Palpitaciones en el ojo un mensaje que nuestro cuerpo nos lanza y es para tomarlo en serio

Palpitaciones en el ojo un mensaje que nuestro cuerpo nos lanza y es para tomarlo en serio2shares

¿Te ha pasado en algún momento que tu ojo empieza a temblar sin ninguna razón aparente?. Muchas veces, este movimiento involuntario coincide con esos momentos en los que estamos un poco alterados o se nos dispara estando rodeados de personas, haciéndonos pasar un momento incómodo, ya que no podemos evitar pensar que todo el mundo lo observa. Sin embargo, en otras ocasiones, nos puede sorprender apenas nos levantamos de la cama, o tras darnos un baño, e incluso hasta dormidos.

Nunca faltan personas que lo atribuyen inmediatamente a trastornos circulatorios, tics e incluso enfermedades del corazón, pero varios estudios científicos realizados al respecto han disipado estas alarmas y explicado sus causas. Lo cierto es que a todos nos sucede y nunca lo prevemos. A veces, transcurre un buen tiempo sin que lo experimentemos pero de repente, de un día para otro, podemos sucumbir a varios episodios sucesivos en los que, por más que tratemos, no lleguemos a detenerlo o controlarlo.

¡Buenas noticias! Hoy en Buenamente.com te explicaremos algunas de las causas de estos espasmos y te daremos consejos para manejarlos y evitarlos.

Ocurren por contracciones involuntarias en las fibras musculares de nuestros párpados

Aunque estos movimientos involuntarios ocurren con bastante frecuencia y pueden producirse por estrés, mala alimentación o fatiga visual, si persisten por mucho tiempo, pueden afectar seriamente los globos oculares de quienes los experimentan y conducir a  otros padecimientos de salud más serios. 

Es recomendable prestarles atención

Aunque los estudios clínicos describen pocos casos en los que un espasmo ocular por si solo se torna en una complicación importante, es conveniente tomar acciones y evitar ciertos factores que los puedan provocar. Espasmos muy recurrentes pueden ser indicativos de una subyacente pérdida de la visión en el ojo afectado o de un inminente accidente cerebrovascular.

Las causas más comunes son fatiga y falta de sueño

La falta de sueño o descanso apropiado puede disparar estos movimientos involuntarios. Dormir profundamente y relajarse ayudará a aliviarlos.  

Así como el consumo de cafeína y alcohol

Varias complicaciones derivadas de estas contracciones involuntarias se relacionan con la excesiva ingesta de cafeína, alcohol, y sustancias estimulantes, incluso las contenidas en alimentos como el chocolate. Lo recomendable es reducir considerablemente, o suspender, su consumo si se identifican como agravantes.

El estrés es uno de los principales desencadenantes

Todos sucumbimos a distintos niveles de estrés diariamente, lo que muchas veces se traduce en un exacerbado nerviosismo, sudoraciones, y temblores musculares que también afectan a nuestros ojos. 

Pueden ser indicativos del Síndrome de Ojo Seco

El Síndrome del Ojo Seco es muy común en adultos mayores de 50 años, pero también en personas jóvenes que toman ciertas medicinas, como antidepresivos, usan lentes de contacto, o viven en zonas con climas no muy benignos. La rigidez del ojo no lubricado puede trasladarse a los músculos del párpado y causar estos espasmos.

Se producen también por fatiga visual

La fatiga muscular producida por la exposición excesiva al computador, tabletas, y teléfonos inteligentes también puede provocar estos molestos temblores en tus ojos. Lo recomendable es hacer pausas cada 20 minutos, al menos, y liberar un poco de tensión en tus ojos.

Y por falta de magnesio en nuestra dieta

Ciertos estudios sugieren que la falta de ciertas sustancias nutritivas, como el magnesio, en nuestra dieta puede manifestarse en espasmos oculares.  

Se relacionan también con alergias o sensibilidad a ciertos productos

Muchos casos crónicos se relacionan con el contacto o consumo de ciertos productos que producen alergias en las personas. Atento a si estás usando un champú o acondicionador nuevo, una colonia distinta, o un espray para el cabello, ya que pueden ocasionar estas reacciones en tus ojos. 

¿Qué podemos hacer para calmarlos?

La principal recomendación es hacer una pausa en lo que estamos haciendo y reposar. Sentarnos, cerrar los ojos y respirar profundo ayudarán a reducir nuestra tensión sanguínea y regular la circulación.

¿Pero se pueden prevenir?

La respuesta es Sí. 

Si no sufres de ninguna enfermedad relacionada con la vista, eres de las personas que consumen moderadamente alcohol o café, y te aseguras de dormir y alimentarte bien, es posible que los reduzcas a un mínimo razonable. No te alarmes si te suceden de vez en cuando, seguramente solo necesitarás un sueño reparador o un pequeño descanso para volver a la normalidad.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR