Las Personas que Hablan Consigo Mismas son Genios

Las Personas que Hablan Consigo Mismas son Genios338shares

Yo hablo mucho conmigo mismo. Y no me refiero sólo en la privacidad de mi casa. Hablo conmigo mismo mientras camino en la calle, cuando estoy en el trabajo e incluso cuando hago las compras. Pensar en voz alta me ayuda a materializar mis pensamientos. Y es de gran ayuda para darle sentido a las cosas.

Pero también me hace lucir como un demente. Los locos hablan solos, ¿no? Ellos conversan con las voces dentro de sus cabezas. Y si las personas notan que hablas solo inmediatamente piensan que tienes un trastorno mental.

Bueno, eso está mal. Resulta que hablar contigo mismo es una señal de genialidad.

En un estudio, los psicólogos Daniel Swigley y Gary Lupyan plantearon la hipótesis de que hablar con uno mismo era realmente beneficioso.

Y si te pones a pensarlo, es obvio. Las personas más inteligentes en la tierra hablan consigo mismas. Mire los monólogos de los más grandes pensadores. ¡La poesía! ¡La historia! Aparentemente Albert Einstein solía repetir sus oraciones para si mismo.

Hablar contigo mismo hace que tu cerebro trabaje con mayor eficiencia.

En un experimento, Swigley y Lupya dieron a 20 personas el nombre de un objeto (como un pan o una manzana) el cual tenían que encontrar en el supermercado. Durante el primer ensayo, los participante debían guardar silencio. En el segundo ensayo, repitieron el nombre del objeto en voz alta mientras lo buscaban.

Los sujetos de prueba encontraron el objeto con mayor facilidad cuando repetían para si mismos el nombre del objeto durante el ensayo. Repetir las cosas en voz alta ayuda a la memoria. Por lo tanto, hablar contigo mismo hace que sea tangible lo que quieres alcanzar, siempre que sepas lo que necesitas. Y, en este caso, también era útil estar familiarizado con la apariencia del objeto.

De acuerdo con Lupyan: Hablar contigo mismo no siempre es útil si no sabes como es el objeto. Es más, en este caso, no tiene ningún efecto y te hace actuar más lento. Por otro lado, si sabes que las bananas son amarillas y que tienen una forma particular, al repetir ese nombre, estás activado propiedades visuales en tu cerebro que te ayudan a encontrarlas.

Pensar en voz alta ayuda a organizar tus pensamientos e ideas.

Lo que más me ayuda cuando pienso en voz alta es que me permite organizar los incontables pensamientos e ideas que saltan de un lado a otro en mi cabeza. Escuchar mi voz me ayuda a calmar los nervios. Estoy siendo mi propio terapeuta: Mi voz exterior ayuda a mi cerebro a superar los problemas.

De acuerdo con la psicóloga Linda Sapadin, pensar en voz alta te ayuda a tomar importantes y difíciles decisiones. "Te ayuda a aclarar tus pensamientos, tiende a lo que es importante y refuerza todas las decisiones que estás contemplando".

Todo el mundo sabe que la mejor manera de resolver un problema es hablándolo. Y dado que es tu problema, ¿por qué no hablarlo contigo mismo?

Hablar contigo mismo ayuda a alcanzar tus metas.

Hacer una lista de metas y comprometerte a alcanzarlas es difícil. Hasta puede ser abrumador. Pero hablar a si mismo sobre estos objetivos es una manera mucho más confiable de conseguirlos. Si te llevas (mentalmente) a través del proceso, cada paso será menos difícil y más conciso. De repente las cosas parecerán más factibles y no te ahogarás en el problema.

Como Sapadin dice: "Diciendo (sus metas) en voz alta enfoca tu atención, refuerza el mensaje, controla tus emociones desbocadas y descarta las distracciones».

Por lo tanto, hablar consigo mismo significa que eres autosuficiente. Las personas que hablan a sí mismos son altamente competentes y pueden resolver sus problemas por cuenta propia.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR