Nueva reforma mexicana permite a los doctores negarse a practicar un aborto.

Nueva reforma mexicana permite a los doctores negarse a practicar un aborto.0shares

En los últimos años, la legislación en México ha sufrido una serie de modificaciones trascendentales en la búsqueda de una sociedad más justa y equitativa. Justo en esta onda, desde hace poco más de diez años en este país se despenalizó el aborto, otorgándole el libre derecho a las mujeres de decidir sobre su cuerpo y si querían continuar con un embarazo no planificado.

Como era de esperarse, dicha reforma en su momento causó una enorme controversia debido a lo delicado que se considera este tema, dependiendo de la óptica con que se mire. En este sentido, recientemente una nueva reforma fue sometida a discusión, la cual considera a otro de los entes que participan en este hecho: los doctores, enfermeras y demás miembros del equipo médico.

Fue así como se aprobó una figura jurídica que ampara el derecho de estos profesionales de la salud a negarse a participar en dicho suceso, en el caso de que así lo desee. 

Aquí en Buenamente.com te contamos como se ha llevado el proceso de debate de la reforma y qué dicen los responsables directos de su aprobación o negación al respecto.

En días pasados, el senado mexicano aprobó una polémica Reforma de Ley relacionada con el aborto.

Aunque ya anteriormente había sido aprobado el derecho de toda mujer a interrumpir un embarazo; en esta ocasión se consideró la perspectiva del personal que participa en el acto; es decir, doctores, enfermeras y asistentes.

La reforma dispone que los médicos tengan la posibilidad de abstenerse a participar en cualquier práctica abortiva que le sea solicitada.

Además, se extiende este derecho a las enfermeras y cualquier otro miembro del equipo médico que no desee prestarse para tal hecho.

Se le dio la denominación jurídica de "objeción de conciencia".

Dicha propuesta surgió para brindarle la oportunidad a los profesionales de la salud de no transgredir sus principios éticos, morales y/o religiosos, o ir en contra de sus valores personales, participando en un acto de este tipo.

Su ámbito de aplicación abarca todo el Sistema Nacional de Salud.

Tiene algunas excepciones, relacionadas con casos especiales donde el embarazo represente un riesgo mortal para la madre o sea ingresada como una emergencia.

Fue aprobada con un 76,8% de los votos del Senado.

Obteniendo 53 votos a favor, una abstención y 15 votos en contra. Anterior a esto, ya había sido discutida y aprobada por la Cámara de Diputados.

Parte del texto expresa que cualquier profesional de la salud…

"puede ejercer la objeción de conciencia y excusarse de participar en la prestación de servicios que establece la ley".

Las opiniones están divididas al respecto del propósito de esta reforma.

Unos lo ven desde la perspectiva de los médicos, cuyos derechos en participar en un acto de esta magnitud son respetados. En contraposición, otro grupo indica que esto pone trabas en la posibilidad de las mujeres en ejercer los derechos sobre su cuerpo. Por eso, la disyuntiva que existe es enorme.

El presidente de la Comisión de Salud insiste en que se pretende velar por los derechos de los trabajadores de la salud.

El senador panista Salvador López Brito afirma que estos profesionales están mejor asistidos con esta reforma.

Por su parte, Angélica de la Peña señala que eso no es del todo cierto.

La senadora perredista sostiene que esta acción se orienta más hacia menoscabar los derechos de las mujeres sobre su propio cuerpo que cualquier otra cosa.

Todo comenzó a partir de la propuesta de la legisladora de Encuentro Social, Norma Edith Martínez.

Y, aunque su principal alcance es acerca de los abortos, explica que va mucho más allá, incluyendo la muerte asistida o cualquier otro procedimiento que vaya en contra de las creencias o valores personales de los trabajadores de la salud.

Martínez siguió el procedimiento indicado para su discusión.

La llevó primero a la Cámara de diputados y luego al Senado, siendo aprobada en ambas instancias. Ahora sólo falta el paso final: ser promulgada por el Presidente de la República.

Muchos expresaron su alegría tras ser difundida la noticia de su aprobación.

Mientras que otros demostraron enérgicamente su descontento.

Además que hacen alegatos sumamente fuertes para darle mayor fuerza a su oposición.

Los senadores que votaron en contra inclusive alegan que esta medida va en contra de los derechos humanos y el Estado laico.

Quienes se oponen a esto alegan que los abortos legalmente realizados ayudan a salvar vidas.

Ven como un completo retroceso permitir que esta reforma entre en vigencia pues estaría poniendo en riesgo la vida de las mujeres quienes deseen interrumpir algún embarazo, acudiendo a lugares insalubres que la atiendan personas no calificadas para realizar un procedimiento seguro.

Como recurso final, el senador Alejandro Encinas dijo que introduciría un amparo para evitar que siga su curso.

Lo cierto es que sólo el tiempo dirá cuál será el desenlace de esta ley.

Mientras tanto, se pedirán las opiniones de grupos diversos que pudiesen tener un punto de vista más esclarecedor acerca de este álgido tema, entre ellos las Comisiones de Derechos Humanos y de Estudios Legislativos, entre otras, las cuales no fueron convocadas en esta oportunidad.

¿Estarías de acuerdo con que esta reforma siga su curso? Deja tus COMENTARIOS y COMPARTE esta valiosa información con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR