¡Tu cuerpo pide ayuda! 8 Señales de que tu hígado está dañado y debes empezar a cuidarte

¡Tu cuerpo pide ayuda! 8 Señales de que tu hígado está dañado y debes empezar a cuidarte0shares

La mayoría de los problemas de salud pueden ser detectados a tiempo si prestamos atención a nuestro cuerpo; Y es que el organismo humano actúa como un enorme sistema, donde cada uno de sus órganos se conectan entre sí, produciendo algunos cambios y/o síntomas cuando uno de ellos deja de funcionar.

Por eso, es indispensable que escuches lo que tu cuerpo te puede decir, puesto que podría intentar advertirte de que algo serio está ocurriendo en su interior. A continuación, te enseñamos algunas señales de alerta que tu cuerpo puede emitir cuando tu hígado ha dejado de funcionar adecuadamente.

Si no conocías estos síntomas, entonces COMPARTE esta nota con tus amigos, es muy probable que ellos tampoco estén enterados. No olvides dejarnos tu opinión en los COMENTARIOS, puede que tus palabras puedan ayudar a alguien.

Es imposible vivir sin el hígado, por lo que es necesario que conozcas los primeros síntomas de un daño hepático para que puedas tomar medidas.

El hígado es el órgano sólido más grande en el cuerpo humano. Se encuentra en el cuadrante superior del abdomen y está parcialmente protegido por las costillas.

No puedes sobrevivir sin tu hígado, porque el cuerpo lo necesita para muchas funciones vitales.

Es por eso que debes ser capaz de detectar cualquier daño hepático a tiempo para que puedas hacer algo al respecto antes de que sea demasiado tarde.

Aquí te dejamos algunas señales de que tu hígado tiene problemas:

1. Poco apetito.

La falta de apetito también es una señal de advertencia de un problema hepático. La bilis ayuda a la digestión de la grasa, y cuando el hígado no puede obtener lo suficiente, la comida será poco digerida.

El resultado final es que perderá el apetito y sufrirá una pérdida de peso importante.

Si la pérdida de apetito persiste durante un largo período de tiempo, consulte a su médico de inmediato.

2. Náuseas o vómito. 

Es probable que vomites o sientas náuseas cuando el hígado no funciona bien, ya que si el hígado ha dejado de funcionar adecuadamente, significa que la capacidad de tu cuerpo de eliminar las toxinas se ha reducido significativamente.

Si esas sensaciones perduran aún después de un día de cuidado, lo más recomendable es que acudas a tu médico.

Aún cuando sospeches que se trate de algún problemas viral, el podrá aconsejarte adecuadamente.

3. Problemas de digestión.

La bilis producida por el hígado ayuda a los nutrientes a ser absorbidos y procesados ​​mejor por el intestino delgado. Si el hígado comienza a fallar, puede experimentar diarrea y síndrome del intestino irritable (SII).

Si la bilis no se fabrica de manera adecuada, también puede desarrollar intolerancia a los alimentos grasos y alcohol, distensión abdominal, estreñimiento y cálculos biliares.

Cuando estos síntomas se vuelven severos, se requiere atención médica.

4. Cansancio y fatiga.

Si constantemente te sientes cansado y débil, podría ser una señal de que tu hígado ha empezado a fallar. Cuando el hígado está en mal estado, el cuerpo necesita trabajar mucho más, lo que significa que tendrá que descansar más de lo normal.

Esto se debe a que el torrente sanguíneo se está inundando con un número cada vez mayor de toxinas que no pueden eliminarse porque el hígado no funciona.

Si este síntoma persiste, puede ser hora de consultar a su médico.

5. Orina oscura.

¿Tu orina está oscura a pesar de beber suficiente agua? Puede que tu hígado esté fallando. La orina puede volverse de color naranja, ámbar o marrón debido a los niveles excesivos de bilirrubina en la sangre. Como el hígado no la elimina eficazmente, los niveles de bilirrubina aumentan drásticamente.

La orina oscura también puede ser el resultado de anomalías renales, deficiencia de enzimas, infección del tracto urinario, consumo de suplementos de vitamina B, los efectos secundarios de tomar antibióticos o deshidratación.

Un médico puede ayudarte a descubrir la causa raíz de su orina oscura.

6. Dolor abdominal. 

El dolor en el abdomen es uno de los signos clásicos de un hígado dañado. Este dolor generalmente ocurre en el cuadrante superior derecho de la caja torácica, que es donde se encuentra el hígado.

Cuando el hígado no está funcionando correctamente, puede experimentar sensibilidad o dolor en ese área.

7. Cambio de color en las heces.

Un hígado que no funciona bien no produce suficiente bilis, lo que conduce a un cambio en la coloración de las heces. Sus heces pueden volverse grises, de color arcilla o de color amarillo pálido en apariencia.

Si esto sucede de vez en cuando, no debería ser motivo de preocupación. 

Pero si ocurre de manera regular, un médico debe examinar su hígado para detectar posibles daños.

8. Estreñimiento, hemorragia interna y diarrea.

El hígado es lo que produce factores de coagulación. Sin estos factores de coagulación, sus intestinos pueden sangrar como resultado del estreñimiento y la diarrea.

Si comienzas a notar sangre en tus heces, es una clara señal de que debes ver a tu médico de inmediato.

Y tú, ¿conocías estos síntomas?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR