Los Niños de Lídice: La obra que conmemora uno de los eventos más trágicos de la historia

Los Niños de Lídice: La obra que conmemora uno de los eventos más trágicos de la historia3shares

Si hay algo que la historia nos ha demostrado, es que el hombre es capaz de tomar acciones sin importarle el enorme daño que pueda causar a los demás, ¿qué mejor ejemplo que la Segunda Guerra Mundial? ...En donde más de 50 millones de personas tuvieron que dar sus vidas para demostrar, ¿qué?, ¿lo mortífero que puede ser el hombre?

Desgraciadamente, en el mundo han sucedido terribles eventos en donde personas inocentes han perdido sus vidas por conflictos que desconocían. Sin embargo, de la misma forma que este planeta gira, las sociedades olvidan esos lamentables acontecimientos y no rinden respeto a aquellas personas que tuvieron que morir para formar el mundo en donde vivimos ahora.

Hoy queremos hablarte de un conmovedor monumento llamado "Los Niños de Lídice", el cual nos recuerda una de las tragedias más terribles que han ocurrido en el mundo donde cientos de personas perdieron sus vidas por una guerra en la que no estaban involucrados.

¡No podrás contener tus lágrimas al conocer esta historia!

Durante muchísimos años, el pequeño poblado de Lídice había pasado desapercibido.

Hasta que un día la guerra llegó a sus tranquilas tierras y las fuerzas nazis destruyeron todo a su paso en un evento que hoy se conoce como la "Masacre de Lídice", en donde cientos de personas perdieron sus vidas.

En la actualidad, este pueblo se halla completamente renovado.

Sin embargo, allí se encuentran diferentes memoriales y monumentos que nos recuerdan la tragedia que injustamente vivieron los habitantes de esta localidad y que nos enseñan a valorar la vida.

Entre esas obras conmemorativas, está el monumento de "Los Niños de Lídice".

El cual rinde homenaje a aquellos niños que perdieron su vida en la guerra. Lo más impresionante de este monumento es que sus ojos transmiten muchísimas emociones.

En honor a estas pequeñas víctimas de guerra, hemos decidido compartir su historia:

Todo comenzó cuando en 1942 el jerarca nazi Reinhard Heydrich fue atacado por un comando checoslovaco.

El atentado ocurrió a las afueras de Praga y consistió en arrojar una granada en el interior del vehículo donde el oficial circulaba.

Sorprendentemente, Heydrich no murió en el atentado.

Aunque el incidente le provocó graves heridas que acabaron con su vida una semana después.

De esa manera murió "el carnicero de Praga", "el hombre de corazón de hierro" o "el verdugo", como era conocido en ese entonces.

Él había sido uno de los artífices del Holocausto, jefe de la inteligencia nazi y el mayor organizador de la represión en Europa.

Tras el atentado, la inteligencia nazi vinculó falsamente lo ocurrido con Lídice.

Y para demostrar su poder, con el fin de que nadie se atreviera a atacar a la fuerza nazi de nuevo, decidieron arrasar con el pueblo entero.

De esa manera, todos los hombres y adolescentes mayores de 16 años fueron arrestados y ejecutados.

Con el fin de ahorrar municiones, situaban a los hombres en filas y los asesinaban con una única bala.

Así fue como 173 hombres y adolescentes perdieron su vida aquel día.

Dejando hijos, esposas y hermanos atrás.

Por su parte, los niños y las mujeres fueron enviados a campos de concentración.

Obligándolos a abandonar las tierras que alguna vez fueron su hogar.

En esos campos, 184 mujeres fueron forzadas a abandonar a sus hijos y sometidas a hacer trabajos a favor del régimen.

Mientras que los pequeños fueron examinados para determinar cuáles podían ser "germanizados".

De los 105 menores, sólo 17 fueron dictaminados "puros" y dados en adopción a militares de alto rango del partido nazi.

Para así crecer como "alemanes nazi".

El resto de los pequeños fueron gaseados y sepultados en una fosa común.

Al terminar la guerra, las mujeres y niños supervivientes regresaron a su hogar.

Y reconstruyeron Lídice desde los cimientos.

Junto al famoso memorial dedicado a las víctimas de la masacre, la artista Marie Uchytilová decidió crear un emotivo monumento.

Por lo que esculpió a un grupo de niños en honor a los 82 pequeños fallecidos.

Durante más de 20 años, Marie esculpió las tristes figuras.

Lamentablemente, esta grandiosa mujer falleció sin poder culminar su obra. Pero, por fortuna, otros artistas locales decidieron terminarla.

En memoria de aquellas víctimas de la guerra de Lídice, el pueblo alzó este gran monumento.

Si algunas vez vas a Lídice, definitivamente debes visitar esta emotiva obra.

Y es que este grupo de niños de tamaño natural lograran conmoverte con sus ojos.

¡Míralos a todos!

Y tú, ¿qué opinas sobre este grandioso monumento?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR