La vida de esta mujer dio un giro de 360 grados cuando su esposo la abandonó por gorda.

La vida de esta mujer dio un giro de 360 grados cuando su esposo la abandonó por gorda.1shares

Cada persona tiene su forma personal de enfrentar las adversidades. Pasar por momentos duros, trágicos y estremecedores es completamente inevitable. Sin embargo, hay quienes se paralizan y creen que su vida se ha acabado para siempre, quedando en un letargo indefinido; mientras que otros se activan hasta lograr cualquier cosa que se propongan. 

En el caso que veremos a continuación, Jennifer Velardi pasó por ambas situaciones, sólo que en momentos distintos de su vida. Primeramente, a raíz de que su madre cayera en un severo cuadro depresivo que terminó por llevarla a quitarse la vida, perdió el rumbo de sus actos. Fue así como optó por refugiarse en la comida, aumentando exageradamente de peso. Como consecuencia, la relación con su esposo también se deterioró, y un día él sencillamente decidió abandonarla sin mayores explicaciones.

Pero fue justamente allí cuando decidió asumir una actitud positiva; adoptando hábitos saludables de alimentación y ejercicios para que, luego de algunos meses, tanto su cuerpo como su mente y espíritu se vieran renovados, evidenciados en una apariencia física inmejorable. Ahora se siente bien por dentro y por fuera, entendiendo que su marido terminó haciéndole un favor al dejarla. Conoce los detalles de su asombrosa historia a continuación.

La joven estadounidense Jennifer Velardi ha vivido experiencias realmente extremas.

Tuvo una juventud feliz. Consiguió casarse con un chico que, hasta ese momento, creía que era el amor de su vida y todo marchaba bien. Pero, de la noche a la mañana, todo cambió, lo que ocasionó que cayera en un abismo del cual no encontraba la salida.

Su madre era uno de los pilares fundamentales de su vida.

Compartían prácticamente todo juntas. A pesar de ello, por diversas razones, su progenitora comenzó a padecer de una fuerte depresión, la cual fue empeorando con el tiempo hasta el punto de llevarla a un momento crítico en el cual decidió quitarse la vida.

Cuando ella decidió suicidarse, Jennifer quedó completamente devastada.

Fue así como decidió buscar refugio en la comida, lo que la llevó a ganar kilos de manera desproporcionada. 

Confesó que emocionalmente fue un período demasiado difícil para ella.

“Fue muy difícil. Mi madre tenía una depresión severa y yo estaba constantemente preocupada por ella. Cuando murió, comencé a comer mucho para calmar mis miedos y ansiedades. Dormía todo el tiempo y me sentía completamente vacía”.

Nunca fue delgada, pero aumentó exageradamente de peso en muy poco tiempo.

De hecho, se caracterizaba por su curvilínea figura. Sin embargo, su cuerpo se deformó por completo debido a su obesidad.

¡Llegó a pesar cerca de 115 kilos!

Todo su mundo se derrumbó, incluyendo su matrimonio. Lo más lamentable es que no se dio cuenta de lo que pasaba a su alrededor sino hasta que fue demasiado tarde.

La relación con su marido se deterioró considerablemente.

Jennifer confesó que su esposo David la trataba muy mal y jamás la apoyó en todo ese duro período por el cual atravesó. Comentó: “Su comportamiento me hacía sentir poco querida, desvalorada, y muy poco atractiva”.

Fue entonces cuando su esposo decidió abandonarla en secreto.

Le dijo que iría a visitar a unos familiares en República Dominicana y regresaría a los pocos días. Pero jamás sucedió.

El muy descarado le notificó por correo que nunca más volvería a verlo.

Los primeros días, Jennifer se preocupó pues pensó que podía haberle ocurrido algo malo. Siguió pasando el tiempo sin recibir ni una llamada o noticia sobre su paradero. Hasta que al fin le llegó un correo donde él mismo le dijo que la abandonada para siempre.

En ese momento, Jennifer decidió que no llevaría más una vida miserable.

Su nueva realidad la obligó a tomar las riendas de sus actos y salir adelante sola; comenzando precisamente con su condición de salud.

A los pocos meses, pudo presumir de una completa transformación.

Dio un giro de 360 grados.

Inició una rutina compuesta por una dieta saludable, ejercicios y mucha actitud positiva.

Lo que rápidamente le trajo buenos resultados.

La diferencia entre su "antes y después" es abrumadora.

Su sonrisa emite una energía distinta.

Su empeño y dedicación renovaron sus ganas de vivir.

A pesar de haber alcanzado sus objetivos originales, no quiere retroceder ni por un momento.

Al ver estas imágenes, su esposo debe estar muy arrepentido de lo que hizo.

No lo extraña pero espera que, al ver su transformación, haya aprendido la lección.

Más bien le agradece pues fue su abandono lo que la hizo reaccionar del letargo que vivía.

¡Sentirse bien no tiene precio! Gracias a Dios que Jennifer supo darse cuenta de eso a tiempo.

“Creo que mi madre estaría muy orgullosa de mí. Finalmente lo que logré fue retomar el control de mi vida y de mi salud. Su mayor deseo era verme feliz”.

¿Qué te parece esta asombrosa transformación? COMENTA y COMPARTE esta alentadora historia con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR