Milagrosas bayas australianas prometen conseguir al fin la cura para el cáncer.

Milagrosas bayas australianas prometen conseguir al fin la cura para el cáncer.1shares

Uno de los mayores males que azota el mundo actual es la gran incidencia de enfermedades graves, las cuales son la razón principal del aumento exponencial de las cifras de muertes por su causa. Es lamentable como diariamente son más los núcleos familiares que se ven afectados por esta situación, siendo una de las más frecuentes el cáncer en distintas zonas del cuerpo.

Es por ello que, uno de los desafíos más fuertes que enfrenta la investigación médica de los últimos años es conseguir tratamientos efectivos que conduzcan a eliminar por completo este tipo de padecimientos. Obviamente, como fruto del intenso trabajo en curso, se han logrado avances significativos tanto en la rama farmacéutica (como acciones correctivas) y las inmunizaciones (de manera preventiva). 

Así, gracias a la minuciosa investigación y los diferentes ensayos realizados, seguidos de una distribución sistemática y generalizada de los tratamiento desarrollados; el mundo ha visto la erradicación completa o regional de enfermedades que van desde la viruela hasta la poliomielitis y la malaria. ¿Podría el cáncer algún día unirse a esa lista? Aparentemente, sí es posible y el estudio que presentaremos a continuación sobre una planta australiana así lo confirma.

En 2006, los científicos hicieron un descubrimiento potencialmente importante sobre el cáncer.

Específicamente de un agente natural que combate esta enfermedad. Viene de la baya de un árbol llamado "Blushwood", que crece solo en las selvas tropicales del norte de Australia.

Fueron los ecólogos Paul Reddell y Victoria Gordon quienes tuvieron la iniciativa de analizar esta planta.

La primera pista de que las bayas tenían propiedades contra el cáncer llegó cuando los ecólogos forestales, Paul Reddell y Victoria Gordon, observaron que los marsupiales las escupieron curiosamente después de comerlas. 

En una corazonada, enviaron las bayas a un laboratorio comercial para realizar pruebas.

Y, a partir de ahí, fueron trasladadas al Instituto de Investigación Médica Berghofer (QIMR) de renombre mundial en la ciudad de Brisbane.

Luego se desarrolló un compuesto a partir de las bayas.

En QIMR, un compuesto desarrollado a partir de las bayas se probó en una línea de células tumorales con resultados sorprendentes. 

Este medicamento recibió el nombre comercial EBC-46.

Fue desarrollado en conjunto con la compañía Reddell y Gordon EcoBiotics (específicamente, su subsidiaria QBiotics).

"Inspirado naturalmente".

EBC-46 se está desarrollando para los mercados veterinarios y humanos a nivel mundial. 

Para ser usados sobre una gran variedad de tumores fuertes, como tumores de mastocitos y sarcomas de tejidos blandos. 

Los ensayos clínicos están más avanzados para los animales que para los humanos.

El EBC-46 se encuentra registrado formalmente como medicamento veterinario en los Estados Unidos, Europa y Australia.

Estas son buenas noticias para los amantes de los animales.

Actualmente, el 50% de los perros y gatos viejos mueren de cáncer.

Este perro fue uno de los sujetos que participó en la prueba con EBC-46 y corrió con buen suerte.

Esto como parte de los ensayos sobre la seguridad y efectividad del medicamento. En solo 15 días de tratamiento, prácticamente no quedó nada de su tumor.

El aspecto más alentador de este descubrimiento es la velocidad a la que la sustancia mata las células cancerosas. 

Comienza a hacer efecto rápido; nada más demora cinco minutos después de haber sido inyectado con el medicamento directamente en el tumor.

Los resultados fueron sumamente satisfactorios.

En el estudio de un caso clínico sobre el tratamiento de tumores de mastocitos en perros, se demostró que EBC-46 los destruye dentro de un rango de cuatro a siete días. 

No hubo recrecimiento tumoral el siguiente año, en el 80% de los casos. 

Estos resultados fueron consistentes en 400 casos de estudio que involucraron otros tipos de tumores fuertes en perros, gatos y caballos. 

Las heridas se curaron por completo en cuatro semanas sin antibióticos o cremas antimicrobianas.

En la mayoría de los casos, producido por a una acción secundaria del fármaco, la cual dio como resultado una curación rápida de la zona donde estaba el tumor.

También representa un método mucho menos complicado para tratar ciertos cánceres.

Además de la eficacia aparente del fármaco, tiene como beneficio que se administra mediante una única inyección en el tumor y no requiere anestesia local o general.

El doctor Glen Boyle expuso mayores detalles sobre este descubrimiento.

"Mata las células tumorales directamente y corta el suministro de sangre. También activa propiamente el sistema inmunológico del cuerpo para limpiar el desorden que queda", explicó este doctor, perteneciente al equipo de QIMR Berghofer. 

"Instituto de Investigación Médica".

Señaló que no se espera que el medicamento se use en el tratamiento de cánceres que se han diseminado.

En marzo de 2015 se inició un ensayo clínico de Fase I en humanos. 

Los primeros resultados publicados el año pasado mostraron que podrían tratarse con éxito cuatro tipos de tumores: melanoma, carcinoma de células escamosas, carcinoma de células basales y adenocarcinoma de mama. 

El proceso completo para desarrollar un nuevo medicamento generalmente toma de 12 a 18 años. 

Y puede costar más 1 mil millones de dólares.

Todavía este nuevo tratamiento para el cáncer potencialmente positivo está a un paso de distancia.

Lo cierto es que la humanidad podría estar un paso más cerca de avanzar realmente en contra de una de las enfermedades más mortales de nuestro tiempo.

¿Qué te parece semejante descubrimiento? Deja tus COMENTARIOS y no olvides COMPARTIR con todos tus amigos esta esperanzadora información.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR