Un inocente regalo de su padre le causó la muerte a esta pequeña de apenas 2 años.

Un inocente regalo de su padre le causó la muerte a esta pequeña de apenas 2 años.340shares

Uno de los propósitos fundamentales de todo padre es procurarle, desde que llegan al mundo, la mayor felicidad a sus hijos. Es por ello que muchos no escatiman en complacer todos sus deseos, creyendo que así lo lograrán. Sin embargo, los adultos debemos aprender a discernir sobre qué cosas podrían hacerle bien o no a los más pequeños de la casa, en función de su edad, temperamento, sentido de la responsabilidad y obediencia.

Lo ideal es caer en cuenta de eso de una manera relajada, sin necesidad de pasar por alguna situación extrema que encienda nuestras alarmas y nos obligue a pensar en ello. Por desgracia, no todos corren con esa misma suerte, tal como le paso a la familia que veremos a continuación la cual perdió a su pequeña por un mínimo descuido que acabó velozmente con su vida.

Así fue como menos de dos semanas bastaron para que la llegada de un nuevo integrante de la familia transformara la dinámica de su hogar para siempre. Gerardo y Mariana, padres de Fernanda de tan sólo 2 años de edad, creyeron haberle otorgado la mayor alegría a su niña tras regalarle una mascota. Lamentablemente, esta historia tuvo un trágico final, al punto de que la pareja enfrentan cargos por homicidio por la muerte de su hija. Entérate de mayores detalles, a continuación.

La hija de esta pareja sentía un amor especial por los cachorros.

Fernanda se llamaba la pequeña niña de Gerardo y Mariana. Ella demostraba un gran afecto por los cachorros, así que su padre optó por brindarle la oportunidad de tener uno propio.

Lo que jamás pudieron predecir es que ésto le costaría la vida.

Con apenas 2 años de edad, Fernanda sufrió un severo cuadro clínico tras la llegada del perro, el cual fue imposible de contrarrestar por parte de los doctores, falleciendo al poco tiempo.

¡Sólo habían pasado 48 horas cuando murió!

Por eso, para sus padres fue un duro golpe. Más aún porque todo ocurrió tan rápido que ni siquiera pudieron asimilar todo lo que pasada a su alrededor. 

Su principal interrogante era por qué la salud de su pequeña se había complicado tan drásticamente.

Desde la llegada de su nueva mascota, Fernanda se mostraba feliz. Pes a ello, bastó poco más de una semana para que ella comenzara a mostrar algunos síntomas crónicos, los cuales alarmaron a Gerardo y Mariana.

La pequeña tuvo diarrea intensa, vómitos y altas temperaturas.

Razón por la cual fue llevaba a emergencias donde se le detectó un estado de deshidratación severa.

Debido a su crítica situación, fue internada de emergencias en en hospital.

Luego de practicarle algunos exámenes, el diagnóstico no era para nada prometedor.

Los resultados arrojaron una infección peligrosa.

Ninguno de los padres comprendía de dónde podía haberse originado semejante enfermedad.

Lamentablemente, los esfuerzos médicos no resultaron suficientes para que mejorara su salud.

Los doctores le hicieron varios lavados estomacales y otros procedimientos, pero todos fueron en vano.

Cumplidas las 72 horas después de su ingreso, Fernanda falleció.

El resultado de la autopsia fue demasiado revelador.

Según esto, la niña había sufrido una leptospirosis, la cual es una delicada enfermedad de origen bacteriano que los humanos contraemos debido al contacto con los animales.

Además, la infección detectada era bastante particular.

Fue producida por la bacteria conocida como E. Coli, la cual es adquirida por contacto directo con materia fecal contaminada.

Con esta información, todo estaba más claro: Su cachorro había propiciado su muerte.

Entonces, es de suponer que Fernanda, en un descuido, ingirió excremento de su mascota.

Siendo ésta la única explicación razonable para su estado clínico.

Lo peor es que a Gerardo y Mariana todavía le faltaban más cosas por enfrentar.

Además del inmenso dolor por la pérdida de su hija, esta pareja fue acusada por homicidio culposo, debido a que se supone que todo se debió a un gran descuido de su parte, tanto por la vigilancia de la pequeña como en la adecuada atención médica.

Indistintamente el veredicto, esta familia jamás podrá recuperarse de lo ocurrido.

La inocencia de los niños es un arma de doble filo.

De allí que no hay que perderlos de vista ni por un segundo pues precisamente ese es el tiempo que podía marcar la diferencia entre la vida y la muerte de unos seres tan vulnerables como ellos.

Hay que prestar mucha atención a la edad del menor, para tener mascotas.

Cuando los niños son pequeños, aún no tienen consciencia de sus actos, sin olvidar su enorme curiosidad. Justamente eso fue lo que le costó la vida a Fernanda.

Cuando tenemos niños, la razón debe prevalecer ante cualquier cosa.

Como padres, debemos aprender a sensibilizarnos por todas aquellas cosas que nuestros hijos quieren pero le hacen mal, para evitarlas a toda costa. Sólo así podremos garantizar su bienestar. 

Además, no olvides que una consulta médica oportuna puede salvarle la vida a cualquiera.

Y en el caso de los niños es aún más importante.

¿Qué opinas tú sobre esta terrible tragedia? COMENTA y COMPARTE esta lamentable noticia con tus amigos para que prevengan a todo el que puedan al respecto.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR