Por Qué Nunca Debes Hacer Este Gesto Tan Común

Por Qué Nunca Debes Hacer Este Gesto Tan Común461shares

Cruzar las piernas en la rodilla es una actitud muy común que las personas adoptan al sentarse; muchos de nosotros lo hacemos automáticamente. Esta posición es elegante y sexy y a menudo está asociada con ser "femenino" y "propio de una dama". Nos hemos acostumbrado a cruzar las piernas sin pensar, pero no muchos de nosotros sabemos que esto puede tener algunas consecuencias serias para nuestra salud y cuerpos.

 En Buenamente.com hemos decidido compartir contigo una valiosa información sobre esta postura, para que estés bien informado y sepas cómo prevenir problemas de circulación con un simple movimiento.

Aunque esta mujer para muchas personas probablemente se vea atractiva gracias a la forma en que está sentada aquí, esto es lo que le puede pasar a su cuerpo si pasa demasiado tiempo con una rodilla cruzada sobre la otra:

Mantener una postura particular durante horas puede conducir a una condición llamada parálisis o parálisis del nervio peroneo. Esto también puede suceder si se sienta en la misma posición durante períodos prolongados de tiempo. Resulta que la posición que es más probable que cause la parálisis del nervio peroneo es la posición de las piernas cruzadas.

En 2010, varios estudios demostraron que cuando te sientas durante mucho tiempo con las piernas cruzadas, la presión arterial en tu cuerpo aumenta. Incluso si no tienes ningún problema con tu presión arterial, el evitar sentarte en esta posición puede ayudarte a vivir una vida más sana y prevenir más trastornos circulatorios.

Una de las razones de esto es que cuando pones una rodilla sobre la otra, envías sangre de las piernas hasta el pecho, dando por resultado una mayor cantidad de sangre que es bombeada fuera del corazón, que a su vez aumenta su presión arterial. 

Otra posible explicación es que la presión arterial aumenta porque el ejercicio isométrico de los músculos de las piernas (ejercicio que se da cuando las articulaciones no se mueven y los músculos no cambian de longitud) aumenta la resistencia al flujo sanguíneo. Es por eso que cruzar las piernas en los tobillos no tiene el mismo efecto que cuando se cruza una pierna sobre la otra.

Esta posición también puede conducir a un desequilibrio pélvico. Cruzar las piernas por un tiempo prolongado hace que el músculo interno del muslo sea más corto y el músculo externo del muslo más largo, y pone sus articulaciones en riesgo de moverse fuera de lugar.

El hábito de sentarse con las piernas cruzadas aumenta tus posibilidades de desarrollar 'venas varicosas'. Aunque el mayor factor que contribuye a las venas varicosas son tus genes, cruzar las venas con frecuencia puede conducir a la inflamación de las venas comprimidas. 

Hay pequeñas válvulas en los vasos sanguíneos, que impiden que la sangre fluya en la dirección equivocada. Cuando se cruzan las piernas, la presión sobre las venas aumenta e impide el flujo sanguíneo, causando que los vasos se estrechen y se debiliten y permitan el flujo posterior de sangre. Esto puede causar la acumulación de sangre en las piernas y hacer que tus venas se hinchen.

Por último, un estudio descubrió que sentarse con las piernas cruzadas por más de tres horas al día puede hacer que una persona desarrolle una postura encorvada, dolores de espalda y cuello, e incomodidad en sus caderas.

Ahora que te proporcionamos algo de comida para el pensamiento, podrías considerar dejar este hábito por completo, para evitar los riesgos de salud a corto y largo plazo, sólo debes asegúrarte de descruzar las piernas la próxima vez que te encuentres haciéndolo.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR