La Historia de Ruperta, La Elefanta Anémica y Desnutrida de Venezuela

La Historia de Ruperta, La Elefanta Anémica y Desnutrida de Venezuela1.3kshares

Un elefante se muere de hambre lentamente en un zoológico en Venezuela y las autoridades de mismo se niegan a aceptar las donaciones que podrían salvarla. Los expertos temen que Ruperta (en la foto) esté en peligro de perecer.

La directora del Instituto de Parques Nacionales de Venezuela, Marlene Sifontes, dijo: "Hay comida, pero no hay suficiente variedad. La alimentan sólo con auyama (una especie de calabaza) y papaya, pero no cubre lo que realmente necesita".

Con 46 años debería contar con al menos dos décadas más de vida, pero está al borde de la muerte.

La historia de Ruperta y sus fotos fueron compartidas en línea, lo cual atrajo a docenas de buenas personas que se apresuraron al zoológico con comida para ella. Pero los jefes del zoológico lo rechazaron, diciendo que no podían aceptar donaciones por temor a que las personas tuvieran malas intenciones, llevando alimentos nocivos o incluso envenenados.

Se teme por su vida, las fotos lo dicen todo. 

Ruperta es una figura lúgubre en el recinto de elefantes del zoológico de Caricuao, en Caracas, capital de Venezuela.

El zoológico de Caracas sólo la puede alimentar con auyama y papaya, lo cual no cubre las necesidades nutricionales de Ruperta.


El zoológico dio a conocer una declaración que decía: "A los trabajadores no se les permite recibir donaciones, porque mientras hay gente con buenos sentimientos, hay otros con malas intenciones". Pero el zoológico rechazó las donaciones de dinero también, por razones desconocidas.

Se conoció que Ruperta fue tratada después de una caída. Aunque en el zoológico dijeron que fue un simple resbalón, los medios de comunicación venezolanos dijeron que era un desmayo causado por la desnutrición.

Signos evidentes de desnutrición que quieren ocultar.

El Ministerio del Medio Ambiente del país está preocupado por Ruperta, publicando una declaración que decía: 

"Los elefantes podrían vivir en libertad hasta los 60 años y alrededor de 65 o 70 si están en cautiverio. Ruperta tiene 46 años. Ella es un animal que se podría considerar que está envejeciendo prematuramente".
 Sifontes agregó: "Aunque el gobierno se niega a aceptarlo, Ruperta no es un caso único en el zoológico de Caricuao que está sufriendo esta condición, y este zoológico no es el único en el país". 

Afirma que la crisis económica del país ha llevado a 50 animales a morir de hambre en los zoológicos. Los jefes del zoológico dicen que Ruperta está siendo atendido por expertos.

Los elefantes pueden comer hasta 150 kilos de comida al día, generalmente hierba, hojas y corteza.

COMÉNTANOS que piensas de que dejen morir de hambre a un anima en cautiverio. COMPARTE para que todos conozcan la historia de Ruperta.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR