Mujer India Sufrió Severas Quemaduras en la Cara... ¡Jamás Imaginarás Quien se las Hizo!

Mujer India Sufrió Severas Quemaduras en la Cara... ¡Jamás Imaginarás Quien se las Hizo!69shares

El mundo nunca para de sorprendernos, a veces encuentro terribles historias en Internet de enfrentamientos policiales, ataques terroristas, levantamientos civiles y más, lo que hace que me dé cuenta que esas cosas no sólo ocurren en las películas.

Esta macabra historia parece sacada del cine, y es que el dolor, sufrimiento y terror que sufrió esta joven parece demasiado surreal para creer que ocurrió de verdad. AVISO: el contenido que verás a continuación puede afectar a la sensibilidad de algunas personas.

Una joven de 20 años ha quedado permanentemente marcada con cicatrices tras haber sufrido un ataque con ácido que fue arrojado en la cara por su propio padres. El hecho ocurrió después de que la joven denunciara a su progenitor por la venta de mujeres.

Khushboo Devi estaba durmiendo con su esposo e hija cuando Manik Chandra, su padre, tocó la puerta de su casa en Uttar Pradesh, al norte de la India.

Cuando la señorita Devi abrió la puerta, su padre le arrojó una botella de ácido en la cara.

Kushboo fue dejada con terribles heridas después de que su padre le arrojara el ácido en el rostro.

El líquido también salpicó a su esposo Vinod Kumar, de 26 años, y a su hija Trusha mientras dormían. Los tres fueron llevados al hospital con quemaduras en sus caras, hombros, brazos y manos.

Esta es una foto del padre de la joven: Manik Chandra.

Ahora, Kushboo desea asegurarse de que su padre, de 40 años, pase el resto de su vida en la cárcel por toda una vida de crímenes contra las mujeres.

Esta es una foto de Kushboo con su esposo Vinod Kumar y su Hija Trisha antes del incidente.

"Mi padre me lanzó ácido porque sé todo sobre él. Él sabe que será encerrado de por vida por los secretos que sé; El número de matrimonios, la compra y venta de mujeres...", dijo la señorita Kushboo al Daily Mail

Así quedó el rostro y cuerpo de la joven después del atentado.

"El compró chicas bonitas para venderlas a un precio mayor por muchos años. Él solía compartir todo conmigo pensando que guardaría sus secreto. Él creyó que si me mataba, sus secretos estarían a salvo. Es un hombre muy cruel", continuó Devi.

Khushboo afirma que ella y sus cuatro hermanas crecieron viendo a su padre vendiendo mujeres después de que su madre, Sarita Devi, de 35, los dejara en el 2007.

"Mi madre vivió una vida muy difícil con mi padre. Lo que ella tuvo que tolerar es inigualable".
"Yo era muy joven para entender cuando era niña, pero él abusó física y mentalmente de ella [su madre], una vez la golpeó tan fuerte que rompió su oido perdiendo la audición".

En la foto vemos al esposo de Kushboo usando un abanico para refrescarla.

Después de que Sarita se fuera, incapaz de llevarse a sus hijas con ella, Kushboo se vio obligada de convertirse en el sistema de apoyo de su padre.

"Durante esos años, lo vi casarse con 3 mujeres sin haberse divorciado de mi madre. Entonces las vendió. El solía engatusar a esas chicas y casarse con ellas antes de conseguir un buen precio para luego venderlas a otro hombre".

Para ese entonces, Kushboo pensaba que las mujeres eran parientes lejanas.

"Él trajo a una chica de 22 años y a su sobrina, pero luego se casó con ella. A veces decía que nuestra madre no cocinaba ni lavaba su ropa y por eso traía chicas a la casa. Él creía que no era lo suficientemente madura para entender las cosas, pero cuando los años pasaron me di cuenta de lo que ocurría".

Kushboo recuerda que a los 12 años su padre intentó venderla.

"Cuando tenía 12 años, mi padre me envió a trabajar a un Brick Kiln. Todo el mundo ahí sabía lo que ocurría. Vi a muchas chicas yendo a una habitación y entonces una persona me dijo que las chicas de ahí estaban siendo violadas y vendidas. Mi padre estaba ahí. Esos trabajadores me decían que huyera pero no tenía dinero, así que decidí esconderme. Después de una hora, mi padre me encontró. Trató de venderme, pero gracias a Dios no pudo".

Kushboo cree que su padre está involucrado en varios negocios de venta de mujeres por 60.000 rupias (720 euros) a lugares como Aligarh, Delhi y Agra.

En el 2012, cuando Kushboo tenía 14 años, su padre la obligó a casarse con Vinod, un fontanero honesto. Su padre le debía a Vinod 40.000 rupias (480 euros) y en vez de pagar con dinero, ofreció a su hija.

"Inicialmente me opuse al matrimonio. Le rogué para que se detuviera pero sabía que no podía hacer mucho. Mi madre dijo que Vinod era un buen hombre así que era un buen partido. Y afortunadamente después de todos estos años estoy felizmente casada con Vinod. No fue una boda lujosa porque mi padre no tenía dinero, pero Vinod hizo lo que pudo".

Y a través de los años, Kushboo cuenta que tanto ella como su madre han intentado denunciar a Manik ante la policía, pero su padre siempre sobornaba a los policías.

"Tratamos de recoger evidencia pero el lo destruía todo. No importa cuántas veces intentáramos que lo arrestaran, el siempre sobornaba a la policía".

Pero en enero de este año, Manik intentó vender a la hermana menor de Kushboo: Anjali, de 15, a un hombre de 50 años. Kushboo y su madre se las ingeniaron para conseguir ayuda de los aldeanos para intervenir y detener el matrimonio. Y ellos se encargaron de denunciar a Manik a los oficiales de la Estación de Policía de Sasni quienes lo arrestaron, pero dos días después fue liberado.

Luego, en febrero, intentó casar secretamente a Anjali con un hombre de 30 años de Agra y tuvo éxito.

"Cuando escuché las noticia inmediatamente lo denuncié otra vez ante la Estación de Policía de Sasni pidiéndole que lo encarcelaran por casar a menores de edad y por delitos sexuales. Presenté un Primer Informe de Información (FIR) pero la policía no lo arrestó. Entonces se apareció ante mi puerta y me amenazó para que retirara la denuncia. Pero me negué".

Pocos días después, apareció nuevamente ante la puerta de la casa de Kushboo y la atacó con ácido.

"Simplemente dijo mi nombre y arrojó el ácido. Tan pronto el ácido tocó mi cara comencé a gritar. El dolor era inigualable. El líquido tocó mis ojos y sentía como si quemara. No podía ver. Mi esposo e hija estaban durmiendo detrás de mi, entonces caí sobre mi esposo y ambos empezamos a gritar. Los vecinos de nuestra colonia oyeron nuestros gritos y salieron. Pero mi padre había huido. Aunque le pedí a mi esposo que llamara a la policía".

La policía llegó en 30 minutos y rápidamente llevó a la familia a un hospital cercano. Pero como era domingo, no tenían mucho personal, así que tuvieron que ser llevados hasta el Hospital Sarojini Naidu, en Agra, a 50 kilómetros de ahí.

Los doctores confirmaron que Kushboo había sufrido quemaduras en su cara, brazo derecho y pierna derecha. Vinod también sufrió algunas heridas en su cara, cuello, hombro y estómago. Mientras que la pequeña Trisha tuvo quemaduras menores en su antebrazo derecho y pierna.

La joven permanicó en el hospital durante 4 días, por lo que Vinod tuvo que pedir un préstamos para poder pagar el servicio médico. Ahora en casa, Kushboo es cuidada por su madre y hermana. Actualmente está sufriendo un inmenso dolor y el salario de Vinod (3 euros diarios) apenas alcanza para costear la medicina.

"Le he prometido que recibirá su tratamiento en un hospital privado para que no sufra cicatrices a largo plazo. Haré todo lo que pueda por ella", dijo su esposo.

Por su parte, la señorita Devi asegura estar sorprendida de lo ocurrido:

"No puedo creer que me odie tanto como para intentar asesinarme. Sigo en shock. Me da escalofríos siempre que lo pienso. Pero mi madre me da fuerza. Mi padre es un bastardo. Espero que Dios le dé un fuerte castigo. Sería mejor si muriera, sólo entonces tendremos paz".

La policía arrestó Manik Chand el día del ataque y actualmente está bajo custodia.

Por el momento, la policía tiene 90 días para presentar cargos y llevarlo ante la corte. Khushboo teme que se le conceda libertad bajo fianza, pero está decidida a luchar por la justicia.

"Me aseguraré de que no salga de prisión esta vez. Me temo que envíe a alguien para que acabe con mi vida, pero voy a luchar hasta mi último aliento", concluyó la joven.

¿Qué opinas sobre ésta historia?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR