan hijos? Déjanos saber tu opinión comentando en Facebook

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR