Señales que te da tu cuerpo de que debes ir a ver un doctor cuanto antes

Señales que te da tu cuerpo de que debes ir a ver un doctor cuanto antes2shares

Cuando tu cuerpo habla es muy importante que no lo ignores, y si hay algo que te está molestando, definitivamente tienes que ir al doctor cuanto antes. Buscar tus síntomas en internet y automedicarte nunca te traerá nada bueno.

Muchas veces las personas deciden no acudir al doctor ante las primeras señales de enfermedad, sino que esperan hasta que ya les ha atacado de lleno todo el cuerpo, ignorando por completo las señales que el organismo les ha mandado antes de que la enfermedad esté en una fase avanzada e incluso peligrosa.

Hay síntomas que se pueden confundir y se pueden atribuir a períodos de estrés prolongado, o al cansancio debido a las largas jornadas laborales, pero siempre hay que estar atentos a lo que nos dice nuestro cuerpo. A continuación te compartimos una lista de algunos mensajes que tu cuerpo te puede estar mandando para decirte que hay algo que no está bien. ¡Escucha a tu cuerpo!

1. Cansancio extremo

Si notas que sientes mucho cansancio la mayoría del tiempo, probablemente es hora de que vayas a hacerte un chequeo. Muchas veces este síntoma se traduce como un problema de tiroides, nutricional o alguna intolerancia a algún alimento.

2. Labios partidos

Si la esquina de cada uno de tus labios se ve seca y partida, lo más probable es que se deba a que tienes una deficiencia de vitamina B o zinc. Lo peor, es que a la larga, si este problema no se trata adecuadamente, podría generar una infección.

3. Palmas de las manos rojas

Si las palmas de tus manos no están blancas o en el tono normal, y en vez de eso son de color rojo, esto puede ser uno de los primeros síntomas de problemas en el hígado, por lo que debes acudir al doctor cuanto antes.

4. Oscurecimiento de la piel

Si ves que tu piel se oscurece en algunas zonas, consulta con tu doctor, pues podrían estar afectadas tus glándulas suprarrenales.

5. Piel de gallina

La piel de gallina, o escalofríos, como algunos le llaman, es normal… Pero no lo es cuando la tienes todo el tiempo y además te molesta. La causa generalmente es un crecimiento excesivo de queratina. La mejor forma de tratarlo es con un jabón neutro, pero deberías ir con un dermatólogo.

6. Antojo de alimentos ácidos 

Esta es una señal que te está dando tu cuerpo de que necesitas estimular la vesícula biliar y el hígado con urgencia. Para solucionar este problema, procura consumir más frutas cítricas como naranjas, limones o toronjas.

7. Cabello y uñas frágiles

Si este es tu caso, es una clara señal de que tu cuerpo está necesitando calcio y vitamina B con suma urgencia, por lo que es recomendable que empieces tomar más leche y que incorpores más legumbres y patatas en tu dieta cuanto antes.

8. Antojo por mariscos o pescado

Tu cuerpo intenta decirte que tienes falta de yodo.

9. Encías sangrantes

Indica que tienes poca vitamina C en tu cuerpo y deberías beber más te, comer más frutas, ajo, verduras, etc.

10. Piel seca en tus codos

Es un signo claro de déficit de vitamina A y C. Deberías comer más verduras y fruta, especialmente naranjas, zanahorias y calabaza.

11. Antojo de carne cruda

Es una señal de problemas de hígado o de gastritis. La carne cruda ayuda a reducir los calambres en tu sistema intestinal y lo mejora.

12. Antojo por dulces

Si tu deseo por los dulces ha aumentado considerablemente puede deberse a que estés muy cansado o estés sufriendo crisis nerviosas, de ahí que tu cuerpo necesite la glucosa para suplir esa energía. Para prevenir problemas intestinales deberían consumir miel o chocolate negro.

13. Piel seca

Te indica que tu cuerpo tiene poca vitamina E por lo que deberías aumentar el consumo de verduras, aceite, pescado y nueces.

14. Antojo de comida salada

Es una señal de inflamación o infección en tu cuerpo, especialmente en el sistema urogenital.

15. Tener calambres en las piernas

Esto es signo de que tienes déficit de magnesio y potasio en tu cuerpo. Algunos alimentos ricos en magnesio son las nueces o las almendras. Por otro lado para aumentar la cantidad de potasio de tu cuerpo, debes consumir regularmente bananas o verduras como las espinacas, lechugas o las acelgas.

16.  Duermes mal

Cuando sufres de insomnio, a menudo es porque tus niveles de cortisol se aceleran por la noche como resultado de demasiadas respuestas de estrés de "lucha o huida" en tu cuerpo.

17.  Te estás volviendo más bajo en estatura

El doctor te midió hace dos años. Solías medir 1,70 y ahora mides 1,68. ¿Por qué te encoges? Probablemente se deba a que tus huesos están empezando a degenerar como resultado de la osteoporosis.

18.  Abdomen pronunciado

Las personas con sobrepeso tienden a clasificarse en dos categorías: (1) "manzanas", que llevan su peso extra alrededor de la cintura y el vientre; y (2) "peras", que llevan su peso alrededor de las caderas y los muslos. Si bien el exceso de peso es uno de los susurros del cuerpo de la mala salud de cualquier manera, las personas en forma de manzana corren un mayor riesgo de enfermedades del corazón que las personas con forma de pera.

19.  Tu orina es amarilla oscura

La hidratación es esencial para mantener un cuerpo sano, y cuando estás bien hidratado, tu orina debe estar casi completamente limpia. Si miras al inodoro y ves un montón de amarillo, probablemente no estés tomando suficientes líquidos.

20.  Roncas

Los ronquidos pueden ser el único signo temprano de apnea del sueño, un trastorno del sueño caracterizado por la obstrucción de las vías respiratorias que puede aumentar el riesgo de hipertensión pulmonar y la consiguiente insuficiencia cardíaca.

21.  Siempre estás ansioso

Puedes pensar que la ansiedad está en tu cabeza y ciertamente puede ser. El libro Mind Over Medicine nos dice: "la ansiedad puede comenzar como un sentimiento en tu mente que se traduce en la fisiología de tu cuerpo y te predispone a enfermedades como cardipatías".

22. Vas al baño cada dos o tres días

Los intestinos sanos se mueven cada vez que comes. Se llama "reflejo gastrocólico". Cuando insertas alimentos en el tracto digestivo, los intestinos sanos se mueven para eliminar las toxinas y dar lugar a una nueva nutrición. De lo contrario, terminas ... bueno ... lleno de "tú-sabes-qué". Cuando está estreñido, las toxinas en el cuerpo pueden filtrarse a través del revestimiento del intestino, ingresar al torrente sanguíneo y causar inflamación, lo que puede ponerlo en riesgo de una gran cantidad de condiciones de salud que hacen gritar al cuerpo. ¡Tu bacinica es tu amiga querida!

23. Sientes mucha picazón cutánea

Podría tratarse de alergias u otro trastorno benigno de la piel, pero el picor excesivo también puede ser el único susurro que te da su cuerpo cuando padece una enfermedad hepática.

24.  Usted atrapa cada resfriado 

Todos estamos expuestos a virus y bacterias todos los días, pero una persona sana debería ser capaz de combatir estos patógenos la mayoría de las veces. Si eres de esas persona que atrapa cada resfriado que sus amigos tienen o se enferma cada vez que sus hijos lo hacen, su sistema inmune puede no funcionar de manera óptima, lo que puede ponerlo en riesgo no solo de enfermedades infecciosas, sino de enfermedades corporales potencialmente mortales, como el cáncer.

25.  Brote de acné en el cuerpo 

Si tiene brotes frecuentes de acné, psoriasis, eczemas u otras erupciones cutáneas, tu piel es el órgano de eliminación de toxinas más grande del cuerpo, y si está funcionando mal, puede estar tratando de decirte algo. Tu piel puede indicarte acerca de las alergias, pero muy a menudo es una señal de que tu sistema nervioso está bajo mucha presión o estrés. 

26.  ¿Te sientes irritable o deprimido?

¿No quieres salir de la cama a pesar de que normalmente eres un ejercitante matutino? Estos signos reveladores podrían significar que te estás debilitando. "Cuando te estás enfermando, experimentas una leve depresión en la que no quieres salir con tus amigos, no quieres ir de compras o hacer cosas que disfrutas... estas son pistas de que algo se está gestando" afirma el Dr. Lam.

27.  No sientes deseos de comer

Si estás generando una gastroenteritis es posible que tengas una sensación de plenitud abdominal, en la que no tenga ganas de comer. No tener apetito, o no disfrutar de los alimentos que normalmente consumes, también podría indicar que estás a punto de enfermarte con otros tipos de infecciones, desde un resfrío hasta una faringitis estreptocócica.

¿Has experimentado alguno de estos síntomas? ¡No dejes de hacérnoslo saber en los comentarios!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR