Lo que esta gata callejera hacía con la comida que le daban es demasiado conmovedor.

Lo que esta gata callejera hacía con la comida que le daban es demasiado conmovedor.24shares

Los gatos son criaturas adorables. Por eso, son una de las especies ideales para convertirse en mascotas. Sin embargo, lamentablemente no todos corren con esa misma suerte y, aunado a la facilidad de su reproducción, cada día más son los cientos de mininos que vagan por las calles de las ciudades, en la búsqueda de alimento y abrigo.

Dado lo enternecedores que son, suelen conseguir con mayor facilidad algo de comida ocasional pues, para su cuidado permanente se requiere de un compromiso mayor que no todo el mundo está dispuesto a asumir. Es así como es bastante común que las personas alimenten a los gatos de la calle, los cuales la mayoría de las veces devoran todo lo que se les ofrece.

Pero ese no es el caso de la gata que veremos a continuación, llamada Dongsuk. Ella demandaba que su comida fuese puesta "para llevar", es decir, que se la dieran dentro de una bolsa, la cual se llevaba con destino desconocido. La curiosidad atacó a su proveedora de alimentos y lo que descubrió fue completamente inesperado. Es una muestra de todo lo que el amor puede lograr, no importa la especie. Sigue leyendo para enterarte de lo que fue.

La historia de esta gata de Corea del Sur le está dando la vuelta al mundo.

Su nombre es Dongsuk y se encontraba en condición de calle desde hacía algún tiempo. Al ver su estado, una generosa mujer se ocupó en darle alimento diariamente, sin imaginarse lo que desencadenaría con eso.

A pesar de lucir hambrienta, no engullía los alimentos conforme se le daban.

La gata no se comía la comida sino que esperaba a que se la envolvieran en una bolsa, llevándosela a algún otro lugar. 

La mujer en un principio no entendía por qué la gata hacía esto.

Sin embargo, cumplía con su petición. Hasta que un día le dio curiosidad y decidió seguirla a ver hacía donde se dirigía.

Lo que consiguió fue completamente conmovedor.

Resultó ser que Dongsuk le llevaba comida a una de sus crías, la cual había sido la única sobreviviente de su último alumbramiento.

¡La pedía empacada para alimentar a su hijo hambriento!

Ella esperaba pacientemente que su hijo comiera para luego quedarse únicamente con las sobras.

Su amor de madre podía más que sus ganas de comer.

¡Un gran ejemplo de desprendimiento!

¡Quién no podría conmoverse al ver algo así!

A partir de ese momento, la mujer optó por darle una mayor cantidad de comida a Dongsuk, para que tanto ella como su pequeño se alimentaran lo mejor posible.

Esta es una prueba fehaciente de que el instinto materno no distingue de especies.

Lo mejor fue que su sacrificio dio buenos frutos.

Y mucho más abundantes de los que se podrían imaginar. 

Una familia tuvo la iniciativa de adoptarla junto con su cachorro.

Al conocer el noble gesto de esta madre del reino animal, no dudaron ni por un momento en ayudarles a llevar una vida más digna.

Una historia de esta naturaleza no podía tener más que un final feliz.

Ahora, Dongsuk sólo debe preocuparse en darle la mayor cantidad de amor a su cachorro.

La nobleza de su corazón se merece esto y mucho más.

¿Cómo vez el gesto de esta madre del reino animal? Deja tus COMENTARIOS y no olvides COMPARTIR esta alentadora historia con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR