Una Baya Australiana Ataca El Cáncer Y Las Probabilidades de Eliminación Son Más que Altas

Una Baya Australiana Ataca El Cáncer Y Las Probabilidades de Eliminación Son Más que Altas517shares

Un estudio realizado durante ocho años y dirigido por el doctor Glen Boyle del Instituto de Investigación Médica QIMR Berghofer en Brisbane (Australia) ha permitido hallar un compuesto de una baya que podría terminar con los tumores de cuello y cabeza, así como con los melanomas.

Esta noticia cayó como una bomba y ahora ha dado esperanzas a millones. Los científicos parecen haber descubierto un agente altamente eficaz y natural contra el cáncer. La nueva maravilla de droga ha tenido rotundo éxito durante las pruebas.

Cerca de 160.000 casos nuevos de melanoma se diagnostican cada año mundialmente, y resulta más frecuente en hombres y personas de raza blanca que habitan regiones con climas soleados. Según un informe de la Organización Mundial de la Salud, ocurren cada año cerca de 48.000 muertes relacionadas con el melanoma. Se estima que el melanoma maligno produce un 75% de las muertes asociadas al cáncer de piel.

Una detección precoz permite la extirpación quirúrgica de la práctica totalidad de los melanomas. Actualmente se utilizan técnicas de diagnosis no cruentas tales como la dermatoscopia (también denominada epiluminiscencia) que permiten detectar cualquier alteración precoz de los nevus y su posible malignidad. Tras la cirugía solo los pacientes de alto riesgo necesitan inmunoterapia adicional. Si en un período de 3 a 5 años no se ha reproducido el melanoma, las posibilidades de recaída son mínimas.

Pero esta nueva opción, cuyo estudio ya muestra exitosos resultados, derivados de tratamientos experimentales con un suero que se han llevado a cabo en unos 300 caballos, perros y gatos, promete mucho para tratar los tumores y el melanoma en la cara y el cuello. 

La baya, que lleva el nombre EBC-46, crece solamente en Norte de Queensland, una región en el noreste de Australia, y se ha utilizado para sintetizar un suero que reduce el tiempo de tratamiento de un par de semanas a cuestión de días.

Boyle, quien está a cargo de la investigación, comenta:

"Funciona esencialmente de tres formas: mata directamente las células de tumor, le corta el suministro de sangre y también activa el propio sistema inmune del cuerpo para limpiar todo el caos que ha dejado atrás"

El compuesto se encuentra en la semilla y el proceso para purificarlo es muy complicado. 

Pese a estas dificultades, las opciones que ofrece este compuesto único son sorprendentes.

Cuando empezaron a usarlo contra tumores cancerígenos, los resultados fueron asombrosos

Este perro con un tumor en el hocico fue uno de los afortunados que se sometieron a las pruebas. Solo 15 días después, no quedaba prácticamente nada del tumor. El suero es inyectado en la región enferma y los resultados se empiezan a apreciar en menos de 5 minutos:

También se están llevando estudios en seres humanos.


Martina Toso tenía un melanoma y fue tratado con EBC-46. Al terminar el ensayo el melanoma de Martina había remitido. El resultado es mejor del anticipado y es increíblemente esperanzador.

Esta es la baya que revoluciona la medicina. 

Se llama “picrosperma fontainea” y sólo crece en el norte de Australia. Un equipo de investigadores se dio cuenta de esta, mientras observan la afición que tiene la fauna local hacia la fruta, a pesar de que curiosamente escupen las semillas inmediatamente después de solo masticar un poco.

Los tratamientos actuales comienzan a mostrar resultados semanas después de comenzar a recibirlos, 

En cambio esta opción muestra mejoras desde los primeros minutos.

Por ahora, la eficacia de la EBC-46 está comprobada solo en las fases tempranas del tumor.

Esto es porque por el momento solo se puede aplicar de forma tópica. 

Los principales problemas actuales del tratamiento, obviando que aún no se han llevado a cabo pruebas clínicas en humanos, radican en:

  1. La dificultad de obtener la baya ya que la misma es “particularmente especial para escoger donde crece”.
  2. El tratamiento está limitado a zonas donde se pueda inyectar directamente.
  3. Su inutilidad para tratar casos de cáncer metastásico.

 Aunque estes “problemas” no ha disuadido a QBiotics, una compañía de biotecnología, para obtener permisos, y fondos, para continuar con la investigación.

Aquí puedes ver el video donde el equipo de investigadores explica el proceso

Hasta el momento se desconoce por qué la baya produce el compuesto o cómo funciona, pero en un futuro cercano podría ser una opción más para atacar el cáncer y mejorar la calidad de vida de los pacientes que sufren de él.

COMPARTE esta maravillosa noticia con el mundo y da esperanza a aquellos que luchan una dura batalla contra el cáncer y COMÉNTANOS tu opinión sobre este descubrimiento.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR