¡Te Explicamos Porqué No Debes Colocar Papel Higiénico En Los Asientos De Los Inodoros Públicos!

¡Te Explicamos Porqué No Debes Colocar Papel Higiénico En Los Asientos De Los Inodoros Públicos!382shares

Es común que cuando tenemos la necesidad de hacer uso de un baño desconocido o un baño público, tomemos ciertas precauciones para evitar contraer bacterias, lo cual es casi imposible, o simplemente ensuciarnos demasiado. La mayoría de las personas evitamos tocar demasiado las puertas, tapa del inodoro y claro, colocamos papel higiénico en el asiento del inodoro para que no nuestra piel no entre en contacto directo con aquella inmundicia ¿correcto? Pues no, es lo peor que podemos hacer.

Te explicamos, colocar papel higiénico en el asiento del inodoro es lo peor que puedes haces porque gracias al ingenioso diseño del mismo y suave superficie evita la proliferación e incubación de bacterias y gérmenes que causen infecciones gastrointestinales o peor. Asimismo, debemos aclarar que los gérmenes no puedes multiplicarse sobre la piel desnuda, por ende, el contacto directo con el asiento no es perjudicial del todo, caso muy diferente si colocas papel higiénico en el asiento.

Ya que, un gran número, por no decir que todas las personas, no cierran la tapa del inodoro después de usarlo y mucho menos cuando bajan la cadena. Como consecuencia de no bajar la tapa, los gérmenes se esparcen por todo el lugar y muchos de ellos terminan en el papel higiénico, pues siempre está cerca del inodoro. Igualmente, el material y superficie del papel es un paraíso para las bacterias. Por eso, evitar el papel higiénico, pues sin darte cuenta luego que lo uses o toques tus manos terminarán en tu cara, boca o tocando a otras personas.

Asimismo, esto sucede tanto con los grifos de los lavamanos como con los secadores de manos, ya que todas las personas se lavan las manos luego de hacer sus necesidades y los grifos se convierten en un importante nido de gérmenes sin fin, lo mismo sucede con los secadores de manos; de acuerdo a un estudio reciente, los secadores de manos eléctricos son los responsables de esparcir las bacterias y gérmenes a un gran rango.

De la mismas manera, todos los secadores de manos eléctricos expulsan aire hacia dentro de la habitación por lo que esparce aún más tanto tus gérmenes como otros en el ambiente, pues entre mayor sea la corriente de aire en el baño, peor. Además, siempre terminamos secándonos los residuos de agua con toallas de papel o servilletas por lo que contaminamos las mismas. Lo más recomendable es que una vez nos lavemos las manos nos sequemos las mismas con servillas pues prueban que remueven gran cantidad de gérmenes y bacterias.

Nuestra intención no es que detestes el papel higiénico pero sí que estés al tanto del peligro latente que representa en los baños públicos o desconocidos. Así que ya sabes, la próxima vez sigue nuestros consejos y todo saldrá mejor de lo que crees.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR