Lo muebles más eróticos de la historia pertenecieron a la mismísima emperatriz de Rusia

Lo muebles más eróticos de la historia pertenecieron a la mismísima emperatriz de Rusia11shares

¿Creías que en la historia sólo habían guerras y conquistas? Bueno, debemos decirte que no. Lo cierto es que ocurrieron muchísimas más cosas de las que nos enseñaron en las clases de historia, cosas que realmente podrían hacernos querer estudiar un poco más sobre el pasado.

Entre los periodos de 1762 y 1796, existió una reconocida emperatriz llamada Catalina II de Rusia, quien logró hacer grandes cosas. De hecho, ella fue la mujer que se mantuvo en el trono por más tiempo que cualquier otra mujer en su entonces.

No obstante, lo que más ha llamado la atención de esta mujer, es su insaciable deseo sexual que la llevó a tener numerosos amantes y, de acuerdo a muchos rumores, a tener relaciones sexuales con un semental. De hecho, ella se sentía tan orgullosa de su sexualidad que adquirió muebles sumamente morbosos.

¡Aquí te los mostramos!

Esta emperatriz recibió el nombre de "Catalina la Grande".

Y no fue por cualquier cosa, ella de verdad fue grande. Durante su reinado construyó muchas escuelas, detuvo invasiones y mejoró la calidad de vida de su pueblo. Y debido a su gran amor a su nación, decidió introducir la vacunación y se ofreció en ser la primera en recibir la vacuna para dar el ejemplo.

No obstante, otro hecho que siempre resaltó de esta mujer fue sexualidad.

Catalina II contó con numerosos amantes, a quienes mostró su generosidad concediéndoles importantes cargos durante el tiempo de su amorío e incluso les regalaba grandes riquezas, tierras y siervos cuando su romance concluía. Entre los amante de la emperatriz se encuentran: Serguéi Saltykov, Grigori Potiomkin, el príncipe Platón Zúbov e incluso Francisco de Miranda.

De hecho, existen rumores de que falleció a causa de su insaciable deseo sexual que la llevó a tener relaciones con un caballo.

Sin embargo, se cree que esos rumores fueron difundidos para quitarle mérito a su labor.

Pero lo que sí se llegó a comprobar, es que esta mujer tuvo en su poder muebles muy eróticos.

Los cuales representaban "el poder de la sexualidad".

Por ejemplo, en esta silla se están realizando diferentes actos sexuales.

Tal parece que a la emperatriz la gustaba el sexo oral.

Y, por alguna razón, quiso que el diablo apareciera.

Sí, esas son las piernas de una mujer.

Literalmente, hay una orgía en la silla.

El otro mueble morboso es una mesa que se sostiene sobre penes eyaculando.

Lamentablemente, hoy en día se desconocen el paradero de estos muebles.

Se cree que fueron destruidos durante la Segunda Guerra Mundial, aunque algunos historiadores mantienen la teoría de que fueron saqueados, por lo que las únicas pruebas sobre su existencia son las fotografías que tomaron los soldados alemanes.

¿Te gustaría tener muebles como estos en casa?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR