Las trillizas que nacieron pegadas hace 15 años atrás, hoy día son unas hermosas señoritas

Las trillizas que nacieron pegadas hace 15 años atrás, hoy día son unas hermosas señoritas521shares

A lo largo del tiempo, la historia de las ciencias médicas nos ha demostrado que ningún diagnóstico puede predecir de manera definitiva el curso de cualquier caso por más difícil, complicado, peligroso o imprevisto que éste parezca. Precisamente, los embarazos múltiples entran en esta categoría pues traen consigo importantes desafíos que, de no ser atendidos pertinentemente, podrían en gran riesgo la vida tanto de la madre como de los bebés que vienen en camino.

Así, el nacimiento de siameses es una de las condiciones neonatas más peligrosas que se conocen que puede ser más o menos compleja dependiendo de la cantidad de órganos compartidos que llegasen a tener los niños. Aunque suene difícil de creer, existen todavía mayores atenuantes que convertirían a esta situación en mucho más delicada, como por ejemplo que no sólo viniesen dos bebés al mundo sino tres.

Justamente, las hermanas Macy, Mackenzie y Madeline son uno de los dos únicos casos conocidos en todo el mundo de ese tipo. Cuando estas trillizas nacieron, les tocó lidiar con la realidad de que dos de ellas, Macy y Mackenzie, eran siamesas. Pero, no conforme con las complicaciones de salud que esto les acarreaba, también enfrentaron siendo tan pequeñas el abandono de sus padres a consecuencia de su comprometida situación física. Un giro inesperado de la vida cambió su historia hasta convertirla en un cuento de hadas de la vida real. ¿Te animas a conocerlas?

Madeline, Mackenzie y Macy Garrison cuentan entre los casos de trillizas más raros conocidos hasta ahora.

Dos de las niñas, Macey y Mackenzie, nacieron como gemelas siamesas, una condición tan inusual que únicamente existe otro caso documentado en todo el mundo. 

Su condición representaba un riesgo tanto para ellas como para su madre.

Contra todo pronóstico, las pequeñas nacieron pero con una condición de salud crítica, enfrentando peligrosos riesgos que comprometían seriamente su futuro.

Obviamente, sus probabilidades de sobrevivir eran muy pocas.

Por si fuera poco, al ver todas las complicaciones, necesidades y gastos que ameritaban las niñas, sus padres biológicos decidieron darlas en adopción por manifestar que no estaban en la capacidad económica ni emocional de lidiar con esta situación.

Los médicos luchaban por salvar sus vidas mientras alguna familia decidía acogerlas.

Sus cuerpos fueron forzados a lidiar con grandes cantidades de medicamentos, sondas, cables y demás procedimientos médicos que le permitieran mantener sus condiciones físicas estables mientras tomaban alguna decisión sobre qué hacer con su situación.

Pese a lo que cualquiera podría pensar, su vida mejoró considerablemente en un instante.

Prontamente, la pareja conformada por Darla y Jeff Garrison se enteraron del caso y, aunque no contaban con exagerados recursos económicos aparte de que tenían ya tres hijos propios, no dudaron ni por un segundo en asumir el cuidado de estas tres chiquillas. 

Con gran esfuerzo, lograron recaudar el dinero suficiente para que Mackenzie y Macy fuesen separadas.

Ninguno de los obstáculos que se les presentaron en el camino impidieron que se completara la operación.

Con 9 meses de edad y tras 24 horas de cirugía, todo terminó exitosamente.

La intervención quirúrgica comenzó estirando su delicada piel con expansores, teniendo el mayor cuidado para no incurrir en daños mayores. La recuperación fue tardía pero satisfactoria.

A partir de allí, comenzó una nueva historia para esta familia.

Producto de la separación, cada niña quedó con una sola pierna, situación que podía ser contrarrestada con una prótesis personalizada para cada una, acompañadas de sesiones intensas de fisioterapia para desarrollar una adecuada tonificación muscular que les permitiera movilizarse por sí mismas.

Pasados algunos años se pudo oficializar su adopción de manera legal.

Cuando ya cumplieron con la fase más crítica de su rehabilitación, Jeff, Darla y sus seis hijos se trasladaron a las afueras de Iowa para residenciarse en una granja bastante cómoda.

Crecieron sanas y felices rodeadas de amor.

Llevaron una niñez bastante normal, a pesar de sus evidentes limitaciones físicas. Todos a su alrededor procuraban brindarle todo el apoyo necesario para hacerlas sentir cómodas y seguras.

Tanto sus padres como sus hermanos las aman y respetan tal cual son.

Llevan una vida completamente normal, disfrutando de su adolescencia.

Para sorpresa de muchos, una de sus actividades favoritas desde pequeñas es montar a caballo.

Su caso fue noticia por muchísimo tiempo.

Tanto para la comunidad médica como para el público en general. Todos querían conocer mayores detalles sobre su asombrosa historia de vida.

Su testimonio es un verdadero ejemplo de valentía, amor y fe.

Son una familia que demostró que no hay nada que pueda interponerse en la felicidad cuando existe un vínculo de amor fortalecido y un corazón generoso. ¡Larga y feliz vida para todos ellos!

¿Qué opinas del gesto que tuvo esta noble pareja con estas chicas? 

Deja tus COMENTARIOS y COMPARTE esta inspiradora historia con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR