Una mujer probó el primer muñeco sexual de silicona para mujeres y se enamoró

Una mujer probó el primer muñeco sexual de silicona para mujeres y se enamoró0shares

La famosa columnista de sexo, Karley Sciortino, que trabaja para Vice y la revista Vogue, se atrevió a hacer algo que nunca nadie había hecho. Tuvo sexo con un muñeco realístico hecho con silicona solo para saber si se sentía igual que hacerlo con una persona real.

Gabriel es un muñeco de silicona de tamaño humano, su anatomía masculina fue copiada a la perfección por sus creadores. Karley nos dio sus impresiones y son para quedarse con la boca abierta. Además, comenta que su miembro no se diferencia de uno real.

La cultura alrededor de los muñecos de compañía de silicona tiene ya algún tiempo, y en vez de seguir siendo un tabú, cada día van ganando más popularidad y pueden llegar a ser los mejores acompañantes para algunas personas.

Al principio fue algo que se creó para el público masculino pero las mujeres están mostrando también interés.

Las mujeres también están entrando en este mundo de los muñecos de compañía, no solo los hombres disfrutan de un poco de sexo sin compromiso. En Los Ángeles hay un gran auge, ya que hay una fábrica en la ciudad.

Las féminas suelen ser un poco más exigentes al momento de escoger a su hombre de silicona.

“Las damas que ordenan estos muñecos de compañía, suelen ser muy específicas en lo que quieren que tenga y no tenga su acompañante de silicona” dijo Matt Krivicke, uno de los dueños de Sinthetics, la compañía que fabrica estos muñecos.

Unas pueden ser bastante creativas a la hora de modificar los accesorios del muñeco, pero hay algunas que son más específicas con la descripción de su “pequeño amigo”.

A las chicas les gusta esto de poder diseñar sus compañeros de silicona a la medida y una de las modificaciones más pedidas es “la cara de niño”

Tiene un armazón que semeja el esqueleto y el peso de un humano y lo puedes poner en la posición que quieras.

Con el paso del tiempo los muñecos seguirán mejorando, ya hoy en día hay algunos que pueden mantener una conversación simple.

El precio va desde los 5900 hasta 8000 dólares por solo uno, y los dueños dicen que vale cada centavo que cuestan.

'Se ve tan real que raya en lo extraño, se siente como una persona que nunca va a poder responderte' dice Karley.

'Se siente absolutamente indistinguible de un ser humano, excepto que estoy completamente en control y no puedes tener esta experiencia teniendo sexo con una persona real'

En el mundo actual, donde los amoríos son más complicados o pasajeros, pudiera no ser tan descabellado tener unos de estos compañeros.

Para terminar, te dejamos un video donde Karley relata más a fondo su experiencia con Gabriel.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR